Entradas

Presentación del informe de Accem “La otra cara de la trata”

La trata de personas es un fenómeno con muchas formas que afectan a las mujeres y que va más allá de la prostitución forzada. En España existe la realidad de la trata con fines de explotación sexual, pero también la esclavitud laboral, los matrimonios forzosos, la trata para la comisión de actividades delictivas o para la mendicidad. Además, se da la trata combinada, cuando una misma mujer es explotada con diferentes finalidades.

Accem ha presentado este martes el informe “La Otra Cara de la Trata”, que explora la realidad de la trata con otros fines de explotación que afecta a las mujeres. La investigación se ha realizado en base a datos y entrevistas a informantes clave del ámbito de la trata de seres humanos en instituciones y organizaciones. Recoge también el relato de vida de una superviviente.

La trata de seres humanos se encuentra en constante cambio, las redes se adaptan a las nuevas rutas y flujos migratorios, a los cambios legislativos y políticos, a las nuevas tecnologías, a la economía y el mercado laboral, a la vez que modifican sus métodos de captación y perfeccionan sus técnicas de manipulación y coacción.

A día de hoy la atención está centrada en la trata con fines de explotación sexual, y en concreto en la trata con fines de prostitución forzada, aunque puede darse en otras formas y otros contextos como la pornografía, los centros de masajes o los chats y web eróticas.

En el caso de España, las Naciones Unidas apuntan a que figura entre los principales países de origen, tránsito y destino de la trata, sobre todo de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.
Sin negar la gravedad e importancia de este tipo de trata, la Comisión Europea señala que la actual perspectiva subestima a las otras finalidades de la trata y el Grupo de Expertos del Consejo de Europa (GRETA) advierte en su informe sobre España acerca de las consecuencias de centrar la lucha contra la trata exclusivamente en los fines de explotación sexual de mujeres y niñas e insta a adoptar un plan de acción.

El informe de Accem recoge datos más allá de la explotación sexual. Se aborda la trata laboral, que, en el caso de las mujeres, está concentrada en el servicio doméstico, la industria textil, el calzado y las conservas. Se da un cambio constante en los países de origen de las víctimas.

En 2017 la mayoría de víctimas de trata laboral identificadas en España procedían de Rumanía, España y China. En 2018, se produjo una mutación en los perfiles detectados, ya que la mayoría de víctimas identificadas procedían de Vietnam, Moldavia, Rumanía y Portugal. A principios del año 2019, algunas organizaciones especializadas detectaron mujeres víctimas de trata laboral procedentes de Taiwán.

En el caso de la trata para matrimonios forzados, también se registran casos en España. Los datos oficiales confirman los retos que aún existen en la identificación de estos casos de trata, ya que en tres años (2016-2018) sólo han sido ocho las víctimas identificadas, de Rumanía, Bulgaria y Marruecos, todas ellas menores de edad.

En las formas mixtas de trata, la mayoría de las víctimas son mujeres, algunas de ellas pertenecientes al colectivo LGTBI+. Existen casos de víctimas de trata con fines de explotación sexual que también son forzadas a cometer actividades delictivas (hurtos, venta de drogas). También hay víctimas de trata sexual y laboral (mujeres que trabajan en locales de masajes o camareras de noche a las que se obliga a mantener relaciones sexuales). Hay víctimas de trata con fines de matrimonio forzoso que son obligadas a ejercer la mendicidad. Las redes buscan obtener el máximo beneficio y la explotación doble o triple asegura rentabilidad máxima.

Lo cierto es que hay bajo nivel de comprensión de la conducta hermética y defensiva de las mujeres víctimas de trata, fruto de la situación traumática que han atravesado y de las amenazas. La identificación ha de ser un proceso especializado que respete los tiempos y necesidades de cada persona y la única responsabilidad no debe recaer sobre las víctimas, sino también en la detección de otros indicios razonables.

El informe realizado por Accem constata retos formativos para los profesionales en la detección, derivación y atención en situaciones de trata. La identificación incorrecta de las víctimas de trata puede conducir a su detención o deportación.

Accem y la Red Española contra la Trata de Personas (RECTP) abogan por una ley integral de lucha contra la trata que abarque todos los tipos y todas las personas que pueden ser víctimas de trata.

Para más información sobre trata y sobre la labor de Accem pincha aquí.

Para descargar el informe de Accem “La otra cara de la trata” pincha aquí.

Campaña “¡Abre los ojos!”

Material: ¡Abre los ojos!

Autor: Accem

Lugar y año: Madrid, 2012.

Programa: MIRROR.

Financiador: Ministerio de Trabajo e Inmigración y Comisión Europea, a través del Programa de Prevención y Lucha contra el Crimen.

Explicación: En el marco del proyecto MIRROR y junto a otras organizaciones europeas, lanzamos una campaña de sensibilización destinada a llamar la atención de la sociedad sobre la trata de seres humanos con fines de explotación laboral, una grave violación de los derechos humanos que puede estar produciéndose mucho más cerca de nosotros/as de lo que creemos.

Esta campaña se compone de una colección de seis spots y de un folleto informativo. Todos estos materiales tienen como objetivo ayudar a visibilizar la trata laboral.

Puedes acceder aquí a todos los spots, dedicados cada uno de ellos a las etapas del proceso de la trata y a las distintas formas de explotación.

El folleto informativo recoge historias reales de trata con fines de explotación laboral para que, a través de algunos ejemplos, podamos aproximarnos mejor a este fenómeno. También se ofrece un listado de pistas e indicios para sospechar la existencia de un caso de trata laboral.

 

18-O – Por una ley integral contra la trata de personas con un enfoque de derechos humanos

María es una joven paraguaya que llegó a España con una oferta de empleo en el servicio doméstico. Trabaja 11 horas diarias de lunes a sábado con un sueldo de 200 euros semanales y, además de las tareas domésticas, tiene que hacerse cargo de los niños y de la madre de la empleadora que está enferma. María nunca ha firmado un contrato laboral, no se le ha empadronado ni dado de alta en la seguridad social, su pasaporte ha sido retenido por la empleadora y sus salidas de la casa son limitadas y controladas (1).

Costantin y Ioan son dos hermanos rumanos que encuentran en la prensa un anuncio para un trabajo en la agricultura en España. Una vez llegados a destino, descubren que el trabajo se desarrolla sin respeto de las normas de seguridad ni las mínimas condiciones de higiene. La jornada es de 15 horas diarias, pero no se recibe ningún salario, solo el alojamiento en el mismo lugar de trabajo; se sufren continuas vejaciones y humillaciones y los/as trabajadores/as no tienen acceso a ningún tratamiento médico por carecer de libertad de movimiento (2).

En este 18 de octubre, Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos, desde Accem queremos visibilizar ejemplos como estos que muestran las graves vulneraciones de los derechos humanos que sufren las víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación.

Desde Accem reconocemos los avances realizados por España en los últimos años en la implementación de un marco legislativo, político e institucional para luchar contra la trata, pero también, y tal y como constata el reciente informe publicado por el Grupo de Expertos contra la Trata (GRETA) del Consejo de Europa, creemos que es necesario intensificar los esfuerzos en áreas concretas, como la lucha contra la trata con fines de explotación laboral.

Asimismo, consideramos prioritario poner en marcha medidas y acciones que permitan hacer emerger todas las formas de trata, así como la detección e identificación de las víctimas. Es fundamental garantizar a las víctimas el acceso a una asistencia y protección adecuadas, así como el ejercicio de sus derechos.

Una vez más recalcamos la necesidad de aprobar en España una ley integral de lucha contra la trata que parta de un enfoque de derechos humanos, que abarque todas las formas de explotación y a todas las víctimas afectadas, ya sean mujeres, hombres, niñas, niños o personas transgénero.

 

 

 

 

(1) y (2) – Los ejemplos mencionados se corresponden con nombres ficticios, casos arquetípicos que se extraen de la trayectoria de Accem en el trabajo de lucha contra la trata de seres humanos.