Entradas

La Relatora Especial de Naciones Unidas llama a priorizar la protección e inclusión de las víctimas de trata

La Relatora Especial de Naciones Unidas sobre Trata de Personas, especialmente de mujeres y niños/as, Maria Grazia Giammarinaro, presentó su informe durante la celebración del periodo de sesiones número 44 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que tuvo lugar entre el 16 de junio y el 3 de julio de este 2020.

A través de un balance de sus anteriores informes y misiones, la Relatora Especial analiza los retos y lagunas de protección existentes a nivel legislativo y político para prevenir y luchar contra la trata. La publicación subraya la necesidad de llevar a cabo cambios profundos en el abordaje actual de la acción contra la trata, que está principalmente enfocada en priorizar la investigación y persecución de los tratantes, más que en la asistencia y protección de las víctimas, su empoderamiento y su inclusión social a largo plazo. Asimismo, el informe evidencia cómo las políticas migratorias restrictivas contribuyen a agravar la vulnerabilidad de las personas ante el fenómeno de la trata y dificultan la protección de los derechos de las víctimas.

La Relatora Especial urge a los Estados a adoptar una perspectiva realmente basada en los derechos humanos y proporciona una serie de recomendaciones actualizadas de los “Principios y líneas guía que se recomiendan sobre derechos humanos y trata de seres humanos” (Recommended Principles and Guidelines on Human Rights and Human Trafficking), publicación elaborada en el 2002 por la entonces Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Maria Grazia Giammarinaro acaba ahora de terminar su mandato como Relatora Especial de Naciones Unidas sobre la Trata de Personas. Desde Accem agradecemos sus esfuerzos e implicación en la lucha contra la trata desde un enfoque de derechos humanos, centrado en las necesidades de asistencia y protección de las víctimas.

> Descarga aquí el informe de la Relatora Especial de Naciones Unidas sobre Trata de Personas.

> Conoce el trabajo de Accem en la lucha contra la trata. 

¿Por qué tenemos que abandonar para siempre la expresión ‘trata de blancas’?

Todavía hoy, y a pesar del esfuerzo e insistencia de numerosas organizaciones de la sociedad civil, como Accem, cada poco escuchamos en una noticia, en la radio, en la televisión, pero también en una charla o en una conversación, una expresión que deberíamos abandonar de una vez por todas: ‘trata de blancas’.

Cuando oímos hablar de la ‘trata de blancas’ normalmente es en un contexto informativo que suele estar cargado de buenas intenciones, de hacer visible la explotación salvaje que sufren muchísimas mujeres en el mundo.

Es, sin embargo, profundamente desafortunado y desaconsejable mantener esta expresión, por las razones que vamos a exponer a continuación.

La razón fundamental es que cuando hablamos de ‘trata de blancas’ estamos haciendo uso de un concepto cargado de connotaciones racistas, que valoraba únicamente como relevante la explotación de mujeres blancas procedentes sobre todo de Europa y Norteamérica.

Es en los últimos años del siglo XIX y primeros del siglo XX cuando se identifica la violencia que sufren mujeres, fundamentalmente europeas, que, en un contexto de pobreza y vulnerabilidad, comienzan a ser víctimas de tratantes que comercian con ellas y las explotan sexualmente, trasladándolas como concubinas o prostitutas a diferentes países de Asia, África o Europa del Este. Naciones Unidas interviene y comienza a articular instrumentos para actuar frente a esta lacra. Así, surge en 1904 el Acuerdo Internacional sobre Represión de Trata de Blancas, que tendría continuidad en 1910 con la celebración de la Convención Internacional para la Represión de la Trata de Blancas.

Esta expresión de la ‘trata de blancas’ era heredera de una larga historia colonial y de esclavitud, que toleró y permitió durante siglos la extracción forzosa de mujeres de sus lugares de origen, así como su comercio como si de mercancía se tratara, y la explotación de sus cuerpos y sus vidas, como mano de obra esclava, como servidumbre y como objeto sexual. Dado que este trato violento, denigrante e inmemorial hacia las mujeres ‘no blancas’ estaba profundamente normalizado y arraigado, no es extraño que quedaran fuera del problema identificado de la ‘trata de blancas’.

Este carácter racista, colonialista y eurocéntrico es el motivo principal por el que tenemos que desterrar de una vez por todas del lenguaje el término de la ‘trata de blancas’. Es importante sustituir esta expresión por la más correcta de trata de personas, la forma moderna que ha tomado el viejo fenómeno de la esclavitud en nuestro tiempo.

Trata de personas: todas las víctimas, todas las formas de explotación

La trata de personas es, por otra parte, un fenómeno muy amplio y complejo, que afecta a mujeres, hombres, niñas, niños y personas transgénero, realidades que quedan invisibilizadas cuando se habla de ‘trata de blancas’. No hay que dejar de señalar, al mismo tiempo, que el 72 % de las víctimas de trata son mujeres y niñas, como revelan los datos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, informe anual 2018) y que la trata constituye por tanto también una forma específica y muy grave de violencia de género.

Por otra parte, la ‘trata de blancas’ remite directamente en el imaginario colectivo a la explotación sexual, y siendo esta una de las caras más habituales y más terribles de este fenómeno, la realidad indica que las finalidades de explotación son, de nuevo, muchas más: trabajo forzado, servidumbre por deudas, obligación de comisión de delitos, matrimonio forzoso, tráfico de órganos, mendicidad forzada, etc.

Así pues, dejar de utilizar eso de la ‘trata de blancas’ no es un capricho ni una cuestión puramente formal o de corrección política. Se trata de una expresión anacrónica que no nombra ni define adecuadamente la realidad a la que se refiere; que invisibiliza a muchas de sus víctimas y muchas de las formas de explotación que sufren millones de personas en el mundo; que es heredera de una visión racista y discriminatoria hacia las personas ‘no blancas’ y que es necesario hacer evolucionar en el lenguaje para referirnos de manera precisa a la esclavitud del siglo XXI: la trata de personas.

> Conoce el trabajo de Accem en la lucha contra la trata de personas. 

> ¿Sabes cuáles son las otras caras de la trata?

¿Sabes qué es la trata de seres humanos con fines de explotación?

Material: ¿Sabes qué es la trata de seres humanos con fines de explotación?

Autor: Accem

Lugar y año: Madrid, 2020.

Programa: Novicom.

Financiador: Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (MISSM) y Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI).

Explicación: Esta tarjeta realizada en el marco del proyecto Novicom está dirigida a potenciales víctimas de trata de personas. Es una herramienta de sensibilización que ayuda a la autoidentificación como víctimas de trata de las personas afectadas, clarificando algunas de las situaciones e indicios que revelan una realidad de trata de personas con fines de explotación.

Descargar tarjeta en castellano >

Descargar tarjeta en inglés >

Descargar tarjeta en francés >

Descragar tarjeta en árabe >

La UE lanza su primera estrategia sobre los derechos de las víctimas

La Unión Europea adoptó el pasado 24 de junio su primera Estrategia sobre los Derechos de las Víctimas, que tendrá una duración quinquenal de 2020 a 2025.

Durante los últimos años, la Unión Europea ha adoptado una serie de instrumentos para garantizar los derechos de las víctimas, como es el caso de la directiva 2012/29/UE que establece el estatuto de las víctimas de delitos graves, entre ellos la trata de seres humanos. A pesar de ello, aún existen muchos obstáculos que impiden a las víctimas el pleno goce de todos los derechos reconocidos y garantizados jurídicamente, especialmente por una falta de información sobre estos derechos y sobre las medidas de protección y apoyo.

Para hacer frente a estas carencias y afrontar los desafíos pendientes, la UE ha tomado la iniciativa de establecer una estrategia que permita garantizar en la práctica el acceso efectivo de las víctimas a los derechos que la legislación europea ya les reconoce. E invita a otros actores, como los estados miembro de la UE y la sociedad civil, a tomar medidas al respecto.

> Puedes acceder aquí a la Estrategia europea sobre Derechos de las Víctimas. 

> Conoce todo el trabajo de Accem en la lucha contra la trata de personas. 

 

Informe de la OSCE explora cómo aprovechar la innovación tecnológica para luchar contra la trata

El pasado mes de mayo, la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) publicó un nuevo informe bajo el título “Aprovechando la innovación para luchar contra la trata de seres humanos: un análisis integral sobre herramientas tecnológicas” (Leveraging innovation to fight trafficking in human beings: A comprehensive analysis of technology tools).

Esta publicación contiene información sobre las diferentes soluciones tecnológicas que pueden ser usadas por los distintos actores involucrados en la lucha contra la trata. Así, se dan a conocer instrumentos tecnológicos de utilidad para las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en la identificación de víctimas; o se ayuda a comprender a los actores políticos la importancia de las herramientas de recogida de datos y las tecnologías de análisis para evaluar el impacto de las acciones legislativas. A las personas supervivientes de la trata también se les proporciona información sobre herramientas útiles para buscar apoyo y obtener el acceso a servicios.

Partiendo del reconocimiento de la trata de personas como un fenómeno complejo y de impacto extenso, el informe de la OSCE tiene el mérito de dirigirse a una gran variedad de actores para su empleo en la lucha contra la trata: fuerzas de seguridad, servicios sociales públicos, ONG, empresas, supervivientes, actores políticos, etc.

> Puedes descargar aquí el informe de la OSCE. 

> Pincha aquí para saber más sobre nuestro trabajo en la lucha contra la trata de personas.

 

El GRETA detecta un aumento de los casos identificados de trata de personas

El Grupo de Expertos de Acción contra la Trata de Seres Humanos (GRETA) del Consejo de Europa publicó el pasado mes de abril su noveno informe anual de actividades, correspondiente a 2019, en el que se da cuenta del aumento de casos de trata identificados en los 47 países miembros del Consejo de Europa: de las 10.598 víctimas identificadas en 2015 se ha pasado a 15.310 víctimas en 2018.

A pesar de reconocer las limitaciones existentes en la recopilación de datos y en las diferencias de indicadores tenidos en cuenta por cada país, el GRETA señala que los datos registrados indican un considerable aumento de las víctimas de este delito que constituye además una grave violación de los derechos humanos. Además, señala que los retos aún existentes en la identificación de casos, así como las características mismas de la trata como fenómeno invisible, sugieren que el número de víctimas podría ser mucho mayor.

Este grupo de expertos considera crucial que las autoridades competentes incrementen sus esfuerzos contra la trata de seres humanos, así como proporcionar asistencia y protección a las víctimas. Las principales brechas que el organismo señala son la identificación de los niños y las niñas víctimas de trata, y las medidas para su asistencia y protección. El GRETA también expresa su preocupación en relación a las condenas de los tratantes, ante los bajos números de personas investigadas y condenadas registrados en muchos países.

Por otra parte, con ocasión del lanzamiento del informe, el GRETA hizo público un posicionamiento sobre los riesgos añadidos y el impacto que la epidemia del Covid-19 está provocando para las víctimas de trata.

El GRETA es un mecanismo previsto por el Convenio del Consejo de Europa sobre la Lucha contra la Trata de Seres Humanos, que entró en vigor en 2008, conocido como el Convenio de Varsovia. Su función fundamental consiste en evaluar la aplicación de este convenio en los países que lo han ratificado.

> Accede aquí al noveno informe del GRETA correspondiente al año 2019. 

> Accede aquí al posicionamiento del GRETA sobre el impacto del Covid-19 en las víctimas de trata.

> Accede aquí a la sección de trata de seres humanos de la web de Accem.

Covid-19: La plataforma La Strada International expresa su preocupación por las víctimas de la trata de personas

La plataforma europea La Strada International (LSI), que agrupa a 25 organizaciones que trabajan contra la trata de personas, ha expresado su preocupación, en la situación provocada por la epidemia por el virus Covid-19, por el aumento del riesgo de abuso y explotación sobre las personas que ya viven situaciones y contextos de gran vulnerabilidad, como son las víctimas de trata. Además, se enfrentan a un mayor riesgo de contagio por el virus y, en consecuencia, a situaciones de posible discriminación.

La LSI llama la atención sobre la difícil situación de las víctimas de trata, en su mayoría mujeres, hombres, niños y niñas en situaciones de irregularidad y precariedad, y de las personas que están en riesgo de serlo, así como que pueden sufrir distintas formas de abuso y explotación. La LSI llama a la adopción de medidas dirigidas a asegurar su protección y apoyo, y a prevenir la discriminación y un trato desigual.

Con la finalidad de impedir el impacto negativo del Covid-19 en la protección de los derechos de las víctimas de trata y de las víctimas de explotación, esta plataforma exhorta a la Unión Europea y a los distintos gobiernos nacionales a seguir un enfoque de derechos humanos en la lucha contra la pandemia y propone una serie de recomendaciones al respecto.

Se puede acceder al comunicado completo pinchando aquí.

Accede aquí a toda nuestra información sobre la trata de personas.

Accem aplaude la ratificación del Convenio contra la Trata para la Extracción de Órganos

El pasado 10 de marzo, el Consejo de Ministros acordó la ratificación, por parte de España, del Convenio del Consejo de Europa contra la trata de personas con fines de extracción de órganos.

Este convenio fue aprobado y abierto a la ratificación de los distintos países del Consejo de Europa en marzo de 2015 durante la celebración en Santiago de Compostela de la Conferencia Internacional contra el Tráfico de Órganos, entrando en vigor el 1 de marzo de 2018.

Este convenio es un instrumento que, con una perspectiva integral, define el delito de la trata de seres humanos dirigida a la extracción de órganos, y que contiene disposiciones para la protección de las víctimas y la persecución de los tratantes.

El convenio ahora ratificado criminaliza la extracción ilícita de órganos humanos de donantes vivos o fallecidos y su uso para trasplantes u otras finalidades. Igualmente, prevé una serie de medidas para asegurar la transparencia de los sistemas nacionales de trasplantes y el acceso a los mismos en condiciones de igualdad.

Por medio de este convenio se pretenden armonizar las legislaciones nacionales sobre la materia. La reciente ratificación permitirá a España adecuar el marco jurídico nacional e introducir una definición específica que incluya el conjunto de prácticas que son constitutivas de este delito.

Accem, como organización que trabaja día a día para la erradicación de todas las formas de trata de seres humanos, aplaude este nuevo paso dado en la lucha contra la trata en España.

En 2014, nuestra entidad recibió el reconocimiento de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) por participar activamente en la detección del primer caso de compraventa de órganos registrado en España.

 

 

 

Presentación del informe de Accem “La otra cara de la trata”

La trata de personas es un fenómeno con muchas formas que afectan a las mujeres y que va más allá de la prostitución forzada. En España existe la realidad de la trata con fines de explotación sexual, pero también la esclavitud laboral, los matrimonios forzosos, la trata para la comisión de actividades delictivas o para la mendicidad. Además, se da la trata combinada, cuando una misma mujer es explotada con diferentes finalidades.

Accem ha presentado este martes el informe “La Otra Cara de la Trata”, que explora la realidad de la trata con otros fines de explotación que afecta a las mujeres. La investigación se ha realizado en base a datos y entrevistas a informantes clave del ámbito de la trata de seres humanos en instituciones y organizaciones. Recoge también el relato de vida de una superviviente.

La trata de seres humanos se encuentra en constante cambio, las redes se adaptan a las nuevas rutas y flujos migratorios, a los cambios legislativos y políticos, a las nuevas tecnologías, a la economía y el mercado laboral, a la vez que modifican sus métodos de captación y perfeccionan sus técnicas de manipulación y coacción.

A día de hoy la atención está centrada en la trata con fines de explotación sexual, y en concreto en la trata con fines de prostitución forzada, aunque puede darse en otras formas y otros contextos como la pornografía, los centros de masajes o los chats y web eróticas.

En el caso de España, las Naciones Unidas apuntan a que figura entre los principales países de origen, tránsito y destino de la trata, sobre todo de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.
Sin negar la gravedad e importancia de este tipo de trata, la Comisión Europea señala que la actual perspectiva subestima a las otras finalidades de la trata y el Grupo de Expertos del Consejo de Europa (GRETA) advierte en su informe sobre España acerca de las consecuencias de centrar la lucha contra la trata exclusivamente en los fines de explotación sexual de mujeres y niñas e insta a adoptar un plan de acción.

El informe de Accem recoge datos más allá de la explotación sexual. Se aborda la trata laboral, que, en el caso de las mujeres, está concentrada en el servicio doméstico, la industria textil, el calzado y las conservas. Se da un cambio constante en los países de origen de las víctimas.

En 2017 la mayoría de víctimas de trata laboral identificadas en España procedían de Rumanía, España y China. En 2018, se produjo una mutación en los perfiles detectados, ya que la mayoría de víctimas identificadas procedían de Vietnam, Moldavia, Rumanía y Portugal. A principios del año 2019, algunas organizaciones especializadas detectaron mujeres víctimas de trata laboral procedentes de Taiwán.

En el caso de la trata para matrimonios forzados, también se registran casos en España. Los datos oficiales confirman los retos que aún existen en la identificación de estos casos de trata, ya que en tres años (2016-2018) sólo han sido ocho las víctimas identificadas, de Rumanía, Bulgaria y Marruecos, todas ellas menores de edad.

En las formas mixtas de trata, la mayoría de las víctimas son mujeres, algunas de ellas pertenecientes al colectivo LGTBI+. Existen casos de víctimas de trata con fines de explotación sexual que también son forzadas a cometer actividades delictivas (hurtos, venta de drogas). También hay víctimas de trata sexual y laboral (mujeres que trabajan en locales de masajes o camareras de noche a las que se obliga a mantener relaciones sexuales). Hay víctimas de trata con fines de matrimonio forzoso que son obligadas a ejercer la mendicidad. Las redes buscan obtener el máximo beneficio y la explotación doble o triple asegura rentabilidad máxima.

Lo cierto es que hay bajo nivel de comprensión de la conducta hermética y defensiva de las mujeres víctimas de trata, fruto de la situación traumática que han atravesado y de las amenazas. La identificación ha de ser un proceso especializado que respete los tiempos y necesidades de cada persona y la única responsabilidad no debe recaer sobre las víctimas, sino también en la detección de otros indicios razonables.

El informe realizado por Accem constata retos formativos para los profesionales en la detección, derivación y atención en situaciones de trata. La identificación incorrecta de las víctimas de trata puede conducir a su detención o deportación.

Accem y la Red Española contra la Trata de Personas (RECTP) abogan por una ley integral de lucha contra la trata que abarque todos los tipos y todas las personas que pueden ser víctimas de trata.

Para más información sobre trata y sobre la labor de Accem pincha aquí.

Para descargar el informe de Accem “La otra cara de la trata” pincha aquí.

La otra cara de la trata. Informe diagnóstico sobre otras formas de trata que afectan a las mujeres

Título: La otra cara de la trata. Informe diagnóstico sobre otras formas de trata que afectan a las mujeres.

Autoría: Laura Carrillo Palacios y Teresa De Gasperis.

Edita: Accem. Proyecto NOVICOM.

Financian: Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, a través de la Dirección General de Migraciones, y Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI) de la Unión Europea.

Año de edición: 2019.

Nº de páginas: 64.

Este informe diagnóstico, elaborado en el marco del proyecto NOVICOM, tiene el objetivo de aportar conocimiento sobre la situación en España de las otras formas de trata que afectan a las mujeres diferentes de la dirigida a la explotación sexual (o las situaciones de trata en la que coexiste la explotación sexual junto a otras formas de explotación).

La publicación ha sido elaborada realizando un análisis y recopilación de datos accesibles en informes relevantes y en artículos de prensa, así como llevando a cabo una serie de entrevistas a informantes clave vinculados al ámbito de la trata de seres humanos.

Para más información sobre trata pincha aquí.