Entradas

Una Navidad como la de los demás

Como cada año, niños y niñas de familias solicitantes de protección internacional atendidas por Accem recibieron sus regalos de Reyes en todos los territorios. Juegos de mesa, muñecas, patines y libros se convirtieron en los protagonistas de los últimos días. Sin embargo, en la sede de Vigo, una empresa colaboradora quiso que la entrega de juguetes fuera ‘diferente’.

Y es que a veces no es preciso contar de antemano una buena acción o comunicar desde una visión corporativa o empresarial. En este caso, la diferencia recayó justamente en lo cotidiano y en el interés por preservar la ilusión de más de una treintena de niños y niñas para que vivieran un día mágico como los demás.

La intención inicial de Esmerarte, una agencia creativa dedicada a la generación de contenidos, management y producción de festivales, fue ir un paso más allá de demostrar su compromiso con la comunidad o actuar en consonancia con su responsabilidad social corporativa. Decidieron normalizar la entrega de los regalos para que los niños y niñas vivieran la experiencia de sorprenderse, desde la tranquilidad de su hogar, con los regalos debajo del árbol.

Para lograrlo, las madres y padres sirvieron de pajes e hicieron llegar a Esmerarte las cartas escritas a Melchor, Gaspar y Baltasar; se entregaron los regalos con la mayor discreción y llegaron a cada casa, para sorprender a los más pequeños en la mañana de Reyes.

De esta forma, la verdadera esencia de la solidaridad se hizo presente sin desligarse del propósito inicial: dejar volar la imaginación para que protagonizaran una Navidad como la de cualquier otro niño o niña y contribuir con el derecho fundamental al juego para todos y todas.