Entradas

Programa Nausica

Nombre del programa: Nausica.

Ámbito geográfico: Barcelona.

Financiador: Ajuntament de Barcelona.

Contenido: El programa municipal de acogida Nausica se puso en marcha en 2015, en convenio con varias entidades sociales, para atender a personas solicitantes de protección internacional en situación de vulnerabilidad. El objetivo es la creación de una estructura estable y permanente de atención y apoyo social que mejore los procesos de inserción social y de autonomía.

Leer más

Servicio jurídico a solicitantes de asilo y refugiados/as en Barcelona

Nombre del programa: Servicio jurídico a solicitantes de asilo y refugiados/as del SAIER.

Ámbito geográfico: Barcelona (Catalunya).

Financiadores: Ayuntamiento de Barcelona.

Contenido: El Servicio d’Atenció a Inmigrants Emigrants i Refugiats (SAIER) es un servicio municipal, especializado en movilidad internacional, dirigido a todas las personas de Barcelona que están en procesos de migración (inmigración, emigración, retorno voluntario o protección internacional).

Leer más

Sensibilización y apoyo a la integración de personas solicitantes de protección internacional y refugiadas en Murcia

Nombre del programa: Sensibilización social y apoyo al proceso de integración de personas solicitantes de protección internacional y refugiadas en la ciudad de Murcia.

Ámbito territorial: Murcia.

Financiadores: Ayuntamiento de Murcia. Año de concesión/ejecución: 2019/2020.

Contenido: Programa anual que, con una metodología activa y participativa y a través de acciones individuales y grupales, se marca como objetivo principal el apoyo y potenciación del proceso de integración de personas solicitantes y beneficiarias de protección internacional en la ciudad de Murcia, así como impulsar iniciativas de sensibilización en la sociedad de acogida.

Leer más

Valeria y Camila, exiliadas por amor

Valeria y Camila (nombres ficticios) son una pareja de mujeres lesbianas que tuvieron que abandonar una Venezuela que no les permitía amarse en libertad. Sus voces son también las de todas aquellas personas a las que se les ha negado ser amantes, madres, cabezas de familia por quebrantar las normas establecidas. Sus voces nos permiten conocer las razones de tantas personas refugiadas, obligadas a escapar por querer ser libres para vivir y para amar. 

El amor nos obligó a huir

Valeria y yo nos conocimos hace diez años en Caracas y nos enamoramos. Decidimos empezar una relación casi desde el día en que nos conocimos.

Mi mamá siempre me apoyó con este tema. Con mi familia, por suerte, nunca tuve que ocultar nada. Por parte de la familia de Valeria fue más complicado. Su mamá no lo aceptaba… Cuando estaba embarazada, mentimos y dijimos que Alex había sido con un amigo, que también es gay. Como una pareja de heteros. Y fue como… la única manera en que pudo salir Valeria de casa. Ya cuando nace Alex le contamos a sus papás la verdad. Y la mamá empezó a llevar la situación. Le dio más importancia al nacimiento de Alex.

Entonces Valeria se vino a vivir conmigo. La convivencia fue siempre muy fácil, la de nosotras. Pero fuera de casa, bueno, nos tratábamos como hermanas, como primas. Nunca como pareja.

De aquella estábamos trabajando. Teníamos una vida tranquila. Agradable. Un huerto en la casa, donde teníamos sembrados tomates chiquititos. Ahora extrañamos la naturaleza… podíamos estar tumbadas tranquilamente y de repente ver una pereza o una guacamaya.

Para 2016, cuando Alex tenía 5 años, hacen un cambio en el cole y cambian de profesora a una que, yo digo, era homofóbica. Empieza con ataques al pelo de Alex, porque lo tenía largo, y le decía que parecía una niña. En el salón decía en voz alta a todos los niños: “¿Quiénes llevan el cabello largo, las niñas o los niños?” Y claro, los niños es lo que tú digas. Le hacían sentir mal. Alex llegaba a casa llorando, triste, y entonces vamos al cole a preguntar qué pasa. La profesora se da cuenta de que solo estábamos nosotras dos, de que no hay un papá y nos exige que dónde está… Nosotros le decimos que no tenía papá, que éramos las representantes legales y nos dijo que no iba a aceptar a ese niño en el colegio, que quería que le retiráramos.

En una de esas que el hermano de Valeria fue a llevar a Alex, estaba la profesora con el esposo, que era militar… y la profesora le dice: “Llévate a ese niño, ya he dicho que no lo quiero en el colegio. Termina de cambiarle el sexo, ¿no ves cómo lleva el cabello?”. Y claro, el hermano de Valeria, en cierto modo, se altera. “No lo trates así, es un niño”. Entonces el esposo de la profesora se baja del coche y comienza a golpear al hermano. Le parte el brazo y la mandíbula. Arrancan la moto y la cadena le corta en el pie a Alex, casi le tienen que cortar el tendón de Aquiles. Y ya de ahí fuimos al hospital.

Intentamos poner una denuncia y nos dice el policía: “Yo os recomiendo que, mire, mejor se vayan de aquí, ya sabemos de este caso y no vamos a hacer aquí nada por ustedes”. Y cuando estamos yendo a otro sitio de menores a poner la denuncia, vemos que nos están siguiendo unos camiones. Nos dio miedo y no llegamos a ir. Y cuando volvíamos a casa, nos persiguieron con las motos, echaron tiros al aire gritando: “¡Lesbianas! ¡os vamos a matar!” Todo esto para que no hiciéramos denuncias.

Entonces viajamos a Aruba para intentar que todo se calmara y estuvimos allí como siete u ocho meses, no recuerdo exactamente. Intentamos quedarnos ahí de una manera legal, pero nada, allí no se puede hacer nada de asilo. Y nos tocó regresar a Venezuela.

Alex llevaba diez meses sin ir al cole. Para que fuera al cole tenía que traer los papeles del otro cole donde estudió, pero no querían dárnoslos. Nos dijeron que Alex nunca había estudiado allí. Y nos dimos cuenta de que empezaban otra vez a seguirnos y ya fue como que no… como qué miedo…

Dejamos de salir, estuvimos encerradas mucho tiempo. Y una vez llegaron unas camionetas y entraron a la fuerza en la casa, reventaron la puerta. Y a la abuelita de Valeria la golpearon para que el papá les dijera donde estábamos nosotras, pero el papá no les quiso decir. Y en vista de que revisaron y no estábamos, entonces nosotras pudimos marcharnos por el otro lado… Pero al salir, le dan con la pistola a las bombonas y explota y el papá se quemó todas las piernas, la cara, los brazos… y a la abuela la golpearon muy fuerte y murió al poco tiempo a consecuencia de los golpes. Entonces dijimos: nos tenemos que marchar.

Una nueva vida

Pensamos en España porque mis abuelos son españoles y tengo un primo en España. Ellos me ayudaron a investigar que podía pedir el asilo y el movimiento LGTB, que acá tiene mucho poder, está muy reconocido….

No solicitamos asilo directamente en el aeropuerto. Por miedo. Es la única razón y verdad. Significó una inversión económica muy grande. Yo sí lo pensé, pero… Ya fue acá dentro que logramos hacer la ayuda, entrar dentro del programa. Empezamos con Cruz Roja y me dieron la dirección de Pradillo, para que solicitara una trabajadora social y la información. Expliqué en Pradillo todo el caso. Nos atendieron muy bien, a los tres. Y de ahí nos enviaron al hostal Welcome, tres meses, hasta que nos derivaron a una plaza de acogida con Accem.

En la entrevista de asilo, la verdad no sé, me sentí muy cómoda, muy muy cómoda… fue hasta amena. De hecho, cuando me senté, nos sentimos nerviosas, no sabíamos a qué nos íbamos a enfrentar y la entrevistadora me dijo: “Tranquilízate, vamos a hacer esto como que haya un feedback”. En lo personal me sentí muy bien. Y creo que Valeria te diría lo mismo.

Estuvimos unos meses compartiendo piso con una pareja de ucranianos y un chico solo, que era pana, como decimos en Venezuela, muy amigable. Ahora ya vivimos solas y Alex se siente muy bien, se ha adaptado muchísimo. Creo que eso también nos ayudó mucho y, en cierto modo, sentimos apego y nos sentimos más cómodas en España por esto. Tener dos mamás para él es completamente natural. A todo el mundo le dice que tiene dos mamás. Como si no existe nada más. Él comprende que hay dos mamás, dos papás, mamá y papá…

Yo soy tatuadora, pero aún no tenemos el permiso de trabajo. En un futuro quiero sacarme el certificado para poder entrar en una tienda a tatuar. En eso sí estoy un poco, vamos a decir, triste. No sé qué concepto darle. Porque me dicen que no me pagan el curso de tatuadora. Y con lo que tengo de Venezuela, no vale. Lo que queremos es empezar a trabajar ya. Pero salvando eso, somos una familia libre, en proceso de adaptación. Solo llevamos ocho meses, pero mi mamá y su esposo, que es como mi papá, también han venido. Eso nos da muchas fuerzas. Estamos volviendo a crear una vida en España. Somos otra vez una familia.

Por Camila, refugiada venezolana

Pese a todo, una historia de esperanza

Los prejuicios en torno a la diversidad sexual están muy arraigados en Venezuela, donde son comunes las actitudes de carácter homófobo, a pesar de los avances en materia legislativa en favor de la igualdad y de la lucha contra la discriminación. Venezuela figura en el cuarto lugar en América según el índice de asesinatos de personas LGBTI. Las lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales sufren con frecuencia agresiones físicas y verbales, chantaje, extorsión, persecución y detenciones arbitrarias.

Las solicitudes de asilo por motivos de orientación sexual y/o identidad de género procedentes de países con legislaciones no punitivas y más garantistas, como Venezuela, son examinadas por los instructores con más minuciosidad que las solicitudes emitidas por personas que provienen de países donde la homosexualidad está penalizada, como es el caso de Camerún o Mauritania. Muchas veces la persecución social y la inacción del Estado ante la discriminación son difíciles de demostrar, por eso es muy importante a la hora de evaluar estas peticiones tener en cuenta que la falta de protección estatal ante casos de violencia o situaciones que imposibilitan el acceso a derechos básicos también atentan directamente contra la dignidad de las personas y pueden suponer un motivo de persecución.

La historia de Camila y Valeria nos conecta de nuevo con nuestra naturaleza humana y nos devuelve el reflejo de cualquier familia cercana: una pareja que se quiere y desea lo mejor para su hijo. Dos personas que imploran seguridad, autonomía y libertad.

Muchos de los relatos de las personas migradas forzosamente concuerdan en la nota de esperanza que resuena en sus nuevas vidas. A pesar de las secuelas psicológicas de la discriminación, de la huida, de la re-adaptación forzada a un escenario tan alejado de su lugar natal, se mira al futuro con esperanza. Camila y Valeria son dos mujeres fuertes con un vínculo sólido y una ilusión en común. Son hijas, amantes y madres exiliadas en una tierra que les promete una vida mejor.

 

> Accede al informe de Accem sobre “La situación de las personas solicitantes de protección internacional y refugiadas LGTBI”. 

 

 

Las personas refugiadas LGTBI, una causa para visibilizar durante el Orgullo

En el mundo hay 70,8 millones de personas que se han visto obligadas a abandonar forzosamente sus hogares, la cifra más alta de toda la historia. Con motivo de la celebración del Orgullo LGTBI y de la conmemoración del 50 aniversario de su nacimiento, no queremos olvidar a los miles de personas que son perseguidas cada año a causa de su orientación sexual o su identidad de género, viéndose obligadas a huir en busca de la protección que sus países no pueden o no quieren brindarles. De hecho, actualmente 70 países criminalizan y persiguen a las personas LGTBI y 11 de ellos contemplan la pena de muerte.

España es uno de los pocos países que reconocen expresamente la persecución por orientación sexual o identidad de género como motivo para solicitar asilo. La mayoría de estas personas que piden protección internacional que atendemos en Accem provienen sobre todo de países como Venezuela, Marruecos, Colombia, Rusia o Senegal; aumentando considerablemente en número de solicitudes por este motivo con respecto al año anterior.

A todo el proceso traumático vivido, muchas de ellas suman un gran sentimiento de desarraigo debido a la ruptura familiar y social que se han visto obligadas a asumir debido a su condición sexual.

> Valeria y Camila, exiliadas por amor.

> El éxodo de Achraf.

 Analizamos la situación en España de las personas refugiadas LGTBI

A través de nuestro informe “La situación de las personas solicitantes de protección internacional y refugiadas LGTBI” queremos destacar la importancia de mejorar algunos aspectos en la atención en nuestro país a las personas que han sufrido persecución a causa de su orientación sexual o identidad de género y solicitan protección internacional.

Entre las medidas que proponemos se encuentran crear entornos seguros que faciliten la libre expresión de la identidad de los solicitantes, además de atajar otros tipos de discriminación que sufren en otros ámbitos como en los espacios sanitarios o en la búsqueda de vivienda.

La deshumanización y estigmatización invisibiliza y normaliza la dramática situación de las personas refugiadas

Este 20 de junio, Día Mundial de las Personas Refugiadas, queremos compartir nuestra extrema preocupación ante el rumbo que finalmente se ha impuesto en la UE para dar por finalizada la mayor crisis humanitaria vivida en lo que llevamos de siglo. Después de aplacar la exigencia ciudadana de no mantenerse indiferente, la prioridad de los Estados de la UE no ha sido otra que hacer todo lo posible para bloquear la llegada de personas refugiadas e inmigrantes. Los acuerdos con Turquía, Libia, Marruecos o los países del Sahel han servido a ese objetivo: hacer más difícil para refugiados/as y migrantes llegar a Europa.

Paralelamente se ha extendido por todo el continente, también por España, un discurso que llega a cuestionar incluso la vigencia de los derechos humanos, un mensaje de odio y de xenofobia que se arma de mentiras, prejuicios y estereotipos, pero que desgraciadamente va calando en una parte de la población. La profusión de desinformación y mensajes estigmatizantes en redes sociales y otros medios han contribuido a normalizar un discurso xenófobo y racista que deshumaniza a las víctimas y nos hace indiferentes ante la tragedia de miles de personas que sólo buscan un lugar seguro donde poner a salvo su vida.

Aunque fuera increíble hace solo unos años, en lugar de poner todos los medios posibles para evitar más muertes en el Mediterráneo, con más de 2.200 personas muertas o desaparecidas en el último año, se ha optado por dificultar hasta el extremo las labores de salvamento marítimo, invisibilizando y deshumanizando a las personas refugiadas y la dramática situación por la que pasan.

En España sólo 1 de cada 4 personas consigue protección internacional, pese a que la situación mundial hace que el número de personas que buscan refugio continúe aumentando y mientras que las vías legales y seguras no sólo no se habilitan, sino que se dificultan cada día más. En apenas 3 años el número de solicitudes llegadas a nuestro país casi se ha triplicado lo que provoca que el número de personas que están a la espera de su resolución aumente proporcionalmente.

Ante esta situación desde Accem hacemos un llamamiento a la responsabilidad de todos los actores sociales y a la propia ciudadanía para que no apartemos la mirada y no contribuyamos a la difusión de desinformación que deshumaniza generando indiferencia cuando no odio. Es urgente poner fin a esta crisis y esta situación.

Pincha aquí y descarga el comunicado.

 

Accem, 20 de junio de 2019

Contacto e información:
Área de Campañas y Comunicación
comunicacion@accem.es
671 077 344

Presentamos Aulas Refugio en la MUAC de Sevilla

Un año más desde Accem en Sevilla hemos tenido la oportunidad de participar en la Muestra Anual de Comunicación en el Ámbito Educativo (MUAC). Este mes de mayo se ha celebrado la cuarta edición, el pasado día 23, en la Alameda de Hércules de la ciudad hispalense y junto a 29 centros educativos y varias entidades sociales.

Más de 800 personas se dieron cita entre alumnado de todas las etapas educativas (Primaria, Secundaria, Bachillerato, Ciclos Formativos y Universidad), profesorado, voluntarios/as y técnicos. En esta ocasión desde Accem presentamos la iniciativa de sensibilización Aulas Refugio, para que los profesores y profesoras asistentes pudieran conocerla e implementarla como recurso educativo.

En la caseta llevamos a cabo una adaptación del taller “Imagina que tuvieras que huir”, en la que intentamos que todas/os los participantes empatizaran con la situación de las personas refugiadas. Quisimos que utilizaran su imaginación hasta que llegaran a ponerse en la piel de aquellas personas que se ven obligadas a huir de sus hogares, no volviendo a ver a sus seres queridos y perdiendo su hogar para siempre. En definitiva hacerles comprender el conjunto de sacrificios, soledades y obstáculos que las personas refugiadas se ven obligadas a sortear para recuperar la estabilidad y seguridad. Hicimos también hincapié en lo importante del papel que ellas y ellos juegan en esta situación, como sociedad de acogida que son, defendiendo su derecho a una vida digna y libre de violencia.

Asimismo, junto a Aulas Refugio, presentamos el trabajo que Accem lleva a cabo en Sevilla en el ámbito de la lucha contra la discriminación, por medio de los programas de Asistencia a víctimas de Discriminación Racial o Étnica, financiado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y el Fondo de Asilo, Migración e Integración, y el Servicio de Asistencia y Orientación a Víctimas de Discriminación Racial o Étnica, financiado por el Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

Desde Accem y después de nuestra presencia y participación en esta IV edición de la MUAC queremos agradecer públicamente la invitación a la asociación organizadora y los centros educativos participantes en la Muestra.

Iniciamos en Asturias con GAM las visitas a empresas con personas refugiadas

En Asturias hemos empezado a desarrollar, dentro de los talleres de búsqueda de empleo, una serie de acciones específicas para acercar el mundo empresarial a las personas solicitantes y beneficiarias de protección internacional de cara a mejorar sus posibilidades de inserción laboral.

En el mes de marzo, organizamos una visita a la empresa GAM Alquiler de Maquinaria, compañía multinacional que cuenta con una plantilla de más de 1.000 trabajadores/as y ofrece servicios relacionados con la elevación, manipulación industrial y energía.

Una comitiva integrada por miembros del equipo sociolaboral de Accem en Asturias junto a algunas de las personas beneficiarias del programa Red Ariadna recorrió las instalaciones de la empresa, conociendo las diversas áreas de actividad, como la división de estructuras, eventos o distribución.

La visita a la compañía sirvió para que las personas usuarias de nuestro programa de inserción laboral pudieran conocer de primera mano cómo se trabaja en una empresa de tales dimensiones y cuáles son las competencias socio-profesionales más demandadas por los reclutadores de la misma, entre las que destacan no solo disponer de la cualificación para el manejo de la maquinaria sino aspectos actitudinales hacia el trabajo y la polivalencia para desempeñar diferentes puestos de trabajo.

Además de conocer estas competencias socio-profesionales más buscadas de mano de los profesionales de RR.HH., las personas a las que acompañamos pudieron a su vez presentarse, dar a conocer su formación y experiencia de cara a posibles oportunidades laborales en los próximos meses, entregando sus CV directamente. El objetivo desde Accem en Asturias es replicar este tipo de talleres, para acercar la realidad empresarial a nuestro colectivo de atención.

Estas acciones se enmarcan en el “Programa de Integración Sociolaboral para Personas Solicitantes y Beneficiarias de Protección Internacional– Red Ariadna”, financiado por la Dirección General de Integración y Atención Humanitaria, dependiente del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y el Fondo Social Europeo (FSE).

Proyecto EURITA

Nombre del programa: Proyecto EURITA –  Proyecto de Asistencia Técnica al programa de Reasentamiento e Integración Europeo (The European Resettlement and Integration Technical Assistance Project). 

Ámbito territorial: Estatal.

Financiadores: Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI). Convocatoria 2017.

Contenido: Este proyecto, coordinado por el International Rescue Committee (IRC), está dirigido a personas de terceros países reasentadas en España. Consiste en promover su participación en actividades de orientación cultural, una vez iniciado su proceso de integración en el país de acogida.

Leer más

Magia en el grupo de mujeres de Sevilla

Reflexión con motivo del 8 de marzo y después de un año de la puesta en marcha de un grupo de mujeres en nuestra sede de Sevilla.

A veces de una “obligación” surge la magia y justo eso, MAGIA, es lo que ha surgido en Sevilla con las mujeres y su grupo.

Todo empezó con una llamada de la sede central que informó de la necesidad de realizar talleres con las mujeres, para las mujeres, y dirigido, en la medida de lo posible, por mujeres. Los talleres eran algo que ya se hacía desde otros servicios, así que por qué no un grupo donde se mezclaran las actividades de ocio con un espacio de encuentro, reencuentro y crecimiento personal. Un lugar para conocerse, respetarse, reírse y compartir.

Y llegó la primera sesión. Dieciocho mujeres, mujeres migrantes, que buscan refugio, que han huido de diferentes tipos de violencias, nueve nacionalidades, cinco idiomas diferentes y muchas ganas de hacer y cooperar. Tras unos minutos titubeantes cogieron las riendas. Contaron sus expectativas sobre el grupo, qué querían hacer y cada cuánto reunirse. La conclusión final de esa primera sesión fue que el grupo era necesario y que había muchas ganas de divertirse, aprender y participar.

Y las sesiones continuaron, continúan y continuarán. Y en cada sesión se crea un espacio y una magia diferente. Hasta el momento se ha hablado de género y de sus dinámicas, se han llenado las barrigas con las meriendas interculturales, se ha bailado sevillanas para poder irnos al Real de la Feria y bailes africanos que han desenredado las entrañas. La autoestima se ha vestido de lunares con los talleres de autoestima flamenca y también se ha sudado la gota gorda con el fitness, también flamenco, que para eso es Andalucía.

Por delante mucho por hacer. Visitas al museo y a la ciudad, talleres de defensa personal, cine-fórum, yoga, relajación, jardinería, costura y baile… las mujeres quieren bailar en un espacio, en la que cada una a su ritmo, sin presiones, ni obligaciones, puedan compartir, reír, sentir… en definitiva dejarse fluir sin ser juzgada.

La experiencia está siendo extraordinariamente positiva, ilusionante y de un valor incuestionable para nuestro crecimiento individual y grupal. La experiencia está siendo MAGIA.

 

Por Silvia Pérez, de Accem en Sevilla.

 

En primera persona. Un espacio para la reflexión sobre nuestras prácticas, sobre las vivencias y experiencias de quienes formamos parte de Accem.