Entradas

Los rebrotes de la Covid-19 hacen visible la situación de pobreza y exclusión de los trabajadores temporeros migrantes

En este verano de 2020 distintos hechos han puesto en primer plano de la actualidad la situación de extrema precariedad vital que atraviesan miles de trabajadores/as migrantes en España empleados en las campañas agrícolas. Los rebrotes de la Covid-19 sufridos por los trabajadores temporeros en Huesca, Lleida o Albacete; los incendios en los asentamientos de jornaleros del campo en la provincia de Huelva o la dramática muerte del trabajador Eleazar Blandón a causa aparentemente de un golpe de calor en Murcia han hecho visible una realidad que para muchos permanecía oculta. Una realidad social de infraviviendas y hacinamiento; de falta de acceso a agua potable y saneamiento; de situaciones de calle y grave exclusión social; de explotación laboral, abuso e indefensión; en definitiva, de ausencia de los recursos y las condiciones más básicas para desarrollar una vida digna.

Sin embargo, y aunque se haya puesto este verano sobre la mesa, esta realidad de extrema pobreza y precariedad en España no es un fenómeno nuevo ni desconocido. En este mes de julio de 2020 se presentó el informe final de la visita del Relator Especial de Naciones Unidas sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, Philip Alston.

El diagnóstico del Relator Especial de Naciones Unidas para la extrema pobreza

Alston, que visitó nuestro país entre el 27 de enero y el 7 de febrero de este año, declaró, en palabras recogidas por la red EAPN-ES, haber encontrado “niveles aterradores de pobreza y exclusión”, llamando la atención sobre varias de las realidades específicas con las que había tenido contacto, entre ellas la situación de los asentamientos de temporeros migrantes en el campo onubense, ligados a la campaña agrícola de la recogida de la fresa y los frutos rojos. En el informe final del Relator Especial se relata que Alston visitó un asentamiento de trabajadores y trabajadoras migrantes en Huelva “cuyas condiciones materiales se sitúan entre las peores que ha visto en cualquier parte del mundo”. Según recogió, solo en el campo de Huelva, vinculadas a la temporada de la fresa, viven en asentamientos de condiciones “inhumanas” de vida entre 2.300 y 2.500 personas.

(…) El Relator Especial visitó lugares que muchos españoles y españolas no reconocerían como una parte de su país: un poblado de chabolas en condiciones mucho peores que las de un campamento de refugiados, sin agua corriente, electricidad ni saneamiento, cuyos habitantes (trabajadores y trabajadoras migrantes) han vivido en él durante años sin que su situación haya mejorado un ápice (…).

(…) Viven a kilómetros de distancia del agua, sin un saneamiento adecuado ni acceso legal a la electricidad. Muchas de esas personas han vivido allí durante años y podrían pagar un alquiler, pero contaron al Relator Especial que nadie las aceptaría como inquilinas o inquilinos. Ganan apenas 30 euros al día y prácticamente no tienen acceso a ningún tipo de ayuda pública. En palabras de una de esas personas: ‘Cuando hay trabajo, España necesita migrantes, pero a nadie le interesa cómo vivimos’ (…).

Con la aparición de diferentes brotes de la Covid-19 ligados a espacios donde trabajan y viven trabajadores temporeros, se han hecho visibles las condiciones de vida que sufren estas personas, pero también se ha extendido ese otro virus del racismo y la xenofobia provocado por el miedo y fortalecido por la despersonalización que en ocasiones se ha realizado de este colectivo en situación especialmente vulnerable. El estado de tensión social, cuando no de pánico, sirve de caldo de cultivo muy peligroso que facilita la aparición de brotes de racismo y xenofobia. La búsqueda de un chivo expiatorio siempre es tentadora, como hemos visto en tantas ocasiones.

Es labor de las organizaciones sociales y del conjunto de la ciudadanía poner el foco en lo verdaderamente relevante: la facilidad para la aparición en estos contextos específicos de brotes de la enfermedad, las condiciones favorables al contagio y la dificultad para el confinamiento son resultado de situaciones vergonzosamente extremas de pobreza y exclusión social, de condiciones de vida y de trabajo que deberían ser impropias de este tiempo y este país.

Accem trabaja desde hace bastantes años en estos espacios de enorme vulnerabilidad que son los asentamientos informales y las infraviviendas, poblados a menudo por personas de origen migrante. En la provincias de Huelva y Albacete o en la Región de Murcia hemos desarrollado durante años y seguimos haciéndolo en estos días una acción humanitaria y de atención social, ayudando a paliar los efectos más graves de la exclusión y aportando todo nuestro esfuerzo a la mejora de las condiciones de vida de las personas afectadas.

La salud y la enfermedad, también en el caso de la Covid-19, sí entienden y guardan relación con la pobreza y la exclusión social.

Informe de EAPN-ES sobre las personas que viven en España en la extrema pobreza

La EAPN-ES (Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en España), de la que Accem forma parte, ha presentado su último informe “El paisaje del abandono: la pobreza severa en España”, dedicado a las personas que sufren una situación de extrema pobreza en la sociedad española.

La presentación, en el marco de la campaña “Actívate contra la Pobreza”, sigue a la realizada días antes por el Relator Especial sobre la Extrema Pobreza de Naciones Unidas, Olivier de Schutter, con el informe realizado por su predecesor en el cargo, Philip Alston, tras su visita a España durante los pasados meses de enero y febrero, en el que se ponían sobre la mesa las carencias del sistema de protección social en España.

En 2018 se estimaba que el 21,5 % de la población española, algo más de 10 millones de personas, vivían en riesgo de pobreza. Entre ellas, hay, no obstante, un grupo de personas que viven en situación de pobreza severa, que viven sin ingresos o con ingresos muy bajos, inferiores al 40 % de la media de renta nacional. Es a este grupo concreto que vivencia la pobreza con especial intensidad al que está dedicado el informe de EAPN, que estudia cuántos son, quiénes son y cómo viven las personas que sufren la extrema pobreza en España. El dato más reciente, correspondiente a 2018, indica que el 9,2 % de la población total, alrededor de 4,29 millones de personas, viven en España en situación de pobreza severa.

Desde EAPN se advierte, sin embargo, de que pese a que el informe está realizado con los datos disponibles más recientes, el impacto de la pandemia por la Covid-19 repercutirá intensamente en las tasas de pobreza y vulnerabilidad.

> Para más información, pincha aquí.

> Descarga el informe de EAPN “El paisaje del abandono: la pobreza severa en España”.

 

Renta Mínima Sí. Pon tus prejuicios en cuarentena

Manifiesto de la red EAPN España, de la que Accem forma parte a nivel estatal y también a través de sus diferentes redes autonómicas, a favor de una renta mínima estatal.

La actual pandemia de la COVID-19 ha profundizado la situación de vulnerabilidad social y económica en la que viven millones de personas en España.

Las organizaciones abajo firmantes consideramos que disponer de una Renta Mínima debe ser un derecho de las personas que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad, para el desarrollo de la vida en condiciones básicas de dignidad y bienestar. Es un requisito indispensable para que personas y familias con mayores dificultades puedan cubrir sus necesidades, así como participar y contribuir a la sociedad en la que viven. Por tanto, resulta fundamental para hacer frente a la pobreza severa y poder salir de la exclusión social.

El Pilar Europeo de Derechos Sociales define la renta mínima como la prestación adecuada que garantiza una vida digna durante todas las etapas de la vida, así como el acceso a bienes y servicios de capacitación a los que tiene derecho cualquier persona que no disponga de suficientes recursos.

La Renta Mínima Estatal beneficiaría a millones de personas que antes de la pandemia ya se encontraban en situación de gran precariedad, a las que se sumarían quienes a consecuencia de la COVID-19 ahora se encuentran bajo el umbral de pobreza.

Actualmente, casi 600.000 familias carecen de ingresos y hay que recordar que antes de la pandemia un 26% de la población vivía en riesgo de pobreza y exclusión social en España, mientras la pobreza severa afectaba a más de 2,5 millones de personas.

Disponer de un ingreso estable y de fácil acceso y gestión permitiría reactivar el  proceso de inclusión social de las personas que viven esta realidad. Y en ese sentido, defendemos la Renta Mínima Estatal como un derecho subjetivo y compatible con los sistemas de ingreso mínimo de las Comunidades Autónomas, estableciendo una base mínima, que puede ser ampliada por los gobiernos autonómicos, según sus criterios.

Sin embargo, la defensa del derecho a salir de la pobreza a través de esta herramienta, que consideramos fundamental para mejorar la vida de las personas, se está utilizando también para fomentar, la polarización social, el discurso de odio y la aporofobia. Se han producido reacciones que refuerzan los prejuicios y discriminación sobre las personas que podrían beneficiarse de la misma, menoscabando su dignidad.

No podemos permitir un paso atrás en la defensa de derechos básicos de las personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social, ni mucho menos en la defensa de su dignidad.

Por ese motivo, y frente a la falsa imagen que transmiten los prejuicios y el odio, queremos dejar claro que la renta mínima que proponemos no supone un gasto, sino una inversión para la inclusión social y fundamento de desarrollo económico sostenible. Es una medida de eficiencia económica, que contribuirá, en un primer momento, a paliar las necesidades de emergencia de las personas en situación de mayor vulnerabilidad y, a medio y largo plazo, a dar estabilidad económica y bienestar a las personas, para que puedan alcanzar el máximo potencial de su capital humano.

Organizaciones de acción social y cooperación al desarrollo de toda España reiteramos que disponer de un ingreso digno es un derecho que consideramos fundamental para el desarrollo individual y familiar. En este sentido, la Renta Mínima estatal debe:

  • Eliminar la pobreza severa y reducir la pobreza relativa, proporcionando a los hogares sin ingresos o con ingresos por debajo del umbral de la pobreza, una renta que les permita salir de tal situación.
  • Eliminar la pobreza infantil mediante un complemento por hijo/a a cargo, para todos los hogares que estén por debajo del umbral de pobreza.
  • Asegurar una vivienda digna para los hogares en pobreza, mediante un complemento por vivienda, en los casos en los que no se disponga de una vivienda adecuada.
  • Incrementar la inclusión social, estableciendo itinerarios sociolaborales personalizados, con perspectiva de género, para favorecer la reincorporación al mercado de trabajo de las personas beneficiarias que estén en condiciones de trabajar.
  • Debe ser un sistema ágil y accesible que permita que cualquier persona que lo necesite pueda acceder y desarrollar el proceso de solicitud sin trabas burocráticas, y asegurando que se dispone de los apoyos necesarios para atender cualquier dificultad de comprensión y conexión digital.

La exclusión social y la desigualdad en España constituyen problemas profundos y multidimensionales, que requieren de una acción política decidida para ser erradicadas. Ha llegado la hora de concretar acciones que cambien positiva y eficazmente el destino de millones de personas. Una Renta Mínima Estatal es más necesaria que nunca.

Pon tus prejuicios en cuarentena. Defendemos el derecho de las personas a la garantía de ingresos para una vida digna. Actívate contra la Pobreza.

#RentaMínimaSí

> Muestra tu apoyo y únete a este manifiesto.

 

 

Caixa Proinfancia en Ciudad Real

Nombre del programa: Caixa Proinfancia en Ciudad Real.

Ámbito geográfico: Ciudad Real (Castilla-La Mancha).

Financiadores: Obra Social “la Caixa”.

Contenido: Se realiza una intervención integral con niños/as y familias en situación de exclusión, con la metodología CaixaProinfancia, en uno de los barrios más desfavorecidos de la capital.

Leer más

Red de tiendas solidarias en Azuqueca

Nombre del programa: Proyecto de red de tiendas solidarias.

Ámbito geográfico: Azuqueca de Henares (Guadalajara, Castilla-La Mancha).

Financiadores: Ayuntamiento de Azuqueca de Henares.

Contenido: El proyecto Red Local de Tiendas Solidarias de Azuqueca de Henares surge ante la necesidad de dar respuesta a aquellas familias con escasos recursos económicos del municipio que tienen dificultad para acceder a una cesta de la compra básica.

Leer más

Comienza un nuevo curso con CaixaProinfancia en Málaga y Sevilla

Un total de 883 familias participaron en el programa en el curso 2018-2019

Este mes de octubre ha arrancado un nuevo curso en el programa CaixaProinfancia, el decimotercero consecutivo desde que comenzáramos con este programa en 2007 en Sevilla y Málaga con el respaldo de la Obra Social “la Caixa” con el objetivo de romper el círculo de transmisión de pobreza de padres a hijos, garantizando el acceso a oportunidades educativas de calidad.

Durante el curso anterior, entre octubre de 2018 y septiembre de 2019, un total de 883 familias, 332 en Sevilla y 551 en Málaga, con hijos con edades hasta los 18 años de edad y en situación de pobreza económica relativa o extrema, se beneficiaron de los recursos de este programa, desarrollándose con todas ellas un itinerario social para la mejora de su situación.

A través del programa CaixaProinfancia realizamos una intervención integral proporcionando a los/as niños/as y sus familias diferentes servicios, de refuerzo educativo, atención psicológica, educación no formal y tiempo libre –en centros abiertos y colonias urbanas–, además de ayudas para la alimentación e higiene infantil, equipamiento escolar, gafas y audífonos.

Para más información pincha aquí.

 

Atención a personas en situación de pobreza y exclusión social en Ceuta

Nombre del programa: Atención a personas en situación de pobreza y exclusión social y/o que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad en Ceuta.

Ámbito geográfico: Ceuta.

Financiadores: Gobierno de Ceuta – Consejería de Asuntos Sociales, Servicios Sociales e Igualdad. Año de ejecución: 2019.

Contenido: Este programa aporta una mejora en la inserción social de las personas en situación de vulnerabilidad, facilitando su relación con los diferentes agentes sociales, con la ciudad y la ciudadanía. Se fomentan las relaciones sociales y se facilita información y orientación, así como se promueven procesos positivos de integración social y recuperación personal.

Leer más

17-O – Manifiesto de la EAPN en el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

A continuación, y con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que se celebra el 17 de octubre, reproducimos el comunicado hecho público por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado español (EAPN ES), de la que Accem forma parte.

En el marco del 25º aniversario del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, declarado por Naciones Unidas, EAPN ES subraya la necesidad de reconocer y combatir la exclusión en materia de derechos fundamentales de muchas personas que viven en situación de pobreza y/o exclusión social.

Se estima que 2.400 millones de personas no tienen acceso a saneamiento mejorado; 1.100 millones no tienen acceso a la electricidad y 880 millones viven en barrios marginales urbanos. Las oportunidades siguen siendo escasas para las personas más vulnerables del mundo: 59 millones de niños y niñas en edad de asistir a la escuela primaria no lo hacen y la tasa de desempleo juvenil es del 15%, más de tres veces que la tasa de las personas adultas. Esta situación tiene costos políticos y está en la raíz de muchos conflictos violentos en todo el mundo. También interactúa con los riesgos ambientales porque las personas más pobres viven frecuentemente en áreas más expuestas a los desastres naturales. La exclusión hace que las sociedades no sólo sean menos cohesivas y estables, sino también menos seguras y productivas. En la Unión Europea, la tasa de personas en riesgo de pobreza y exclusión social (AROPE) es del 23%, unos 119 millones de personas. La infancia corre mayor riesgo que la población adulta, con una tasa del 27,8%, y las mujeres están más afectadas que los hombres (25,3% frente al 23,6%).

En España, la tasa de personas en riesgo de pobreza y exclusión llega a casi 3 de cada 10 (27,9%, casi 5 puntos por encima de la media europea). Las personas adultas jóvenes tienen la tasa AROPE más alta, con un 37,6%, seguido por la infancia, con un 31,7%. Desde el punto de vista de los hogares, tener hijos e hijas aumenta el riesgo de pobreza, dado que éstos poseen una tasa que es 30 puntos porcentuales más elevada que la de quienes no tienen hijos/as. La mitad de los hogares monoparentales, mayoritariamente encabezados por mujeres, están en riesgo de pobreza y exclusión. Para comprender mejor los datos mencionados, es importante saber que España presenta un alto nivel de desigualdad, dado que el 20% de la población con ingresos más altos tiene casi 7 veces más renta que el 20% de la población con los ingresos más bajos (dos puntos más alta que la media europea).

EAPN ES ha calculado que, para que España cumpla con los compromisos con la Unión Europea en la Estrategia Europa 2020, se requerirá una reducción de la población en riesgo de pobreza y exclusión de 2.800.000 personas, antes del año 2020. Para alcanzar esta meta, se debe realizar una fuerte inversión social, dirigida a erradicar la pobreza de manera eficaz e integral, para lo cual habrá que contar con una dotación presupuestaria que hoy no existe, así como con un amplio y firme compromiso político.

Resulta necesario erradicar la exclusión, las desigualdades, los conflictos y los patrones insostenibles de consumo y producción, y tender a un modelo más inclusivo, equitativo y sostenible, en España y en todo el planeta, tal como nos hemos comprometido a través del Programa de Desarrollo Sostenible de 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

 

 

Plan integral de acogida, restaurante y supermercado solidarios

Nombre del programa: Plan Integral de acogida, restaurante y supermercado solidarios.

Ámbito geográfico: Guadalajara (Castilla-La Mancha).

Financiadores: Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Contenido: Proyecto integral, gestionado por Accem y Cáritas, que ofrece atención social a todas las personas y/o familias que presentan una situación de vulnerabilidad y/o exclusión social, con el objetivo de satisfacer la necesidad básica de alimentación y proporcionar apoyo emocional, social y educativo.

Leer más

Caixa Proinfancia en Sevilla y Málaga

Nombre del programa: Caixa Proinfancia en Sevilla y Málaga.

Ámbito geográfico: Sevilla y Málaga.

Financiadores: Fundación la Caixa. Año de concesión: 2018. Año de ejecución: 2019.

Contenido: Este programa financiado por la Obra Social de La Caixa está destinado a familias en situación de pobreza relativa y tiene como objetivo romper con el círculo de transmisión de la pobreza de padres a hijos garantizando el acceso a oportunidades educativas de calidad.

Leer más