Entradas

Accem apuesta por la mentoría social en un proyecto de acogida a refugiados y refugiadas de Ucrania

A través del Eje de Participación de Accem se ha llevado a cabo un programa de voluntariado con personas refugiadas ucranianas en la Comunidad de Madrid, a través del cual se ha facilitado su proceso de acogida mediante el acompañamiento individualizado con personas mentoras o voluntarias. Fruto de este proyecto, realizado en colaboración con la Fundación Mutua Madrileña, se ha publicado el informe “Facilitando la inclusión. Mentoría para personas refugiadas ucranianas”, del cual compartimos las principales conclusiones y experiencias.  

Este proyecto de mentoría social nació en respuesta a la necesidad detectada en la acogida a personas de Ucrania, que tuvo un carácter especial debido al volumen de la población destinataria y a la particularidad de tener que arbitrar un proceso ágil que evitara el colapso del sistema de acogida. Las personas y familias ucranianas pasaron de la fase 0 de primera acogida y valoración a la fase 2 de intervención social y autonomía. Este itinerario exprés implicaba menor posibilidad de acompañamiento y mayores dificultades para la inclusión y la participación en la ciudad de acogida.  

Aunque la expectativa de la mayoría de las personas era el regreso a Ucrania en cuanto la situación de conflicto remitiera, lo cierto es que el periodo de estancia en España se demoraba más de lo previsible y desde Accem se puso en marcha este proyecto de mentoría con la finalidad de apoyar a las personas acogidas para que su estancia en España fuera lo más normalizada posible, especialmente en el caso de los menores de edad.  

El proceso de mentoría social partió con la creación de una red de personas voluntarias con habilidades específicas para acompañar y guiar a las personas refugiadas en el acceso y la participación social, y se desarrolló mediante actividades individualizadas de acompañamiento para la integración sociocultural. A través de esta red de personas mentoras se facilitó el aprendizaje del idioma, el acceso a redes de apoyo social y el acompañamiento en el proceso de adaptación al entorno a las personas refugiadas.  

Las personas y familias ucranianas participantes fueron seleccionadas entre las atendidas en los dispositivos de acogida e intervención social de Accem. Mayoritariamente participaron mujeres, muchas con menores a cargo, aunque también hubo participantes hombres y algunos matrimonios mayores de 60 años. Por su parte, se seleccionó a las personas mentoras a partir de un proceso de búsqueda de voluntarias y voluntarios que contaran con la disponibilidad y las habilidades óptimas para participar en este proyecto. En este grupo, salvo un hombre, todas las participantes eran mujeres, con edades comprendidas entre los 22 y los 50 años, la mitad de ellas de origen latinoamericano y el resto, de nacionalidad española. También hubo una persona voluntaria a cargo de labores de traducción.  

La valoración de esta experiencia ha resultado muy positiva en tanto en cuanto se ha logrado el objetivo de ofrecer acompañamiento a población refugiada de Ucrania y ofrecer tiempo de ocio para acercarles al país de acogida. En algunos casos, la relación de mentoría ha derivado en una relación de amistad. Es el caso concreto de una pareja española, que han sido mentoras de una mujer ucraniana con dos menores a cargo.  

La parte más valorada por parte de las personas voluntarias ha sido tener la oportunidad de acompañar a refugiados y refugiadas de Ucrania y conocer de primera mano cómo están viviendo el conflicto y su acogida en España. “Una cosa es escucharlo por la televisión y otra es que te lo cuenten en primera persona. Todo cobra otra dimensión”, explica una de las personas participantes. Por otro lado, también se ha valorado como muy positivo el intercambio cultural que se ha producido, así como el desarrollo de habilidades como la empatía o la asertividad o la mayor concienciación que han adquirido las voluntarias y voluntarios de este proyecto, que no sólo han conocido de primera mano la situación de las personas refugiadas de Ucrania, sino también de otros países.  

Desde Accem apostamos por este tipo de actividades de mentoría social, en tanto en cuanto suponen una nueva visión de la relación de ayuda, en la que se establece una relación basada en la horizontalidad, se fomenta el empoderamiento de la persona y se mejora la eficacia y la eficiencia de los recursos disponibles. Por tanto, la mentoría social se convierte en un potente instrumento de sensibilización y de educación social, donde la ciudadanía actúa como agente de cambio.  

> Accede al informe: Facilitando la inclusión. Mentoría para personas refugiadas ucranianas

Mucho más que juguetes: un día de magia e ilusión para niñas y niños en Madrid

Por tercer año consecutivo y gracias a la colaboración con la Fundación Crecer Jugando, niños y niñas de familias solicitantes de protección internacional procedentes de Ucrania, Afganistán, Perú y Colombia, entre otros países, y, atendidas por Accem, han recibido juguetes con motivo de las celebraciones navideñas para que disfruten junto con sus amistades y familia.

Gracias a estos años de colaboración se han entregado más de mil juguetes a niños y niñas de familias refugiadas y solicitantes de protección internacional en Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid, entre otros territorios.

Este año, la entrega en Madrid se ha realizado de una forma muy especial. Además de llevar a cabo el reparto de regalos que simboliza la magia de la temporada navideña, los niños y niñas asistentes han disfrutado de una jornada de intercambio cultural en la que han coloreado, compartido dulces navideños y llenado de color sus rostros en un divertido taller de pintacaras, acompañados también de sus familiares.

Tras las diferentes actividades y los nervios contenidos, llegó el momento de abrir los regalos. Paquetes de diferentes pesos y tamaños entre los que se encontraban bicicletas, puzles, juegos de mesa, muñecas, tractores, globos terráqueos y libros sorprendieron a los pequeños protagonistas de la jornada y permitieron que jugasen y compartiesen entre ellos, evidenciando que el juego es un lenguaje universal que no entiende de barreras lingüísticas y fronteras.

En estos días de ilusión, acciones como esta demuestra que los juguetes no son solo juguetes. Estos regalos ponen de manifiesto el derecho fundamental al juego para todos y todas y representan el compromiso de Accem con una infancia feliz y plena, que crezca en entornos seguros y con igualdad de oportunidades.

> Conoce todo el trabajo que realizamos con personas y familias refugiadas y solicitantes de protección internacional

Cómo se articula la Protección Internacional en España

Este 2023 ha sido un año indudablemente marcado por la emergencia humanitaria derivada del repunte de llegadas por vía marítima a las Islas Canarias y la posterior gestión de la acogida en el archipiélago y en la península. Los flujos de personas que realizan esta ruta son mixtos, es decir, hay migrantes pero también hay solicitantes de Protección Internacional. Personas que se ven en la necesidad u obligadas a poner en riesgo sus vidas en busca de la seguridad que no pueden tener en sus lugares de origen. 

Lo que se conoce como Protección Internacional engloba el Derecho al Asilo, la Protección Subsidiaria y la protección concedida por razones humanitarias. Las personas que son beneficiarias del primero de estos derechos son las que se conocen como refugiadas, es decir, aquellas que debido a fundados temores de ser perseguidas por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual, se encuentran fuera del país de su nacionalidad. 

Para dar protección a estas personas, la red de acogida estatal coordinada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y de la que forman parte organizaciones como Accem, trabaja para garantizar que se cumplen los derechos de estas personas, además de proporcionales un acompañamiento en un proceso de integración social que lleva consigo actuaciones para el aprendizaje del idioma, asesoramiento en trámites administrativos como la obtención de la tarjeta sanitaria o el registro en la Seguridad Social y orientación jurídica y laboral, entre muchas otras muchas. 

 

Sistema de Acción Concertada Protección Internacional

La financiación del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, enmarcada en el sistema de Acción Concertada, un programa cofinanciado por la Unión Europea, permite que Accem y otras organizaciones trabajen en la atención y acogida de estas personas solicitantes de Protección Internacional. En este contexto, la entidad ha atendido, entre enero y noviembre de este año, a un total de 24.551 personas en el programa de Protección Internacional, siendo, en este orden, Ucrania, Venezuela, Colombia, Perú y Senegal, los principales países de origen de las personas a las que la organización ha dado apoyo.

Este sistema de gestión de la acogida, que viene funcionando desde hace años en nuestro país, se reformula bajo la Acción Concertada para afianzar el vínculo con las ONG colaboradoras, consolidando un sistema mixto de gestión que favorece el intercambio de información y permite a las entidades mejorar la planificación de recursos, incluidos los humanos, dotando al personal de mayor estabilidad y, por ello, mejorando la atención que se presta a los/as solicitantes y beneficiarios/as de Protección Internacional. El Ministerio planifica, desarrolla y gestiona el sistema de acogida, estableciendo, a través de la Dirección General de Atención Humanitaria y del Sistema de Acogida de Protección Internacional, los procedimientos, prestaciones y actuaciones, en base a las directrices del Reglamento que regula el Sistema de Acogida.

Por su parte, la red de ONG, entre las que se encuentra Accem, trabaja en la atención y acogida de estas personas, mediante acompañamiento en la integración social, con el objetivo final de que estas cuenten, en el menor tiempo posible, con un proyecto de vida autónomo en nuestro país. Para ello, se establece un sistema de tres fases, que contemplan diferentes momentos del proceso de integración: la Fase de Valoración Inicial y Derivación, la Fase de Acogida y la Fase de Autonomía. 

Así pues, cuando las personas solicitantes de protección internacional llegan a España se activa la Fase de Valoración Inicial y Derivación, en la cual se analiza y se evalúan las circunstancias de cada persona de manera individualizada. En esta etapa, se atienden los requisitos de información y orientación sobre el sistema de Protección Internacional, a la vez que se cubren las necesidades básicas más urgentes, como la atención sanitaria o psicológica o la falta de productos básicos de ropa o higiene. Asimismo, se valora si las personas cumplen con los requisitos para la asignación de una plaza en la red de acogida, incidiendo en la detección de vulnerabilidades tales como casos de posibles víctimas de trata o violencia machista, entre otras. Accem ha atendido, entre enero y noviembre, a 17.217 personas en esta fase.

Posteriormente, los/as solicitantes que cumplen con los requisitos, pasan a la Fase de Acogida, en la que se les asigna una plaza del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, por medio de la acción concertada con entidades como Accem, en un alojamiento adecuado al perfil de la persona o núcleo familiar y a sus necesidades. Durante esta fase, se asigna a una persona del equipo del trabajo social el expediente de esta persona o familia, haciendo seguimiento de su proceso de integración social. En esta etapa, se ofrecen servicios como el del aprendizaje del idioma, atención jurídica, talleres de contextualización social, acompañamiento en procesos de escolarización de menores de edad, obtención de tarjeta sanitaria o número de la seguridad social y acciones de orientación laboral para la inserción en el mercado de trabajo. En esta fase, Accem ha atendido a 6.823 personas a lo largo de los 11 primeros meses de 2023.

El último de los ciclos del sistema es la Fase de Autonomía, que tiene como finalidad hacer efectiva la plena inclusión en la sociedad. Entre las acciones que las entidades llevan a cabo en esta etapa, en la que las personas o familias ya abandonan el recurso de acogida proporcionado por el Ministerio y las ONG, están la prestación de apoyo social, psicológico, jurídico y cultural, así como continuar con el aprendizaje del idioma, proporcionar asesoramiento sociolaboral y apoyo en el acceso a programas de formación, facilitar servicios de traducción e interpretación y apoyar la conciliación de las actividades que tenga que desarrollar la persona destinataria con su vida personal y familiar. En esta fase, Accem ha atendido a 3.360 personas entre enero y noviembre. 

El sistema de acogida de Protección Internacional, del que forman parte las ONG y que está coordinado por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones mediante el sistema de Acción Concertada tiene por delante muchos retos en materia de migración y asilo, como los tiene la propia Europa. Por eso el papel de la Comisión Europea cofinanciando este sistema es fundamental. Situaciones de emergencia humanitaria, como la derivada de la invasión rusa de Ucrania, la toma del poder de los talibanes en Afganistán o la guerra de Siria, ponen de manifiesto lo necesario de contar con un sistema de acogida, basado en alianzas, suficientemente fuerte para dar respuesta a las diferentes crisis humanitarias que se están produciendo y pueden producirse en el futuro.

Ampliamos nuestro Atlas de Refugio con información de cinco nuevos países

En Accem hemos actualizado la web interactiva Atlas de Refugio, un mapa navegable que permite conocer la realidad de las personas refugiadas que llegan a España huyendo de diferentes situaciones de conflicto, de persecución y de vulneración de sus derechos fundamentales en sus países de origen. En esta nueva versión se han introducido cinco nuevos países y regiones, como Palestina, de máxima actualidad informativa en estos momentos, junto a otras zonas más invisibilizadas en el continente africano como Marruecos, Nigeria, Guinea Conakry y Burkina Faso.

Con esta herramienta queremos sensibilizar sobre las razones que obligan a las personas a dejar atrás sus hogares y sus vidas. El Atlas de Refugio permite conocer la situación en los países de mayor reconocimiento de protección internacional en España, con un análisis de las causas y las situaciones de desprotección que viven las personas en estos países. Hasta la fecha, el mapa navegable ofrecía información sobre diez de los principales países desde los que llegan las personas refugiadas y beneficiarias de otros tipos de protección (Ucrania, Afganistán, Siria, Mali, Sudán, Venezuela, Colombia, El Salvador, Honduras y Nicaragua).

En el caso de los cinco nuevos países introducidos en el Atlas de Refugio, destaca la situación de Palestina que, según los últimos datos publicados este 2023, cuenta con 5,9 millones de personas refugiadas bajo el amparo de la UNRWA y más de 106 mil bajo el amparo de ACNUR. Se trata de cifras anteriores a la reciente escalada del conflicto irsaelí-palestino, que hace prever el empeoramiento de la situación de los derechos humanos en los territorios ocupados por Israel y el aumento del número de personas desplazadas.

Por otro lado, en el continente africano, el desplazamiento de miles de personas se produce como consecuencia de múltiples causas. En Marruecos, las cuestiones de género, orientación sexual, identidad de género y opiniones políticas son las principales razones que llevan a solicitar protección internacional, principalmente en España y en otros países europeos como Alemania y Francia.

En África Occidental, la violencia terrorista de origen yihadista, a través de distintos grupos armados, y una sucesión de golpes de Estado están llevando a millones de personas a huir de sus hogares en países como Burkina Faso, donde Acnur ha contabilizado más de dos millones de personas desplazadas forzosamente dentro del país en 2023. Se trata de una de las crisis de desplazamiento de mayor crecimiento en el mundo, marcada por la violencia, la pobreza, la escasez de alimentos y también el creciente impacto de la crisis climática.

Los ataques de los grupos islamistas extremistas que llevan ya nueve años asolando el territorio en Nigeria, donde las mujeres también son víctimas de violencias relacionadas con el género y las personas LGTBI+ sufren discriminación y persecución por su orientación sexual, llegando a ser castigadas con pena de muerte en aquellos estados donde la Sharía es aplicable. Según Acnur, en 2023 hubo 3,4 millones de personas desplazadas internamente en el país por la situación de inseguridad extendida en el país.

Finalmente, en Guinea Conakry organizaciones y activistas están denunciando la violación de los derechos fundamentales, como la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica, y detenciones arbitrarias de varios miembros de la sociedad civil en un periodo de elevada inestabilidad política tras dos años del golpe de Estado. Más allá del clima político, otro motivo que impulsa la huida y la búsqueda de protección internacional es la persistencia de la práctica de la mutilación genital femenina, que a pesar de estar condenada por la ley afecta a un 94,5 % de mujeres y niñas, siendo éste el segundo país con la tasa más alta de mutilación genital femenina del mundo, solo superado por Somalia.

> Descubre nuestro Atlas de Refugio

> Accede a todas nuestras noticias sobre personas refugiadas

Ya está aquí el XIX Ciclo Refugiados en el Cine de Accem

Se acerca el 20 de junio, Día Mundial de las Personas Refugiadas, y llega la celebración de una nueva edición, y van XIX, del Ciclo Refugiados en el Cine de Accem.

Por segundo año consecutivo, como consecuencia de la pandemia de la Covid-19, Refugiados en el Cine se celebra en este 2021 en formato online, a través de la plataforma FILMIN. Tras la grata experiencia del año pasado, en el que tuvimos que adaptarnos a las circunstancias conocidas por todos/as, este año hemos decidido mantener un formato que nos da grandes posibilidades, como presentar una selección muy amplia de títulos y multiplicar el alcance de la difusión, rotas las limitaciones geográficas y horarias.

En este 2021 hemos elegido 21 películas para que desde el viernes 18 de junio podamos disfrutar de buen cine al tiempo que nos adentramos en la realidad de las personas obligadas a migrar forzosamente: las personas refugiadas.

Consulta aquí la programación completa del XIX Ciclo Refugiados en el Cine de Accem. 

Los clásicos

Hemos elegido por una parte cinco de ‘nuestros clásicos’: películas que expresan perfectamente el contenido de nuestro ciclo, punto de encuentro entre el cine y la sensibilización social. Un clásico moderno como “Mi hermosa lavandería”, de Stephen Frears, y con Daniel Day Lewis como protagonista; dos de las más destacadas creaciones cinematográficas con trasfondo social del siglo XXI como son “Persépolis” (Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud) e “Incendies” (Denis Villeneuve); y dos cineastas que son referencias en su mirada hacia las migraciones en su trabajo, como son el desaparecido director griego Theo Angelopoulos, presente en el ciclo con “El paso suspendido de la cigüeña”, y el cineasta alemán de origen turco Fatih Akin, de quien hemos escogido la película “Al otro lado”.

Conflictos que no cesan

Hablar de refugiados es hablar de conflictos que provocan el éxodo de miles de personas en busca de un lugar seguro. En nuestra selección de este año hemos querido fijarnos en la realidad que nos rodea, para elegir algunas películas que, desde diferentes lenguajes y propuestas narrativas, nos llevan a conocer un poco mejor las causas, los motivos, los contextos.

Algunos de estos conflictos nos acompañan por desgracia desde cuando alcanza a recordar nuestra memoria. Es el caso del conflicto árabe-israelí y también de la situación del pueblo saharaui en los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia). Para estos viejos, pero desgraciadamente vigentes, conflictos hemos intentado elegir enfoques originales, ángulos invisibles, propuestas novedosas. Es el caso, por ejemplo, de la original “Idol”, la última visita cinematográfica a su tierra de Hany Abu-Assad, director de “Paradise now” y “Omar”, o de “Hamada”, en la que desde el humor nos acercamos a la desesperante situación en la que se encuentra la juventud saharaui.

También nos acercamos a los contextos de los dos primeros países de origen en número de solicitantes de protección internacional en España: Venezuela y Colombia. Por vez primera hemos elegido un título, “El país roto”, con el que nos aproximamos a la aguda crisis política, institucional, social y económica venezolana que ha llevado a cientos de miles de sus ciudadanos/as a dejar su país en busca de seguridad y nuevas oportunidades. Con “Matar a Jesús”, obra de Laura Mora, entramos en la complicada realidad de la violencia en Colombia a través de un thriller, una película de acción que nos ayuda a conocer un poco mejor un país que arrastra también décadas de conflicto en distintas intensidades.

No hemos querido olvidarnos de Siria, que es todavía el primer país de origen de solicitantes de protección internacional a nivel europeo, cuando se han cumplido diez años del inicio de una guerra civil que ha provocado la muerte de casi 400.000 personas y el desplazamiento forzoso de más de 12 millones de personas entre refugiados y desplazados internos. En Refugiados en el Cine estará este año “Nacido en Siria”, la película documental de Hernán Zin que da voz a los refugiados sirios.

 

África y el efecto expulsión

En el año 2020, los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) señalan que al menos 95.000 personas ingresaron en territorio de la Unión Europea a través de su frontera sur, la mayoría de ellas por vía marítima desde el continente africano. En este gran movimiento migratorio confluyen personas refugiadas y migrantes que se ponen en ruta para dejar atrás situaciones insostenibles, en ocasiones motivadas por situaciones de violencia y persecución, y otras por la falta de expectativas de presente y futuro.

Para hablar de ese ‘efecto expulsión’ que obliga a la gente a huir, que fuerza a las personas a la migración, hemos incluido tres títulos en Refugiados en el Cine, y lo hemos hecho desde las voces de creadores de origen africano. Es el caso de “Querida Bamako” (Omer Oke), en la que conocemos los motivos que llevan a un joven de Burkina Faso a la emigración en busca de Europa; “Carta a mi hermana” (Habiba Djahnine), que nos lleva al primer asesinato de una militante feminista reconocido en Argelia; y “Difret” (Zeresenay Mehari), que nos lleva a Etiopía y a algunas de las formas de violencia que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo.

Refugiados en las series

Aprovechamos al máximo las posibilidades que nos ofrece FILMIN como plataforma de cine online. Esto incluye introducir series en nuestra programación de Refugiados en el Cine, algo que sería muy complicado de realizar en nuestro formato clásico de ciclo. Este año las series elegidas son, por una parte, “Laberinto de paz”, con la que nos trasladamos en el tiempo hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en una Europa devastada, con millones de desplazados y supervivientes intentando reconstruir sus vidas; y, por otra parte, “Los Durrell”, la propuesta posiblemente más refrescante y amable de toda nuestra programación de este año, la puesta en lenguaje cinematográfico de la célebre “Trilogía de Corfú” de Gerald Durrell, en la que se nos habla a fin de cuentas de las dificultades que una familia migrante, británica en este caso, debe afrontar en su llegada a una nueva tierra, la isla griega de Corfú, en busca de nuevos aires y una nueva etapa para sus vidas.

 

Para toda la familia

En los últimos años no han faltado en nuestra programación algunos títulos pensados especialmente para ver en familia. Queremos que Refugiados en el Cine también alcance a los más pequeños de la casa. En esta edición XIX repetimos con una serie mítica de animación como es “Marco”, con la que tantos acompañamos en su viaje migratorio a un menor migrante no acompañado como es Marco desde Italia tras los rastros de su madre, migrada a Argentina. Cerramos nuestra programación con “Binti, una youtuber sin fronteras”, galardonada como Mejor Película Infantil por la European Children’s Film Association y que servirá para que niños y niñas empiecen a acercarse a la realidad de las migraciones en Europa.

 

La reubicación de las personas refugiadas tras el incendio en Moria, una urgente necesidad

El incendio del campo de refugiados de Moria en la isla de Lesbos, en la madrugada del pasado 9 de septiembre, ha sacado a la luz pública la lamentablemente situación en la que se encontraban 12.500 personas que vivían en unas instalaciones con capacidad para solo 3.000.

Desde Accem no podemos dejar de recordar la urgente necesidad de que tanto la Unión Europea como sus Estados miembro asuman su responsabilidad y actúen con la solidaridad que requieren los principios de humanidad. Unos principios que parecen haber sido olvidados, especialmente tras lo ocurrido en Moria, a lo que se suma ahora el abandono en las cunetas, prácticamente sin agua, sin alimentos y sin atención médica, de personas que llegaron a Europa huyendo de situaciones de guerra y persecución en busca de asilo.

Ante la negativa del Gobierno español a formar parte de los países que trabajan en la reubicación de estas personas, nos hemos sumado a la petición realizada por la Coordinadora de ONGD, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado y Amnistía Internacional, en la que se insta al Gobierno a:

  • Aceptar la reubicación en España de manera urgente e inmediata de una parte de las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad en Lesbos, especialmente menores de edad migrantes no acompañados y familias con menores, que se han visto afectadas por el incendio en el campamento de Moria.
  • Adoptar una actitud proactiva en la UE para lograr la reubicación en condiciones dignas de la totalidad de las personas afectadas en el menor plazo de tiempo posible. Hay miles de vidas en juego.
  • Asumir de manera compartida entre los Estados miembros de la UE la responsabilidad de atención a las personas migrantes y refugiadas, respetando los tratados internacionales y el pleno respeto de los derechos humanos, en el marco del futuro Pacto de Migración y Refugio.

Presentación de la cuarta edición de la revista Altaveu

El proyecto “La nostra ciutat, el teu refugi” (Nuestra ciudad, tu refugio) celebró el pasado 12 de febrero la fiesta de presentación de la cuarta edición de la revista Altaveu y la nueva imagen de campaña de este proyecto desarrollado por Accem y CEAR con el apoyo y financiación del Ayuntamiento de Valencia.

Más allá de la presentación, la fiesta, que se celebró en el espacio cultural Sankofa, en el barrio de Patraix, fue un espacio de encuentro entre los/as vecinos/as de siempre y los nuevos/as que llegan, donde las personas asistentes disfrutaron del micro abierto, la comida, la compañía, y sobre todo, de un ambiente diverso, acogedor y emotivo. El evento contó con la asistencia de Maite Ibáñez, concejala de Cooperación al Desarrollo y Migración en el Ayuntamiento. Asimismo, se dieron a conocer los textos ganadores del III Concurso de Microrrelatos La Nostra Ciutat, el Teu Refugi.

Os invitamos a leer la revista digital, donde encontraréis artículos, testimonios, datos, entrevistas y experiencias compartidas con un enfoque en positivo, huyendo de la victimización del colectivo de personas refugiadas y solicitantes de asilo, y visibilizando su empoderamiento y resiliencia. Además, esta edición ha centrado el foco en aportar una perspectiva de género en todo el proceso dando espacio a voces femeninas y poniendo atención en la condición de género como motivo de asilo.

Por otra parte, se eligió el nuevo lema de campaña para el proyecto: “El refugi comença en tu”, un mensaje que apela a la responsabilidad y la acción de los y las habitantes de la ciudad para que todas las personas podamos disfrutar de los mismos derechos. Cualquiera tiene derecho a rehacer su vida tras haber sufrido un conflicto y para ello es necesario que las personas a su alrededor estén dispuestas a facilitarle el proceso de acogida e integración en la cotidianidad del barrio, ciudad o pueblo donde vive.

En 2019 se realizaron en la Oficina de Extranjería de Valencia un total de 5.548 peticiones de asilo, que suponen un aumento de más del 35,3 % respecto al año anterior, según los datos del Ministerio de Interior ofrecidos el 31 de diciembre de 2019. Aunque la gran mayoría de la gente ha oído hablar sobre las personas refugiadas todavía existe un gran desconocimiento sobre la situación de este colectivo. La falta de información genera mitos, prejuicios y una imagen estigmatizada que constituye el primer obstáculo en el procedimiento de inclusión y acogimiento, que afecta, por supuesto, a la integración de la persona y dificulta su propósito de rehacer su vida.

Los contenidos de la revista Altaveu buscan combatir esa visión sesgada y distorsionada dando voz a las personas solicitantes de asilo a través de artículos, testimonios, datos, entrevistas y experiencias compartidas con un enfoque en positivo, huyendo de la victimización y visibilizando su empoderamiento y resiliencia.

> Accede aquí al cuarto número de la revista Altaveu.