Entradas

Armonía y contrastes en la IV Acción Global Ciudadana de la Cañada Real

La Cañada Real acogió el pasado 5 de mayo, en sus sectores 4 y 6, un encuentro festivo en el que participaron alrededor de 800 personas que viven o trabajan en este barrio de Madrid. La jornada giró en torno a la convivencia ciudadana, desde la oportunidad que supone ser un territorio con gran diversidad cultural.

Con el lema “Yo Soy Cañada”, un total de 37 organizaciones, entre entidades sociales, entre ellas Accem, asociaciones culturales y asociaciones de vecinas/os de la Cañada Real, y más de 40 personas entre técnicas/os y voluntarias/os construyeron una jornada cuyos protagonistas han sido todos aquellos actores, tanto públicos como privados, que trabajan juntos/as en el proceso comunitario del barrio para favorecer la convivencia y la cohesión social.

La inauguración de la IV Acción Global Ciudadana de Cañada Real ha estado a cargo de Nacho Murgui, segundo teniente de alcalde y delegado de Cooperación Público-Social del Ayuntamiento de Madrid, que contó con la asistencia del equipo del Comisionado de Cañada Real de la Comunidad de Madrid, de Pedro Navarrete Tortosa, Comisionado de Cañada Real del Ayuntamiento de Madrid y de Araceli Gutiérrez, gestora territorial de la Obra Social “la Caixa”.

Este encuentro festivo se desarrolla en el marco del Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural que la Obra Social ”la Caixa” impulsa en 37 territorios del estado español. Durante esta primavera se están celebrando acciones como esta con un mismo objetivo: trabajar por la convivencia ciudadana. Con este proyecto se fomenta la convivencia y la cohesión social a partir de un trabajo colaborativo y sinérgico de la ciudadanía, los recursos técnicos profesionales y las administraciones.

La IV Acción Global Ciudadana se dedicó a “Armonía y Contrastes en Cañada Real: una convivencia intercultural desde la diversidad”, con diferentes propuestas de ocio y tiempo libre. La primera parte comenzó a las diez de la mañana en la Explanada del Culto del sector 6 con un ‘despertar saludable’ en el que más de 200 personas bailaron una coreografía dinamizada por la Asociación Las Alamedillas como parte de su proyecto “Comunícate bailando”. Por su parte, Semillas de Circo organizó talleres para niños y niñas y la Asociación Sonrisas dinamizó, con la participación de miembros de las diferentes fuerzas y cuerpos de seguridad y de emergencias, distintos espacios en los que se realizaron talleres de primeros auxilios, exhibiciones de rapaces y perros de rescate y una muestra de los vehículos de bomberos, Samur Protección Civil, Policía Nacional y del colectivo BACA-Moteros/as contra el maltrato infantil. Después, desde las 12:30 la fiesta continuó en la Asociación de Vecinas y Vecinos del sector 4, perteneciente al municipio de Rivas Vaciamadrid.

Este año, la Acción Global Ciudadana ha formado parte de la programación del Mes de la Diversidad del distrito de Vicálvaro, por lo que han colaborado diferentes agentes sociales del distrito así como una asociación vecinal. Para inaugurar la jornada, se celebró un concierto de rap del grupo de menores que participa en el Programa ConectaMad, en colaboración con la Fundación Voces; a continuación se desarrollaron diferentes propuestas lúdicas, como el Rincón de Tejedoras, dinamizado por la Asociación Vecinal Entretejiendo Vicálvaro; como la exposición de fotografías con el título “¿Cómo soñamos nuestro barrio?”, realizada desde los proyectos socioeducativos de Arquitectura Sin Fronteras y la Fundación Secretariado Gitano; talleres de cespinos (muñecos de tierra y semillas de césped) y bolas Fukuoka (bolas de semillas) o la elaboración del mural “Sumando culturas”. Para cerrar la jornada se realizó la misma coreografía colectiva que al inicio de la Acción Global Ciudadana.

> ¿Quieres saber más sobre el proceso comunitario que construimos en la Cañada Real? Pincha aquí.

La Acción Global Ciudadana fue una jornada de fiesta y ocio compartido muy divertida y emotiva en la que se puso en valor, una vez más, la importancia y eficacia del trabajo en sinergia entre los tres protagonistas del proceso comunitario para seguir construyendo barrio, siendo muy relevante la alta participación por parte de la ciudadanía y la gran riqueza cultural que hace de Cañada Real un barrio con mucho potencial para lograr la convivencia ciudadana y cohesión social.

Este encuentro forma parte del proceso comunitario que se está impulsando en el barrio con la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid, el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, el Equipo de Intervención Comunitaria Intercultural, con la participación de Accem y de la Fundación Secretariado Gitano, y la Obra Social “la Caixa”. La iniciativa ha logrado implicar a vecinos y vecinas, a distintos profesionales y a los representantes políticos que viven y trabajan en la Cañada Real. Se trata de una muestra de la consolidación del proceso comunitario puesto en marcha en este territorio desde julio de 2014.

Marcha en Madrid por el derecho a un hogar, por el derecho a una vivienda digna

En la mañana de este jueves 23 de noviembre se ha celebrado en Madrid una marcha para insistir en el derecho a una vivienda digna para todas las personas, en el derecho a un hogar.

Accem ha participado en esta acción en la que se buscaba dar visibilidad a las personas sin hogar e insistir en que estamos ante una cuestión de derechos fundamentales.

Con el lema “Somos personas, tenemos derechos, nadie sin hogar” y con motivo de la conmemoración del Día de las Personas Sin Hogar (26 de noviembre), la marcha ha transcurrido entre la Puerta del Sol y la Plaza de Isabel II (Ópera). Se trata de una iniciativa de Cáritas a la que Accem se ha unido junto a otras muchas organizaciones.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) apuntan a que 23.000 personas viven (o sobreviven) sin hogar en España. Las entidades sociales estiman que esta cifra puede elevarse a 40.000.

Durante el recorrido de la manifestación, Alfonso, que se encuentra acogido actualmente por el programa de Accem de “Centros de día y acogida para personas sin hogar” y que avanza cada día en su proceso de reintegración social, apuntaba a uno de los principales escollos en el camino: el trabajo.

La remontada es difícil cuando el mercado de trabajo es tan cambiante, tan precario y tan exigente, “cuando cada vez las máquinas sustituyen a más trabajadores”, “cuando cada vez te exigen más cursos para hacer cualquier cosa y esos cursos cuestan dinero, un dinero que no tienes”.

Circulaba un manifiesto surgido de las propias personas sin hogar, reunidas en asambleas en los centros de día de Cáritas. Pincha aquí para acceder al comunicado. >>

Previamente, en un desayuno con la prensa organizado en la Librería San Pablo por Cáritas y FACIAM, dos personas han compartido su experiencia personal, con la intención de poner rostro y voz a esta realidad.

Victoria llegó de Perú en busca de una mejora en sus condiciones de vida. Pero la experiencia migratoria no fue como había planeado. “Se me rompieron varias cosas”, ha compartido. Esta mujer, que hoy tiene 55 años, con titulación en educación infantil y estudios universitarios en dirección y administración de empresas, se vio de pronto en una situación en la que no tenía un techo donde vivir y el mercado de trabajo era inaccesible para ella.

Daniel, por su parte, un joven que también cruzó el Atlántico para instalarse en España escapando de una situación económica muy mala, ha expresado el miedo que se siente en la calle, la distancia que se establece entre las personas que se encuentran en una situación de calle y las que pasan cada día junto a ellas, y las miran, pero no quieren acercarse demasiado.

“Creen que somos peligrosos, que somos toxicómanos, cuando yo la droga no la vi en la vida”, ha contado, haciendo referencia a los estigmas, a los tópicos, a los estereotipos que también castigan a las personas sin hogar.

Daniel, cuando le preguntaron qué pedía, que era lo más prioritario para él, no tenía dudas. Lo primero, un hogar, al que poder llegar cada día, desde el que organizar su vida, con sus horarios y su autonomía.

Desde Accem nos sumamos a esta movilización por el Día de las Personas Sin Hogar y a este mensaje: estamos ante una cuestión de derechos. Y los derechos deben ser universales.