Entradas

Discriminación racial y étnica en el acceso a una vivienda

“A inmigrantes no alquilamos”, “a esa gente no la queremos”, “extranjeros no”… y negativas de este tipo se escuchan a diario por personas inmigrantes y solicitantes y/o beneficiarios/as de protección internacional, cuando pretenden alquilar una vivienda o, en el mejor de los casos, se les piden requisitos contrarios a derecho, como solicitud de fianzas de cuatro meses o incluso anuales.

Sevilla, sede territorial de Accem en Andalucía, desde donde se desarrolla también el Programa de Asistencia a Víctimas de Discriminación por Origen Racial o Étnico, es una de las ciudades de España con más plazas de acogida temporal en la red estatal habilitada en materia de asilo y refugio.

La situación de mayor vulnerabilidad en la que se encuentran las personas refugiadas está siendo aprovechada por propietarios- arrendadores e inmobiliarias- para beneficiarse y alquilar en unas condiciones precarias con precios muy elevados, vulnerando el principio constitucional de igualdad de trato y no discriminación del artículo 14 de la Constitución Española (CE), informador de todo el ordenamiento jurídico vigente.

Del racismo a la diversidad como negocio

No se trata de una situación particular ni de casos puntuales sino de una denuncia que hemos lanzado en multitud de ocasiones.

El pasado año, diferentes organizaciones del tercer sector, entre ellas Accem, nos reunimos con el Defensor del Pueblo Andaluz para denunciar lo que estaba ocurriendo. Un año después, después de conocer los datos sobre la pobreza de la EAPN-A en Sevilla, corroborados por nuestra propia experiencia cotidiana, la situación descrita y denunciada lejos de mejorar… va cada vez peor. El fenómeno de la burbuja turística que azota a otras capitales como Madrid y Barcelona se está acrecentando en Sevilla. Esto ha hecho que las personas busquen vivienda fuera del centro de la ciudad, así como que los precios de los alquileres suban de forma desorbitada, perjudicando en mayor medida a las personas en situación de vulnerabilidad por su condición de inmigrantes y/o refugiados/as.

A ello le sumamos el conocimiento que tanto propietarios particulares como inmobiliarias tienen sobre las ayudas económicas para personas solicitantes de protección internacional. Así, familias sirias refugiadas de cinco o seis miembros están pagando entre 600 y 720 euros al mes de alquiler en zonas muy humildes de la capital andaluza como Los Pajaritos o La Candelaria, donde el alquiler habitual no supera los 400 €.

Se están lucrando empresas e inmobiliarias a costa de colectivos como las personas refugiadas. Tenemos conocimiento de la compra por parte de empresas de bloques enteros de pisos en estas zonas más humildes de la ciudad. Suben los precios de manera desorbitada al ver la demanda y/o excluyen a determinadas nacionalidades (sobre todo a marroquíes o subsaharianos). Hemos constatado que dicen un precio cuando llamamos como ONG y otro diferente cuando nos hacemos pasar por personas particulares, modificando precios y condiciones contractuales del arrendamiento demandado.

La reflexión desde nuestro equipo en Sevilla es clara: estamos creando guetos, zonas de exclusión social, en función del origen, nacionalidad o condición de vulnerabilidad, como en Italia o en Francia. Esta constatación es diametralmente contraria a nuestra política pionera de integración con dispositivos de acogida en barrios normalizados, orientada a generar convivencia social pacífica y ciudadanía inclusiva.

Por todo ello, conviene tener muy presente que tales comportamientos descritos, realizados por propietarios -particulares y/o empresas y portales inmobiliarios-, son cotidianos y, hasta la fecha, exentos de sanción alguna, cuando es notorio su ilicitud.

Vulneración del principio de igualdad de trato y no discriminación

El hecho de aludir al origen de los ocupantes (las personas inmigrantes/refugiadas) como si constituyeran una categoría diferente de inquilinos, como causa de exclusión, unida a las graves dificultades de arrendamiento efectivo de una vivienda y a las modificaciones y abusos contractuales en el caso de poder alquilar, es constitutivo de infracción por vulneración del principio informador del ordenamiento jurídico español contenido en el artículo 14 de la CE, Igualdad de Trato y No discriminación, y de los propios principios rectores de la propia norma aplicable (LAU) sobre el derecho de obligaciones (contratos) vigente en el Código Civil vigente.

Aún más, las inmobiliarias, como prestadoras de servicios públicos, no pueden no alquilar un piso a inmigrantes por ser inmigrantes y/ o abusar en las condiciones contractuales del arrendamiento porque podrían incurrir en un delito de odio, tipificado en el art 512 del Código Penal vigente (de los delitos cometidos con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizadas por la Constitución) cuyo tenor literal es rotundo:

“Los que en el ejercicio de sus actividades profesionales o empresariales denegaren a una persona una prestación a la que tenga derecho por razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual, situación familiar, por razones de género, enfermedad o discapacidad, incurrirán en la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio, industria o comercio e inhabilitación especial para profesión u oficio educativos, en el ámbito docente, deportivo y de tiempo libre por un periodo de uno a cuatro años”.

Toda inmobiliaria, en tanto agente privado o particular prestador de un servicio público no puede negar o excluir con condiciones leoninas contrarias a derecho, el alquiler a una persona por su origen, nacionalidad o pertenencia a grupo étnico.

Es necesario seguir dando voz, denuncia y visibilidad a hechos discriminatorios tan graves que afectan a un derecho básico como es el acceso a una vivienda en alquiler para colectivos vulnerables, por razón de su origen racial o étnico o nacionalidad. Por ello, reivindicamos una vez más, la pertinencia de la promulgación de la Ley Orgánica en materia de Igualdad de Trato y No Discriminación que posibilite, entre cuestiones de mayor calado social, la sanción de conductas atentatorias contra derechos fundamentales de las personas en situaciones de abuso y exclusión descritas.

Desde Accem creemos fundamental la aprobación de esta ley, como desarrollo del contenido del artículo 14 de la Constitución (prohibición de motivos discriminatorios), cumpliendo el mandato constitucional, contenido en su artículo 9.2, de la obligación de los poderes públicos de remover los obstáculos y promover las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva, como elemento esencial de la dignidad de la persona , como avance hacia la consecución de una democracia plena en una sociedad diversa y plural como la nuestra (art.10).

Actividad de sensibilización sobre discriminación en Asturias con profesionales de la intervención

El 7 de noviembre de 2019 en la Facultad de Formación del Profesorado y Educación de la Universidad de Oviedo tuvo lugar la actividad de sensibilización con profesionales “Libres de discriminación: intervención socio-educativa en igualdad de trato”, actividad enmarcada dentro del Programa de Asistencia a Víctimas de Discriminación por Origen racial o Étnico de Accem, en la que participaron doce personas, alumnado del Máster Universitario de Intervención e Investigación Socioeducativa.

A lo largo de la actividad, consistente en una sesión de dos horas de duración, las personas asistentes reflexionaron sobre las diversas formas de discriminación a las que están expuestas las personas inmigrantes y solicitantes de protección internacional en nuestro país.

La finalidad del taller impartido era facilitar herramientas y recursos para la detección de situaciones y/o hechos constitutivos de discriminación y desigualdad de trato por origen racial o étnico, dotando a los participantes de conocimientos teóricos y prácticos para trabajar tanto en prevención como en atención y asistencia a las potenciales víctimas de discriminación racial o étnica.

En el futuro, como profesionales de la intervención social que serán, podrán desempeñar diversas funciones relacionadas con la atención y apoyo a colectivos vulnerables, la atención a la diversidad o la intervención con grupos y comunidades, entre otras. En este sentido, la sensibilización y capacitación de este colectivo en temas vinculados a la igualdad y a la no discriminación podrá ser de especial utilidad y relevancia para su práctica profesional venidera.

Esta sesión formativa sirvió para tomar conciencia acerca de las diversas formas de discriminación e intolerancia a las que están expuestas las personas inmigrantes y refugiadas en nuestro país y para dar a conocer experiencias de intervención social que se están llevando a cabo para la atención a las víctimas.

Buenas prácticas de sensibilización intercultural en el ámbito de la escuela

Desde Accem impulsamos día a día la participación de las familias migrantes en la comunidad educativa, así como apoyamos el proceso de integración en la escuela de sus hijos e hijas.

Estos objetivos toman forma concreta en el proyecto de “Sensibilización intercultural y participación de familias migrantes en la escuela”, que llevamos a cabo desde el año 2007 en Asturias y Galicia. Con este proyecto promovemos la implicación de padres y madres en la vida de la escuela y, de este modo, contribuimos a favorecer la cohesión social desde la mirada de la educación intercultural, contando con los distintos agentes activos en el centro educativo.

Para compartir nuestra experiencia participamos el pasado 27 de noviembre en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en el taller de “Buenas prácticas en sensibilización intercultural y educación”, promovido por IntegraSchool, iniciativa que implementa la Fundación de Agricultores Solidarios.

Nuestro trabajo en este ámbito parte de favorecer el conocimiento por parte de las familias de origen migrante del sistema educativo en España, tarea que no se limita a la trasmisión de información, sino que requiere acciones de mediación directa entre la comunidad escolar y las familias, labores de traducción e intermediación, así como de apoyo en la gestión de diferentes tipos de becas y ayudas a la educación. Asimismo, se articulan espacios de encuentro, participación y reflexión para las familias migrantes en torno a distintas cuestiones con el objetivo de reforzar esa vinculación con la comunidad escolar y con el proceso educativo de sus hijos e hijas.

Por otra parte, y desde el convencimiento de que solo el conocimiento del otro puede evitar el prejuicio, se realizan charlas sobre la cultura de origen que preparan las familias participantes. Esta acción favorece la construcción de relaciones personales y el conocimiento mutuo; ayuda a empoderar al alumnado de origen extranjero, normalizando la diversidad cultural en la escuela e implica a toda la comunidad educativa en el fomento de actitudes de respeto y valoración hacia las familias migrantes y hacia sus aportaciones culturales.

I Premios DIVEM – Accem premia a siete empresas por su gestión de la diversidad cultural

Siete empresas han sido reconocidas este jueves como Empresas Socialmente Responsables en la primera edición de los Premios DIVEM de Accem, que reconocen las iniciativas que ponen en valor el aporte económico y social que genera la diversidad cultural en el ámbito empresarial.

Más de 60 empresas de toda España habían presentado su candidatura. Alimerka, Epyme, Nueva Pescanova, Tiebel Cooperativa, Coca Cola, Huete & Co y Endesa fueron finalmente las siete compañías reconocidas en las distintas categorías previstas en los I Premios DIVEM.

Al acto, que tuvo lugar en la Sala de las Columnas del Palacio de Congresos de Gijón, acudieron representantes tanto de las empresas galardonadas como de entidades relacionadas con el mundo empresarial, político, social y con la responsabilidad social corporativa. La gala de entrega de los premios fue inaugurada por Enrique Barbero, subdirector general de Accem; Montserrat Martínez, presidenta de la asociación asturiana de empresarios y empresarias ASTURmanager; y Álvaro Alonso, secretario general y director de la Actividad Ferial y Congresual de la Cámara Oficial de Comercio de Gijón. Todos ellos coincidieron en la importancia de la alianza entre la empresa y el tercer sector y de la puesta en valor la gestión de la diversidad cultural en el ámbito empresarial, situándola al mismo nivel que la gestión de otras diversidades en España.

María Tejada, responsable del Área de Campañas y Comunicación de Accem, agradeció la implicación de las más de 200 empresas de toda España que participan junto a la ONG, a través del proyecto DIVEM, en el que se enmarcan estos premios, apostando “por medidas internas que les permitan generar valor y favorecer la construcción de una sociedad más igualitaria”.

Siete empresas premiadas en cuatro categorías

Los dos premios en la categoría de mejor trayectoria de empresa, en las secciones de gran empresa y pyme respectivamente, recayeron en la asturiana Alimerka y la andaluza Epyme. En esta categoría se premiaba a las compañías con una implicación real y duradera en políticas de gestión de la diversidad cultural. Ambas organizaciones favorecen el acceso y la capacitación de colectivos culturalmente diversos y han implementado medidas reales dentro de sus compañías que facilitan la igualdad de trato y no discriminación.

Nueva Pescanova, de Galicia, y Tiebel Cooperativa, de Zaragoza, fueron las ganadoras de los premios a la mejor práctica de impacto social. Las dos empresas han sido destacadas por difundir, a través de su de marca, una imagen positiva de diferentes culturas con un enfoque empoderado y transformador.

En la categoría de la experiencia más innovadora se premiaron iniciativas de impacto y con carácter transformador que, con un enfoque novedoso, están consiguiendo favorecer una buena gestión de la diversidad cultural. Coca-Cola obtuvo este reconocimiento por ser una de las pocas empresas que tratan la gestión de la diversidad cultural al mismo nivel que otras diversidades, desarrollando planes específicos de capacitación para sus empleados. En la sección de pymes, la consultora madrileña Huete&Co fue premiada por sensibilizar a sus socios y equipo sobre la realidad de las personas migrantes y refugiadas a través del estudio “El viaje a la esperanza”, elaborado con sus propios recursos y con la colaboración de diferentes entidades sociales.

Finalmente, el Premio Mujeres Diversas recayó en Endesa, empresa que ha apostado por la igualdad en el acceso a la educación de niños y niñas, fomentando en estas últimas su interés por carreras de ciencia y tecnología y desmontando, a su vez, estereotipos de género. El jurado destacó el trabajo real desarrollado en favor de la igualdad de oportunidades, incidiendo directamente en la educación más temprana.

La clausura del evento contó con la intervención de Natalia González, concejala de Bienestar Social y Derechos del Ayuntamiento de Gijón, quien recalcó que “es fundamental poner ejemplos reales de empresas que lo están haciendo bien”. Por su parte, Javier Mahía, responsable de Accem en Asturias, reivindicó al cierre que “la gestión de la diferencia desde un modelo inclusivo hacen una sociedad digna”.

Día de la Tolerancia – Accem reafirma su compromiso con una sociedad diversa e inclusiva

Con motivo del Día Internacional para la Tolerancia, que se celebra cada 16 de noviembre, desde Accem queremos reafirmar nuestro compromiso con una sociedad diversa e inclusiva como herramienta de transformación social.

El 12 de diciembre de 1996 fue proclamado, por la Asamblea General de las Naciones Unidas y por iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el 16 de noviembre como Día Internacional para la Tolerancia. En la Declaración de Principios se afirma que “la tolerancia no es indulgencia o indiferencia, es el respeto y el reconocimiento de los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los otros”.

En Accem compartimos los valores y principios motores de la Declaración, como organización en defensa de la igualdad de derechos, deberes y oportunidades para todas las personas, con independencia del origen, género, origen nacional o étnico, orientación e identidad sexual, religión, opinión o grupo social.

La intolerancia conlleva formas de exclusión social y política, marginación de personas y/o grupos vulnerables, odio a todo lo diverso y discriminación. Por ello, y a pesar del tiempo transcurrido desde el origen declarativo, sigue siendo oportuno y necesario promover acciones positivas para garantizar la seguridad jurídica, la Igualdad de trato y no discriminación en derechos y oportunidades de los individuos y grupos socialmente vulnerables, como son la población refugiada y las personas inmigrantes.

Palabras y expresiones como xenofobia, discriminación, discurso de odio, agresión racista, expulsión inmigrantes… aparecen con frecuencia en los titulares de los medios de comunicación escritos y orales. Hemos escuchado de determinados partidos políticos, con ocasión de las sucesivas campañas electorales habidas en nuestro país recientemente, la intensificación de la intolerancia, la atribución de culpas y responsabilidades a las personas migrantes y refugiadas, a quienes se utiliza como chivo expiatorio de los distintos problemas y conflictos sociales. En definitiva, hemos asistido a cómo se fomenta un discurso de odio, xenófobo y discriminatorio, contrario al respeto de la diversidad social de nuestro país.

Desde Accem queremos decir que en ningún caso puede utilizarse tal argumentario para justificar el quebrantamiento y vulneración de los valores fundamentales que sustentan los derechos humanos, las libertades, el pluralismo político, la democracia y el estado de derecho. La tolerancia han de practicarla las personas, los grupos sociales y políticos y los estados.

La intolerancia constituye una amenaza real ante los ODS 

El XIV Encuentro Estatal de Accem tuvo este año como hilo conductor los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para transformar nuestro mundo: la Agenda 2030. La convivencia y promoción de los ODS, cuya meta es conseguir que la puesta en práctica de la Agenda para el Desarrollo afiance valores y principios universales como la solidaridad mundial, la inclusión social, la lucha contra la discriminación y la intolerancia, la igualdad de género, el fin de la pobreza, etc., constituye un eje fundamental de actuación presente y futura para quienes formamos parte de la entidad.

Desde Accem levantamos la voz contra cualquier forma de discriminación, difundimos y fomentamos la participación activa de la diversidad social, cultural, lingüística y étnica, y seguiremos contribuyendo a propiciar alianzas inclusivas a nivel local, regional y nacional entre los gobiernos y la sociedad civil responsable. Sigamos fortaleciendo los avances hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Finaliza en Ávila el II Campus Deportivo Intercultural

Durante el mes de octubre que acaba de finalizar hemos celebrado en Ávila el II Campus Deportivo Intercultural, una iniciativa con la que se ha generado un espacio de encuentro para jóvenes de distintos orígenes y nacionalidades, con el objetivo de favorecer el conocimiento mutuo y el respeto hacia la diversidad cultural a través del deporte.

Alrededor de 60 personas, de edades comprendidas entre los 7 y los 35 años, y procedentes de Marruecos, Argelia, Guinea Conakry, Mali, Perú, Colombia, Cuba y España, han participado en el Campus, que se ha centrado en esta ocasión en tres deportes: voleibol, tenis de mesa y béisbol. La organización ha sido compartida con el Club Deportivo Juan Marichal de la Asociación de Dominicanos de Ávila y la Asociación Casa Social Católica.

El Campus Deportivo Intercultural, que se ha celebrado en las pistas del Polideportivo de San Antonio de la Zona Norte y la Ciudad Deportiva de la Zona Sur de Ávila, ha servido para compartir tardes de deporte y para aprender las distintas formas de practicar estas modalidades deportivas en los distintos países de origen de los/as participantes.

Esta iniciativa se ha desarrollado en el marco del programa “+Barrio” que desde Accem llevamos a cabo en los barrios de la Zona Norte y Sur de Ávila, cofinanciado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y el Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI).

 

Mujeres subrayan en Ávila la importancia de un ocio que refleje la diversidad cultural

Desde el programa +Barrio, que Accem desarrolla en Ávila, se han puesto en marcha espacios de reflexión, expresión y participación, donde mujeres de diferentes nacionalidades pueden compartir intereses personales, artísticos, sociales, educativos, etc., facilitando una relación activa de construcción de redes.

Hasta un total de 17 mujeres procedentes de Colombia, El Salvador, Nicaragua, Venezuela, Honduras, España y Ucrania, se dieron cita el pasado 6 de agosto en un encuentro al aire libre realizado en el Parque Río Chico de la Zona Sur de la ciudad. En este encuentro se compartieron experiencias, conocimientos y opiniones sobre las distintas alternativas y espacios de ocio que ofrece la ciudad; las asistentes pusieron de manifiesto la necesidad de que exista una oferta de actividades que refleje la diversidad cultural y que impulse una verdadera convivencia intercultural en los barrios; destacaron igualmente la importancia de que existan iniciativas culturales de carácter gratuito que faciliten el acceso y participación de toda la población.

Para este encuentro se contó con la implicación de la presidenta de la Asociación Sociocultural Baraka y con varias mujeres de la junta directiva de la Asociación de Dominicanos de Ávila, que recalcaron la importancia de actividades de ocio educativo y cultural como recurso para la inclusión de personas migrantes. El diálogo intercultural se disfrutó acompañado de un almuerzo salpicado de diversidad.

Esta acción se ha desarrollado en el marco del programa +Barrio, cofinanciado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y por el Fondo de Asilo, Migración e Integración.

> Conoce todo el trabajo que realizamos para construir una sociedad diversa.

El reto de construir una sociedad diversa e inclusiva llega a los cursos de verano de la UIMP

Entre los días 17 y 21 de junio Accem participó en el Curso de Verano “Construyendo el presente, diseñando el futuro: políticas públicas para una sociedad igualitaria”, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander y patrocinado por la Dirección General de Igualdad de Trato y No Discriminación del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

La responsable del programa de Accem de “Asistencia a víctimas de discriminación racial o étnica”, Esther Peña, y Alejandro Moreno, técnico del programa, acudieron a una cita formativa que tenía como objetivo principal reflexionar y debatir sobre los retos a los que se enfrenta una sociedad cada vez más diversa, así como sobre el modelo de una ciudadanía inclusiva en un estado democrático y de derecho, respetuoso con los derechos fundamentales de las personas.

El curso de la UIMP fue inaugurado por la vicepresidenta del gobierno de España y ministra en funciones de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, que destacó que “por más que algunos se resistan, no hay otro horizonte de evolución de lo humano y de la humanidad que la lucha por la diversidad en la igualdad para la realización de la libertad individual y de las libertades colectivas: esta es la cuestión mollar de todo modelo de convivencia en democracia, que continúa en lucha en cualquier lugar del mundo”. Además, Calvo llamó a “reflexionar sobre las políticas de igualdad en las democracias, las que la plantean de manera inclusiva, para asumir nuestra inmensa diversidad en la construcción de nuestras libertades”.

Compromiso para aprobar la Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación como primera ley de la legislatura

Las políticas de Igualdad son el verdadero elemento constitutivo de la democracia. Por ello, la vicepresidenta del gobierno se comprometió públicamente, tras dos intentos fallidos, a promulgar como primera Ley de la nueva legislatura, la Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación.

La diversidad de nuestra sociedad se caracteriza, entre otras cosas, por los diferentes orígenes étnicos o raciales; la diversidad de las religiones que se profesan; las distintas capacidades de las personas o las varias formas de las relaciones personales y afectivas. Desde esta premisa de diversidad, y partiendo de una reflexión conjunta sobre el concepto transversal de la igualdad, se revisó el marco jurídico con el que se cuenta en la actualidad, en el futuro más próximo y las entidades que, como Accem, trabajamos en favor de la preservación de esta pluralidad.

Durante estos días se analizaron diferentes iniciativas que afectan al ámbito laboral, entendiendo que el empleo, en nuestra sociedad actual, es quizá el mayor espacio de integración que existe, y que la igualdad de oportunidades en este campo favorecerá la competitividad de las empresas que cuentan con una variada diversidad en quienes la componen. Se estudió también cómo afecta e influye el discurso y relato de los medios de comunicación ante determinados hechos, abordando la realidad desde diferentes enfoques y prestando especial atención al impacto que tienen estos en materia de sensibilización sobre la diversidad. Suscitó un debate rico en ideas y contenidos el papel de los organismos de igualdad, independientes y cercanos a la ciudadanía diversa, en tanto que garantes del cumplimiento y aplicación de la igualdad de trato y no discriminación.

Para analizar y profundizar en estos asuntos intervinieron, entre otras personalidades, además, Michael O’Flaherty, director de la European Union Agency for the Fundamental Rights (FRA); Renato Zerbini Ribeiro Leão, presidente del Comité de Derechos, Económicos Sociales y Culturales de Naciones Unidas; Ignacio Sola, director general para la Igualdad de Trato y Diversidad; Soledad Murillo de la Vega, secretaria de estado de Igualdad; Petr Polak, jefe de la División de Igualdad de EQUINET; Angeles Solanes, presidenta del Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial; Francisco Fonseca Morillo, jefe de la Representación de la Comisión Europea en España; María Dolores López, comisionada de Inmigración, Interculturalidad y Diversidad del Ayuntamiento de Barcelona; Fernando Rey, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid; y Javier de Lucas, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Valencia.

Además, se contó con el director general de Servimedia, José Manuel González Huesa; la subdirectora general para la Igualdad de Trato y No Discriminación, Bárbara Butragueño; la periodista Francine Gálvez; el coordinador de comunicación del Instituto de Cultura Gitana, Joaquín López; y la directora de Desarrollo Internacional de Atresmedia, Isabel Duran. En el curso también intervinieron Marta Fernández, fundadora y CEO de Lesworking; Martín Blanco, delegado del CERMI Estatal para los Derechos Humanos y la Convención de la ONU de la Discapacidad; Uge Sangil, presidenta de la FELGTB; y Esther Mamadou, directora ejecutiva de la Red Europea de Afrodescendientes.

En suma, el curso constituyó un espacio de reflexión y análisis donde tanto los/as ponentes como los/as participantes asumieron la existencia de un porcentaje significativo de población que sigue sufriendo discriminación, desigualdad y exclusión social por diferentes motivos (origen, orientación sexual, religión, género, discapacidad…. ) y por ello, la necesidad de habilitar políticas públicas e iniciativas inclusivas que garanticen los derechos de la ciudadanía diversa, permitiendo pensar en un futuro con una sociedad más cohesionada e igualitaria.

La Plataforma por la Gestión Policial de la Diversidad inicia en Madrid una ronda de contactos

Nota de prensa de la Plataforma por la Gestión Policial de la Diversidad, de la que Accem forma parte, sobre el inicio de una ronda de contactos institucionales en Madrid para impulsar la defensa de los derechos humanos y de la diversidad en los ámbitos municipales.

Los derechos humanos deben estar en el centro de la agenda política en Madrid

Después de la celebración de las elecciones municipales y de la conformación de los nuevos consistorios se inaugura una nueva legislatura en la que la participación de la sociedad civil organizada tiene un papel protagonista. En este contexto, la Plataforma por la Gestión Policial de la Diversidad ha decidido iniciar una amplia ronda de encuentros con el nuevo gobierno municipal y con los grupos políticos del Ayuntamiento de Madrid.

Dicha plataforma, que agrupa a diversas entidades sociales, entre ellas Accem, y organizaciones policiales, pretende impulsar durante esta legislatura un firme compromiso político con la defensa de la diversidad y los derechos humanos en los ámbitos municipales, empezando por Madrid. Para ello, mantendrá reuniones con el gobierno encabezado por el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, así como con los partidos políticos que tienen representación en el pleno del consistorio madrileño. El objetivo es conseguir que las políticas públicas respeten, protejan y hagan efectivos los derechos humanos de toda la ciudadanía, incorporando la igualdad y la diversidad como pieza central de la acción de gobierno en la ciudad de Madrid.

Entre las propuestas que la Plataforma trasladará en estas reuniones se encuentran el fortalecimiento y la consolidación de la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal de Madrid, la mejora del Proyecto Identificación Policial Eficaz (PIPE) y el desarrollo del Plan Estratégico de Derechos Humanos del Ayuntamiento de Madrid.

La Plataforma por la Gestión Policial de la Diversidad nació a mediados de 2010, como un espacio de encuentro entre representantes de la sociedad diversa y los servicios policiales, para impulsar y promover cambios en dichos servicios que mejoren sus procedimientos de actuación y garanticen a la sociedad diversa, especialmente a los colectivos minoritarios más vulnerables, un trato policial igualitario.

Esta plataforma está integrada hoy por un total de once organizaciones: Unijepol, Fundación Secretariado Gitano, RAIS, Red Acoge, Movimiento contra la Intolerancia, Plena Inclusión España, Fundación Cepaim, GayLesPol, FELGTB, Movimiento por la Paz y Accem. Además, dos entidades participan como observadoras: Amnistía Internacional y Open Society Foundations.

Represalias a las familias que denunciaron discriminación en el comedor escolar

Trabajar para erradicar la discriminación no siempre es sinónimo de conseguir éxitos inmediatos. En esta ocasión vamos a contaros cómo se han sucedido los acontecimientos en un caso de discriminación religiosa en un colegio público de Madrid del que ya os hablamos antes aquí y cómo las represalias sufridas por las familias que se atrevieron a alzar la voz han terminado por disuadirlas de seguir adelante con su reclamación.

En 2018, y a través del programa de “Asistencia a víctimas de discriminación racial o étnica” de Accem, detectamos cómo varias familias de religión musulmana se habían encontrado con la negativa del centro educativo a contar con un menú alternativo en el comedor escolar, que fuese compatible con sus creencias religiosas.

Después de varias acciones infructuosas de interlocución con la Dirección del centro educativo, así como con el responsable del AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos/as), desde Accem pusimos formalmente en conocimiento del Consejo Escolar, órgano de gobierno del centro educativo, el incidente indiciariamente discriminatorio (advertido en octubre de 2018).

Meses después, transcurrido un tiempo prudencial para acometer cambios y tomar decisiones encaminadas a corregir esta actuación de cariz discriminatorio, constatamos dos conclusiones: por una parte, la Dirección del centro educativo no ha considerado necesario incluir este tema en el orden del día de los dos Consejos Escolares celebrados en este tiempo; por otra parte, la AMPA no se ha pronunciado al respecto. Silencio oficial absoluto.

A día de hoy la realidad es clara: las familias musulmanas de este centro educativo siguen sin la posibilidad de recibir un menú alternativo en el comedor del colegio que sea compatible con sus convicciones religiosas.

Y lo más grave no es esto, sino las represalias que están sufriendo las familias que protestaron por su situación. Las dos familias que han liderado esta reivindicación de derechos han recibido comentarios en los que se les invita a abandonar el centro educativo en el próximo curso, teniendo que escuchar frases como “si no estáis a gusto, iros de este centro”. Las familias denuncian que uno de sus hijos –estudiante de Primaria- ha sido ridiculizado delante de otros menores por no comer cerdo y ha sido acusado de “mentiroso”. Otra de las familias, que contaba con un papel relevante y participativo en la vida escolar del centro, ha pasado a ser excluida de actividades, festivales, excursiones o de su papel de intermediación con otras familias musulmanas.

Hechos como estos han llevado a que ambas familias, que a finales del pasado año abogaban por reivindicar el reconocimiento a su derecho a la diversidad alimentaria, han decidido este año, y debido a estas represalias, no continuar con el proceso iniciado en reclamación de su derecho constitucional.

En este punto nos gustaría reflejar la definición de represalia, como “cualquier trato adverso o consecuencia negativa que pueda sufrir una persona por intervenir, participar o colaborar en un procedimiento administrativo o proceso judicial destinado a impedir o hacer cesar una situación discriminatoria, o por haber presentado una queja, reclamación, denuncia, demanda o recurso de cualquier tipo con el mismo objeto”.

Una voluntad de integración que brilla por su ausencia

El reconocimiento de la diversidad en el ámbito alimentario y del derecho a una alimentación acorde con las convicciones religiosas constituye la aplicación ineludible por parte de los centros educativos del mandato y garantía constitucional (artículo 16 que consagra la libertad ideológica, religiosa y de culto y artículo 14 de igualdad ante la ley y no discriminación). Nuestro ordenamiento jurídico reconoce el principio del pluralismo y la diversidad como hechos positivos y reconocidos.

El respeto a la diversidad es una obligación para todas las instituciones del Estado y, en este caso, para las Comunidades Autónomas, competentes en materia educativa, que no pueden abstraerse en la reglamentación adoptada de los principios y derechos reconocidos en la Constitución, como el citado artículo 14 que establece que no puede prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Además, la finalidad de promover actitudes de integración y de conciliar la labor educativa con la vida familiar está contenida en la Orden 4212/2006, de 26 de julio, por la que se modifica la Orden 917/2002, de 14 de marzo, Reguladora de los comedores escolares en los centros docentes públicos no universitarios de la Comunidad de Madrid. Esta voluntad de integración, convivencia y reconocimiento de la diversidad brilla por su notoria ausencia en el comedor de este centro escolar de Madrid.