Entradas

Niños y niñas, las víctimas invisibles de la trata de seres humanos

Con ocasión del Día Mundial contra la Trata de Personas, que se conmemora este 30 de julio, queremos centrar la atención en los casos de trata de niños y niñas, por tratarse de situaciones invisibilizadas y cuyas víctimas se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad.

Muchos niños y niñas son captados en sus países de origen, aunque a menudo lo son en los países de tránsito cuando viajan solos durante sus trayectos migratorios. En otros casos la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran en los países de destino les expone a ser reclutados por las redes de trata, también debido a una falta de protección adecuada. De entre el extenso catálogo de formas que toma la trata de personas, además de la explotación sexual, los y las menores se ven abocados a otros tipos de explotación mucho menos visibles, como son el ejercicio de la mendicidad y la criminalidad de manera forzada o contraer matrimonio en contra de su voluntad.

Dificultades para la detección de víctimas de trata en el sistema español

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), casi un tercio de las víctimas de trata es menor de edad. Este dato contrasta con los últimos datos ofrecidos por el Ministerio del Interior, que muestran que entre 2013 y 2017 fueron detectadas cerca de 100.000 personas en situación de riesgo de ser víctimas de trata. Sin embargo, finalmente solo fueron reconocidas como tales 1.097, de las cuales, únicamente se tuvo constancia de 67 menores de edad. Esta diferencia pone de manifiesto las dificultades existentes en la recopilación de datos y las carencias en las herramientas existentes para llevar a cabo una correcta identificación de las víctimas de trata, especialmente en lo que respecta a niñas y niños.

Entre las causas que impiden hacer una identificación eficaz, encontramos que la realidad de la trata es un fenómeno en constante cambio: “Las redes de trata se adaptan continuamente a las nuevas rutas y flujos migratorios, a la vez que modifican sus métodos de captación y perfeccionan sus técnicas de manipulación y coacción para asegurarse el control de las víctimas. De esta manera, los protocolos y herramientas para combatir este fenómeno quedan rápidamente obsoletos”.

Más formación y recursos para hacer frente a las redes de trata

Desde Accem, que en 2014 logramos en nuestro país el segundo reconocimiento como persona refugiada a una víctima de trata, apuntamos a los estereotipos como uno de los elementos principales en las deficiencias en el sistema de detección: “Entre las víctimas no solo hay mujeres nigerianas y rumanas. Limitar los perfiles a unos cuantos estereotipos solo consigue que pasen desapercibidos otros tipos de víctimas y no se haga frente a las redes de trata como debiera hacerse”.

Para poder superar estas dificultades queremos señalar que “hace falta más formación para visibilizar todas las formas de trata más allá de la explotación sexual, y todas las personas que pueden ser afectadas”. Del mismo modo, se requieren más recursos y herramientas, no solo para visibilizar todas estas formas de trata invisibilizadas, sino también para garantizar la seguridad de las víctimas a la hora de denunciar estos casos, ya que muchas de ellas no lo hacen por las coacciones de los responsables de las redes criminales y por miedo a las represalias contra ellas o contra sus familias en sus países de origen.

Accem actúa contra la trata de personas

Accem es una organización sin ánimo de lucro de ámbito estatal que trabaja desde hace 28 años en la defensa de los derechos fundamentales, la atención y el acompañamiento a personas en riesgo o situación de exclusión social y de vulnerabilidad, como son las víctimas de trata.

Así, en 2014, Accem fue distinguida por la Organización Nacional de Trasplantes por su intervención en el primer intento fallido de compra-venta de órganos en España. Además, ese mismo año, la ONG logró la obtención del segundo reconocimiento como refugiada a una víctima de trata en nuestro país, dos hitos que avalan el trabajo de la organización en la lucha contra la trata de seres humanos.

Actualmente Accem forma parte de más de una treintena de espacios, redes y plataformas relacionadas con la lucha contra la trata, tanto a nivel europeo, como nacional y autonómico.