Entradas

“No quiero hacerlo, tengo miedo”

Con esta frase, una mujer marroquí, residente regularizada en España desde hace catorce años y residente en un barrio de la periferia de Madrid desde hace más de diez años, víctima de dos agresiones verbales contra su dignidad como persona, motivadas por el odio al diferente, expresaba su temor en su entrevista con el equipo del programa de Asistencia a Víctimas de Discriminación Racial o Étnica de Accem.

En un primer episodio, esta mujer recibió de un viajero joven insultos racistas mientras ambos accedían al vestíbulo de la estación madrileña de Sol. Al llegar al vestíbulo, buscó a personal de Cercanías-Renfe o de seguridad de la estación, sin resultado positivo. La víctima responsabiliza al miedo y bloqueo que tenía, pero lo cierto es que no pudo localizar a nadie ni nadie le prestó atención.

Pensando que había podido zafarse de él, se metió en el ascensor para salir a la calle, pero instantes antes de que cerrase la puerta, el agresor se introdujo también en el elevador y continuaron los insultos. Antes de que volviese a cerrarse la puerta, la víctima salió del ascensor y decidió subir por las escaleras, escapando de su agresor sin que ningún otro viajero/a le auxiliara. No quiso realizar la oportuna comunicación/reclamación al Servicio de Viajeros de Cercanías y al Consorcio de Transportes de la Comunidad de Madrid.

Varios días más tarde, la víctima, cuando se dirigía al trabajo que tiene por las tardes, como profesora de idiomas en las clases extraescolares del colegio donde estudian sus hijos, en una de las calles aledañas al centro educativo, uno de los padres de un compañero de su hijo mayor, le profirió presuntamente graves insultos racistas, la arrinconó en la calle, siguió insultándola y haciendo comentarios vejatorios por su origen no nacional. Cuando de nuevo pudo zafarse del agresor, este le escupió en la espalda. Pese al pánico vivido y el nerviosismo, no comentó nada en su centro laboral ni ninguna trabajadora reparó en ello.

Ante este último episodio, y conociendo al nuevo agresor, esta mujer, doblemente agredida en el espacio público por su origen, acudió a Accem y desde nuestro programa de asistencia a víctimas se le informó acerca de sus derechos y de la asistencia que se le podía ofrecer.

Una vez concretada la cita para acompañar y asistir a la víctima a la comisaría de policía para interponer la denuncia, la víctima decidió no hacerlo, no denunciaría los hechos. Según su relato, tenía miedo a que su último agresor pudiera tomar represalias contra ella, ya que tiene muy claro que ambos se conocen y coinciden en el centro educativo de sus hijos/as.

Este caso pone de manifiesto la realidad de la infradenuncia y sus causas diversas. Siendo muy importante que las víctimas de delitos de odio e incidentes discriminatorios conozcan sus derechos, se sientan acompañadas y asistidas por el equipo profesional experto, es aún insuficiente para combatir el miedo, el desconocimiento y la desconfianza de la víctima ante posibles represalias por parte de los/as agresores/as que pudieran afectar a su cotidianeidad personal y laboral.

Es por ello relevante seguir realizando acciones de sensibilización como los talleres dirigidos a potenciales víctimas de discriminación, para conocer las herramientas y mecanismos de protección disponibles, la legislación existente, ejemplos y experiencias de otras víctimas, nuestra metodología de trabajo y para reforzar la autonomía de sus decisiones, todo encaminado a su paulatino empoderamiento.

Consideramos que es importante la labor transversal de estas acciones de sensibilización y capacitación en derechos y libertades en nuestra organización, porque las personas pertenecientes a un colectivo vulnerable, como son las personas migrantes, en cualquier circunstancia, condición y lugar, pueden ser víctimas de discriminación o de hechos delictivos motivados por el odio a lo diverso, el odio al ‘otro/a’.

El Paso: otros cargaron el arma

A raíz del ataque terrorista que el pasado fin de semana acabó con la vida de 22 personas en El Paso (EE.UU.) desde Accem queremos expresar una vez más, junto al sentimiento de desolación por las víctimas, nuestra enorme preocupación por la extensión a escala global de los discursos de odio que se encuentran detrás de este tipo de crímenes.

Para que se produzcan ataques brutales como este es necesario un caldo de cultivo previo que se ha ido alimentando desde sectores extremistas, interesados en polarizar al conjunto de la sociedad. El racismo y la xenofobia; la utilización recurrente de generalizaciones, tópicos y estereotipos; la criminalización de colectivos como pueden ser, según el caso, las personas refugiadas, las personas migrantes o los llamados ‘MENA’; y, finalmente, el proceso de deshumanización que sufren las personas de estos colectivos, acaban por crear un clima que se convierte en el peligroso contexto en el que este tipo de hechos pueden suceder. En esta dinámica, y a pesar de que es algo que nos interpela a todos/as, es indudable la responsabilidad de aquellos que ostentan una posición de poder como responsables políticos, autoridades, líderes de opinión, etc. Una vez más, unos disparan el gatillo, pero otros cargaron antes el arma.

Desde Accem, como organización defensora de los derechos humanos, la igualdad de trato y la no discriminación, seguiremos alertando sobre las consecuencias del avance de los discursos de odio a través de nuestras campañas de sensibilización; seguiremos con nuestro trabajo cotidiano en favor de la convivencia y la integración social y seguiremos luchando contra la discriminación por origen racial o étnico a través de nuestros recursos especializados de asistencia a víctimas.

Reunión con la OIDDH para el desarrollo del programa TAHCLE contra los delitos de odio

Accem participó, junto a otras organizaciones sociales, en una reunión de trabajo con técnicas de la Oficina de Instituciones Democráticas y de Derechos Humanos (OIDDH), de visita en España para evaluar las necesidades existentes para el desarrollo del programa TAHCLE de capacitación contra los delitos de odio.

Esta iniciativa surge del acuerdo firmado entre la OIDDH y el Ministerio del Interior para la implementación del programa y la formación de oficiales de policía en todo el país. La OIDDH es un organismo dependiente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). El programa TAHCLE está diseñado para formar a los cuerpos de policía en cómo reconocer, registrar e investigar delitos motivados por prejuicios.

El propósito de esta visita, realizada a Madrid entre el 22 y el 24 de mayo, era establecer reuniones con representantes del Ministerio del Interior, Policía, Fiscalía, Oficina del Defensor del Pueblo y Academia de Policía en España para comprender el alcance actual y la naturaleza de la violencia motivada por el odio en España. La información recopilada servirá para ajustar el programa y su plan estándar de formación, reflejando las necesidades actuales y la situación del país en términos de comunidades afectadas y respuesta policial a los delitos de odio.

En esa agenda de contactos aparecían los cruciales contactos con la sociedad civil y con las organizaciones que, como Accem, trabajan en España en el área de derechos humanos, monitoreo de incidentes de odio y promoción de la tolerancia, la igualdad de trato y la no discriminación.

En la reunión del pasado 22 de mayo, Accem estuvo representada por Esther Peña, responsable del programa de “Asistencia a víctimas de discriminación por origen racial o étnico” de Accem, mientras la OSCE estuvo representada por técnicas del Departamento de Tolerancia y No Discriminación de la OIDDH.

Desde Accem queremos agradecer la invitación, así como la oportunidad de participar en un grupo de trabajo donde se puso de manifiesto la relevancia de poder discutir al tiempo que analizar la situación nacional en materia de legislación penal sobre los denominados delitos de odio, en una doble vertiente: el impacto sobre los colectivos más vulnerables y la actuación y capacitación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

 

Más información

La OSCE es el mayor organismo regional de seguridad. Fue creado con el objetivo de prevenir, gestionar y remediar los conflictos en Europa y su entorno. La OSCE tiene su origen en la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa (CSCE), celebrada en Helsinki en 1975.

La OIDDH, dependiente de la OSCE, proporciona apoyo, asistencia y experiencia a los estados participantes y a la sociedad civil para promover la democracia, el estado de derecho, los derechos humanos, la tolerancia y la no discriminación. La OIDDH lleva a cabo programas de capacitación para funcionarios gubernamentales, miembros de las fuerzas de seguridad y organizaciones no gubernamentales sobre la forma de mantener, promover y supervisar los derechos humanos

 

Presentado y activado el Plan de Acción de Lucha contra los Delitos de Odio

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, acompañado por la secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella, presentaron el pasado 15 de enero el Plan de Acción de Lucha contra los Delitos de Odio. Se trata de una guía que establece medidas para combatir la discriminación y las expresiones de odio contra colectivos concretos según su origen nacional, étnico, su ideología, género u orientación sexual, entre otras razones. Entre las líneas principales de actuación del plan destacan la mejora de la formación específica de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y el perfeccionamiento de los sistemas de prevención y atención a las víctimas.

Según la Memoria de la Fiscalía General del Estado en su especialidad de Tutela Penal de la Igualdad y contra la Discriminación de 2018, los delitos e incidentes de odio se incrementaron en un 11,6 % respecto a la memoria de la Fiscalía de 2017. De ellos, el 26 % tuvo una motivación racista y xenófoba.

El Plan de Acción contra los Delitos de Odio ha contado con la colaboración de Accem, entre otras entidades, para su desarrollo. Desde nuestra entidad se han aportado propuestas para la formación de las FCSE en la detección, registro y actuación policial en esta materia; para la adecuada y eficaz atención a las víctimas de delitos de odio, así como para la necesaria interlocución y colaboración con entidades de la sociedad civil de defensa de los derechos de los colectivos y personas vulnerables afectadas. Grande-Marlaska agradeció en el acto de presentación a las entidades sociales el trabajo y la vigilancia del cumplimiento del deber de las instituciones, calificando a las organizaciones del tercer sector como motores del cambio y la transformación social.

El ministro del Interior calificó de “prioridad” la lucha contra la discriminación. “En los últimos años estamos viendo cómo avances en derechos que creíamos consolidados se están poniendo en cuestión y prolifera el discurso del odio hacia quienes no encajan en un modelo de sociedad monocolor y sectario que algunos pretenden imponer”, señaló Grande-Marlaska. El plan aprobado, ya en ejecución, permanecerá en vigor hasta finales de 2020.

Grande-Marlaska señaló que con este documento el propósito es también reducir la infradenuncia, para lo que se pretende que las FCSE tengan un mayor conocimiento de las agresiones detectadas. Desde el Ministerio del Interior se señala asimismo al espacio virtual y las redes sociales como el ámbito en el que más ha crecido la denuncia por parte de colectivos y personas agredidas.

Entre otras medidas previstas por el nuevo “Plan de acción contra los delitos de odio” se encuentran la puesta en marcha de actividades formativas y material didáctico para los cuerpos de seguridad; la vinculación a proyectos europeos análogos en el espacio de la OSCE-ODHIR; la publicación anual de un informe estatal sobre delitos de odio y la introducción en centros educativos.

> Pincha aquí para acceder al Plan de Acción de Lucha contra los Delitos de Odio. 

> Lee más noticias sobre ‘Igualdad de trato y no discriminación”.

Accem asiste a la I Jornada sobre Delitos de Odio de la Guardia Civil de Oviedo

Desde el Servicio para la Asistencia y Orientación a Víctimas de Discriminación Racial o Étnico y el Programa de Asistencia a Víctimas de Discriminación por origen racial o étnico de Accem participamos en la I Jornada sobre Delitos de Odio “La actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en los delitos de odio” organizadas por la Guardia Civil de Oviedo el pasado 14 de noviembre.

Durante la jornada realizada en la Comandancia de la Guardia Civil en Oviedo, dimos a conocer cómo trabajamos desde Accem la discriminación, los ámbitos en los que mayoritariamente se encuentra presente, los problemas que tienen para detectarla, así como las claves y estrategias para fomentar el trabajo en red. Para finalizar se realizó una presentación de datos sobre discriminación.

Uno de los puntos en los que se ha incidido ha sido el de la necesidad de identificar correctamente las conductas de odio, recopilar e incluir en los atestados realizados los indicadores o indicios suficientes que permitan su imputación como tales por fiscales y jueces.

El fenómeno “ciberodio” que aprovecha Internet y las redes sociales para difundir masivamente discursos de odio y que en Accem trabajamos a través de la campaña #SaveAHater también ha sido un tema a tratar durante la I Jornada sobre Delitos de Odio.

Especialmente se ha instruido a los asistentes en la atención, protección y orientación a las víctimas de estos delitos, que sufren agresiones, discriminación y ataques a su dignidad y derechos por la mera pertenencia o apoyo a un grupo basado en una característica común (raza, nacionalidad, lenguaje, etnia, color, religión, edad, discapacidad, orientación sexual) o cualquier otro factor similar.

21M – Comunicado de Accem: Por la urgente y necesaria aprobación de una ley de igualdad de trato y no discriminación

Desde Accem, y con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial o Étnica, queremos poner de manifiesto la necesidad e importancia de que se apruebe en nuestro país una ley de igualdad de trato y contra las distintas formas de discriminación.

La discriminación por origen racial, étnico o nacional continúa siendo un hecho en España, una realidad que se observa tanto en el ámbito privado como en el público y en todas las esferas de la vida cotidiana: acceso al empleo, vivienda, educación, sanidad, medios de comunicación, seguridad ciudadana, etc.

El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de Naciones Unidas ya amonestó a España por no haber aprobado una ley específica que debería ofrecer protección y seguridad jurídica a todas las potenciales víctimas de hechos discriminatorios. Desde Accem creemos fundamental la aprobación de esta ley, como desarrollo del contenido del artículo 14 de la Constitución y como avance hacia la consecución de una democracia plena en una sociedad diversa y plural como la nuestra.

Por otra parte, también queremos señalar que es importante que el Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial, del que Accem forma parte y que depende directamente de instancias gubernamentales, se convierta, tal y como recomiendan los organismos internacionales y las directivas europeas, en un órgano independiente y suficientemente dotado de recursos y autonomía.

Finalmente, desde Accem nos gustaría expresar nuestra profunda preocupación por el incremento, ya observado desde instituciones como la Fiscalía General de Estado, del discurso y los delitos de odio, es decir, por el aumento de las amenazas y agresiones de carácter xenófobo, racista u originadas por cualquier forma de intolerancia y discriminación. Un capítulo especial de este fenómeno lo encontramos en el ámbito digital y particularmente en las redes sociales, donde el discurso de odio consigue una peligrosa difusión y capacidad de propagación.

La Fiscalía reconoce en su memoria “cierto incremento” de los delitos de odio

La última Memoria de la Fiscalía General del Estado, publicada en el pasado mes de septiembre, alertaba sobre “un cierto incremento” de los delitos de odio registrados, es decir, de las amenazas y agresiones por motivos racistas, xenófobos y por otras formas de intolerancia y discriminación.

La Fiscalía evidencia un aumento de la presencia del discurso de odio en internet y las redes sociales. El uso de las tecnologías de la información y de la comunicación constituye un altavoz para la propagación del discurso de odio, con graves déficits hasta el momento en su investigación, persecución y condena penal.

La Memoria de la Fiscalía, correspondiente al ejercicio 2016, contiene un capítulo dedicado a “La tutela penal de la igualdad y contra la discriminación”. En este apartado se explicitan conceptos esenciales como que “la tolerancia y el respeto de la igual dignidad de todos los seres humanos constituyen el fundamento de una sociedad democrática y pluralista”. Asimismo, se asume que “la incitación a la exclusión de los extranjeros” constituye una “lesión fundamental de los derechos de las personas”, tal y como dictaminó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo.

La Fiscalía subraya que el discurso generador de odio y discriminación no tiene amparo ni cobertura en los derechos constitucionales de libertad de expresión y libertad ideológica o de conciencia de los artículos 16 y 20 de la Constitución Española (CE).

Sancionar penalmente aquellas conductas y formas de expresión que propaguen, inciten, promuevan o justifiquen el odio basado en la intolerancia, la discriminación o la violencia es la herramienta adecuada de la que dispone un estado de derecho cuando se están infringiendo los principios constitucionales de igualdad de trato y no discriminación por razón de nacimiento, origen racial, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Por otra parte, la Fiscalía General del Estado detecta que “muchas agresiones y actos constitutivos de delitos contra la igualdad y la discriminación (728) son cometidos por menores de dieciocho años”. Se enfatiza asimismo en la importancia de la colaboración y coordinación con las Oficinas de Asistencia a las Víctimas, radicadas en las propias Fiscalías o en los Juzgados, desde una doble perspectiva, como derivación de las potenciales víctimas de delitos de odio y como fuente de conocimiento estadístico.

Como hecho novedoso y reseñable se reconoce la labor de la sociedad civil, a través de las asociaciones y entidades sociales de defensa de los derechos de los colectivos afectados, como es el caso de Accem, calificando nuestro cometido como esencial para que muchas agresiones hayan llegado a los tribunales de justicia y, una vez judicializadas, se haya podido hacer un seguimiento acreditativo de su motivación discriminatoria, evitando su impunidad.

Desde el “Programa de asistencia a víctimas de discriminación por origen racial o étnico” de Accem agradecemos este reconocimiento de nuestra labor por parte de la Fiscalía del Estado, así como la disponibilidad de las fiscalías delegadas provinciales sobre Tutela Penal de la Igualdad y No Discriminación. Y reafirmamos una vez más nuestra disposición a seguir avanzando en la defensa de los derechos de las víctimas de discriminación racial y delitos de odio, la dignidad de todos los seres humanos y la aplicación de la igualdad de trato y no discriminación como pilares de una sociedad de acogida democrática, pluralista y diversa.

> ¿Conoces el trabajo de Accem por la igualdad de trato? Pincha aquí para saber más. 

> ¿Has sido víctima de discriminación? Conoce tus derechos. 

 

 

 

 

Primeros pasos de la plataforma de la ODIHR para la denuncia y registro de incidentes y delitos de odio

A finales de noviembre, la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (ODIHR por sus siglas en inglés) de la OSCE presentó la versión piloto de la plataforma para la denuncia y registro de incidentes motivados por odio, durante una reunión mantenida con representantes de organizaciones sociales de Polonia y Hungría.

Esta plataforma tiene la finalidad de apoyar a las organizaciones de la sociedad civil de la región OSCE en el registro y monitoreo de los delitos de odio y los incidentes discriminatorios. A través de un formulario online, las víctimas y los testigos de dichos incidentes tendrán la posibilidad de denunciarlos directamente a organizaciones sociales a nivel local, y estas podrán mantener una base de datos en relación a los episodios denunciados como base empírica para abogar por unas medidas de prevención y repuesta más eficaces.

La fase piloto durará unos tres meses y las ONG participantes proporcionarán sus comentarios acerca del diseño y la funcionalidad de la plataforma, con el objetivo de mejorar la herramienta. El plan es involucrar a un número más amplio de organizaciones de la sociedad civil en el uso de la plataforma durante la primera parte de 2018.

> Se puede encontrar más información pinchando aquí. 

 

 

 

Italia: primer informe de la Comisión ‘Jo Cox’ contra la intolerancia y el racismo

En Italia, la Comisión “Jo Cox” contra la intolerancia, el racismo, la xenofobia y los fenómenos de odio, así llamada en recuerdo de la diputada británica asesinada en 2016 durante la campaña electoral por el referéndum sobre el Brexit, adoptó su primer informe en el pasado mes de julio.

Esta comisión, constituida en el marco de la Cámara de los Diputados, se conformó en mayo de 2016 con la finalidad de crear en Italia una “alianza contra el odio”, es decir una red de parlamentarios, ciudadanos y asociaciones comprometidas en la lucha contra estos fenómenos, en la línea de la misma iniciativa promovida por el Consejo de Europa.

El informe, que incluye también una infografía y una serie de recomendaciones (también disponibles en inglés), delinea una pirámide de odio cuya base está constituida por los estereotipos, la falsa representación, la denigración y el lenguaje hostil. El documento abarca distintos temas relacionados con el racismo, la xenofobia y el odio, así como también otras formas de discriminación por género, motivos religiosos o contra el colectivo LGTB.

Entre sus recomendaciones, la Comisión “Jo Cox” subraya la necesidad de adoptar una estrategia nacional integral para luchar contra el odio en todas sus formas, que incluya planes de acción específicos para combatir la discriminación contra determinados grupos de población. Recalca además la necesidad de mejorar la recopilación de datos acerca de estos fenómenos y el conocimiento sobre los mismos, junto a la relevancia de promover iniciativas a nivel político, institucional, educativo, cultural y en el ámbito de los medios, incluidas las redes sociales.

> Se pueden descargar todos los materiales pinchando aquí.

 

 

 

Algunos datos del informe del Ministerio del Interior sobre delitos de odio en 2016

El Ministerio del Interior presentó en el pasado mes de junio el cuarto informe anual sobre incidentes relacionados con los delitos de odio en España, con datos relativos a 2016.

En la publicación se destaca que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado registraron un total de 1.272 delitos de odio durante 2016, con una disminución de un 4,2 % con respecto a los datos recopilados en 2015.

Los incidentes registrados se distribuyen de la siguiente forma según la motivación que los originó: antisemitismo (7), aporofobia (10), creencias o prácticas religiosas (47), discapacidad (262), orientación o identidad sexual (230), racismo y xenofobia (416), ideología (259) y discriminación por razón de sexo/género (41).

Al hacer referencia a la evolución de estos delitos en nuestro país, se señala un aumento de los motivos de discriminación por discapacidad, por orientación o identidad sexual y por sexo/género.

El informe recopila información y datos cuyo desglose resulta relevante para tener una fotografía de la situación en España, en relación al tipo delictivo registrado, destacando los 249 casos de lesiones, o al ámbito en el que se produjo el incidente, con 453 hechos delictivos ocurridos en la vía pública.

Finalmente, la publicación contiene una serie de conclusiones, entre las cuales cabe destacar que los responsables de los delitos de odio suelen ser de sexo masculino (86,69 %), tienen una edad comprendida entre los 18 y 40 años y son de nacionalidad española. Entre las víctimas, destacan en número las personas procedentes de Marruecos, Rumanía, y Senegal.

> Se puede descargar el informe pinchando aquí.