“Fievel y el nuevo mundo” en el XVII Ciclo Refugiados en el Cine de Accem (22-VI)

Comparte:

“Fievel y el nuevo mundo” (An american tail) se proyectará el sábado 22 de junio a las 12:00 h. en Cineteca Madrid (Matadero), dentro del XVII Ciclo Refugiados en el Cine de Accem. Se proyectará en V.O.S.E. La entrada es gratuita. 

Fievel es un ratón que vive en la Rusia zarista a finales del siglo XIX. Sus familiares, los Ratonovich, son amenazados por una temible pandilla de gatos. Huyendo de los malvados felinos y seducidos ante la promesa de una vida mejor, el pequeño ratoncito Fievel y su familia se verán forzados a emigrar a los Estados Unidos. Durante la travesía, los sueños e ilusiones de todos/as ellos/as irán aumentando al imaginar cómo en América no existirán gatos y podrán llevar una vida libre en ciudades llenas de queso. Sin embargo, una gran tormenta aleja al joven Fievel de los suyos. Una vez en Estados Unidos y asentado en los suburbios de una Nueva York grande, moderna y muchas veces ajena, ruidosa e incomprensible, su misión será encontrar de nuevo a su familia, teniendo especial cuidado con los sigilosos felinos que recorren las calles de la ciudad.

La emocionante aventura de “Fievel y el nuevo mundo” (An american tail) fue diseñada por Don Bluth, un dibujante curtido en la factoría Disney, y su producción corrió a cargo de Universal Pictures (inaugurando su apuesta por los largometrajes de animación) y Amblin Entertainment (la productora de cine y televisión fundada en 1981 por Steven Spielberg). Parte importante del argumento de este filme girará en torno a ese tan famoso y repetido mantra atemporal llamado “sueño americano”. Esta ansiada tierra de las oportunidades que aguarda al otro lado del mar, a suficiente distancia como para poder, tan solo, intuir las delicias de ese paraíso lejano, etéreo y esperanzador. No por nada, en el pedestal que sostiene la estatua de la libertad, (esa mujer de dimensiones colosales que alumbra con su antorcha al mundo) pueden leerse entre los versos del famoso soneto de la poetisa Emma Lazarus…

Cartel "An american tail"

Dadme a vuestros rendidos, a vuestros desdichados,
a vuestras hacinadas muchedumbres que anhelan respirar en libertad.
Enviadme a éstos, los desamparados, los que por la tempestad son azotados.
¡Yo alzo mi antorcha junto al puerto dorado!

La historia que “Fievel y el nuevo mundo nos cuenta”: un país de emigrantes y el sueño americano

Entre los aspectos fundacionales de este particular país comúnmente conocido como Estados Unidos podemos destacar su naturaleza basada en la mezcla de culturas y procedencias. Y es que, pensándolo bien, ¿qué es esta nación sino un rompecabezas humano compuesto a partir de la sucesión histórica de mareas migratorias? ¿qué habría sido de ella sin su marcado carácter intercultural? No podemos alcanzar a imaginarlo, pero desde luego no sería lo que es hoy. El espíritu nacional, el sentimiento patriótico, los imaginarios y valores esenciales de esta nación, son crisoles de miradas, sueños y aspiraciones vitales de una comunidad internacional que se obstina en la igualdad como fundamento esencial. No importa de dónde vengas, no importa quién sea, en Estados Unidos podrás hacer grandes cosas.

Este consigna tan repetida y celebrada, acompañada por otras de igual trascendencia y calado (“la tierra de las oportunidades”, “American way of life” o “el país de la libertad”) chocan frontalmente con algunas de las administraciones que se han sucedido en el poder durante los últimos años, y entre las cuales destaca la agresiva política migratoria del actual presidente Donald Trump. Durante su campaña, Trump declaró abiertamente sus intenciones en materia migratoria, prometiendo reforzar el vergonzoso muro que separa este país de su vecino del sur, y con sorna, presumía de que el coste de dicha barrera correría a cargo de México. Desde que llegó al poder, el empresario republicano ha promovido el odio y el desprecio hacia estas poblaciones de origen extranjero a las cuales considera inferiores y problemáticas. Todo ello en un país cuya economía se ha visto históricamente beneficiada por la presencia y esfuerzo de estas mismas poblaciones. La retención de personas (también menores) en la frontera, su procesamiento, el chantaje comercial y el uso abusivo de su poder para presionar, humillar y amenazar al resto de países (principalmente a aquellos más cercanos y de mayor vulnerabilidad), son algunos de sus rasgos políticos más marcados.

En un país que se ha hecho a sí mismo a partir de la voluntad y el sacrificio de millones de personas que fueron llegando a estos territorios, generando nuevos sentimientos de pertenencia, escribiendo su historia, procurando su prosperidad y su bienestar parece poco creíble asistir a estas campañas de desprestigio que invitan a la crispación. El gigante norteamericano parece vivir siempre en algún tipo esquizofrénico de contradicción cuando todos aquellos valores que lo hicieron, y aún hoy lo hacen, grande y poderoso como nación, son precisamente aquellos que niega y desecha sin reparos.

La historia de nuestros personajes retrata el viaje que millones de personas de diferentes lugares y en distintos momentos tuvieron que realizar, a menudo sacrificándolo todo (familiares, pertenencias, recuerdos…) por alcanzar el dorado sueño de una vida mejor al otro lado del mar, la vida que sólo un país podía prometerles, aunque esa promesa, a posteriori, no resultara tan cierta. Sin embargo, tal vez hayamos cometido un error de dimensiones, también, colosales, al equivocar el orden de los sucesos y los factores. Porque, después de todo, no es “América” la que ha hecho grande a las personas; son todas esas personas diferentes las que han hecho de este país el gigante orgulloso que hoy es.

 

 

FICHA TÉCNICA


Título original: An American Tail

Año: 1986.

Duración: 77 min.

Nacionalidad: Estados Unidos

Dirección: Don Bluth.

Guion: Judy Freudberg, Tony Geiss, Gary Goldman, David Kirschner

Fotografía: Christian Berger

Música: James Horner

Comparte: