Los refugiados judíos y la industria del diamante en Cuba

Comparte:

La historia de los judíos que huyeron de Europa ante la persecución nazi es bastante conocida, pero ¿conocéis que fue de quienes se refugiaron en Cuba? Marion Finkels Kreith tenía 14 años cuando navegó por el Atlántico con su familia para tratar de salvar sus vidas. En esta isla del Caribe encontraron refugio donde sentirse a salvo y un trabajo para mantenerse, el pulido de diamantes, una industria que hicieron crecer los refugiados y que ha quedado olvidada con el pasar de los años. Judíos trabajando con cubanos, mujeres con hombres y culturas con convergían en la isla con naturalidad.

La educadora de danza profesional Judy Kreith es hija de Marion y al oír toda la vida historias de su madre, se preocupó por conocer a fondo sobre la situación de los refugiados judíos en Cuba y se inspiró para hacer el documental “Cuba’s Forgotten Jewels, a Haven in Havana” (“Las joyas olvidadas de Cuba, un refugio en La Habana”), junto a la documentalista y directora de fotografía Robin Truesdale.

“Mis padres fueron refugiados. Mi esposo es extranjero y esta semana obtuvo su residencia permanente en Estados Unidos. Ahora entiendo lo que es ser inmigrante y refugiado. Ahora entiendo lo que ellos sintieron. Y a pesar de sus muchos años aquí, aún se sienten como extranjeros”, ha dicho Judy recientemente en una entrevista concedida a EFE.

La obra estrenada en 2017 se centra en relatos personales de Marion y de otros refugiados que también vivieron en La Habana, quienes recuerdan la Europa devastada por la II Guerra Mundial, su escape de los nazis y el Holocausto, para asentarse en la exótica Cuba y desafiar lo desconocido.

Las joyas olvidadas de Cuba un refugio en La Habana

Foto: El Nuevo Herald.

En palabras de estas personas se expresa que los cubanos los recibieron abiertamente y sin ningún tipo de discriminación, trabajaron duro y lograron sobrevivir. Aunque muchos llegaron entre 1933 y 1942, con el fin de la II Guerra Mundial y la llegada de la Revolución Cubana, un gran número regresó a Europa o emigró a Estados Unidos como Marion Finkels Kreith quien creó su hogar en Los Ángeles donde conoció al padre de la directora de este documental.

El documental es amenizado con los ritmos de la melodía judía y de la música cubana y es ahí donde entra el baterista Vince Cherico como músico supervisor de la obra por su amplia experiencia en música de ese país.

El fin principal del documental es dar voz a las personas que sobrevivieron a la barbarie de Adolf Hitler, a mostrar historias inspiradoras y sobre todo buscar que el buen espíritu de acogida que se dio en esa época resurja en el mundo actual.

Comparte: