Publicación AIDA: “Cuentas equivocadas y puertas cerradas”

Comparte:

El pasado mes de marzo ECRE, en colaboración con las organizaciones de los distintos países europeos, publicó un informe sobre la recepción de los refugiados en Europa y los nuevos retos a los que se enfrenta la Unión. El informe pone de manifiesto sobre como no exista de momento una definición de acogida en la normativa europea; en la Directiva Europea 2013/33/UE sobre las condiciones de acogida de los solicitantes de protección internacional solo se menciona como las condiciones de acogida sean el conjunto de las medidas que conceden los estados miembros a los solicitantes de protección internacional.

La publicación contiene 3 capítulos principales:

En el primero discute las dificultades conceptuales entorno a la noción de acogida y expone las estadísticas europeas sobre solicitudes de asilo. Se distingue entre la acogida de primera línea y de segunda línea. La recepción de primera línea se refiere a los dispositivos a disposición de los solicitantes de asilo en el momento en el que entran en el país, por ejemplo, en España los centros de primera línea son los centros de estancia temporal y los centros de recepción de refugiados. Los centros de segunda línea son las estancias que se ofrecen a los solicitantes de asilo durante un tiempo determinado, en España lo que hay son casas privadas administradas por ONGs.

Según las fuentes de Eurostat el principal país receptor de solicitudes de asilo actualmente es Alemania (476.649 en el año 2015), mientras que Suecia es el país donde se han registrado un mayor número de menores no acompañados (35.369 en 2015).

En el segundo capítulo se expone el debate europeo entorno a donde se produce la acogida. En la actualidad, dados los altos números de personas que llegan a las costas griegas y a través de la ruta de los Balcanes se necesita incrementar la capacidad de acogida en los denominados “hotspots”. Además se analiza el plan de acción turco-europeo para contener a los refugiados fuera de la Unión Europea, plan que implicaría considerar Turquía como tercer país seguro.

Y, por último, el tercer capítulo aborda los retos de la recepción en la práctica: cuáles son las condiciones materiales y la calidad de la acomodación en los distintos Estados miembros, cómo es la recepción de los solicitantes de asilo que cumplen las condiciones de especial vulnerabilidad y el tratamiento de nacionalidades específicas en l recepción.

Las conclusiones y recomendaciones en base a los informes recibidos de los distintos países son, por un lado, que en muchos Estados miembros no hay información oficial suficiente sobre las condiciones de recepción de los solicitantes de asilo; por otro lado, aunque es cierto que algunos países europeos han mostrado en 2015 una gran disposición a proveer acomodación temporal a los inmigrantes, es necesario que la Unión Europea disponga de dispositivos capaces de adaptarse a la creciente demanda.

Accede aquí para leer la publicación >>

Comparte: