Poesía y emoción en común con las mujeres de la Cañada Real Galiana

Comparte:

Un día para la poesía en común. Y, sobre todo, un día para canalizar y expresar las emociones a través de la poesía. Este era el propósito fundamental de la jornada que vivimos el pasado jueves, 3 de junio, con mujeres residentes en la Cañada Real, organizada en el marco del proyecto de “Acompañamiento a personas migrantes vulnerables residentes en la Cañada Real Galiana”, que Accem desarrolla con la financiación de la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid.

La idea de este taller surgió como una necesidad manifestada por las mujeres, de tener un espacio de encuentro, informal, al aire libre, para poder compartir sus inquietudes, emociones, acumuladas durante este difícil y largo periodo, atravesado por la pandemia, el temporal de frío Filomena y los largos meses de invierno sin suministro eléctrico.

En los últimos años, Cañada ha sido el escenario de muchas manifestaciones artísticas, lo que ha llevado a las mujeres a descubrir su lado creativo y a expresarse a través del arte. Así surgió la idea de un taller de poesía, que, además de ser el pretexto perfecto para reunirse, podría ser también la oportunidad de un mayor conocimiento mutuo, de las diferentes culturas que comparten un mismo territorio.

En esta ocasión, las mujeres eligieron como escenario el olivar que se encuentra en Cañada, y trajeron cada una algo típico de su país, para un picnic literario. Leyeron poesías clásicas, folclóricas, modernas y algunas creaciones propias en árabe, en rumano, romaní y en castellano; participaron en un juego divertido basado en una idea del movimiento literario y artístico dadaísta, que dio pie a contar, en un clima distendido, las inquietudes, a intercambiar ideas, opinar sobre asuntos que preocupan el barrio, como por ejemplo la limpieza y la imagen de Cañada.

Estos momentos de intercambio y conexión hacen que las mujeres se sientan apoyadas, crean vínculos afectivos y también crean la oportunidad de colaboraciones para la organización de otras actividades. De hecho, ya se están planteando organizar juntas, con apoyo de otros recursos, un campamento de verano para sus hijos e hijas, con salidas a museos, exposiciones, parques, fuera de Cañada, u organizar talleres con diferentes temáticas, dentro de Cañada. Quedan pendientes también otras salidas o manifestaciones artísticas, para seguir encontrándose en espacios creativos y tener la oportunidad de conocerse mejor.

Desde Accem hemos recogido las ideas, y próximamente vamos a apoyar a las vecinas con una acción del cuidado del entorno y de mejora de la imagen de Cañada, aprovechando la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, así como las apoyaremos en la organización del campamento de verano. En un barrio en situación de vulnerabilidad, como es Cañada Real, consideramos que es muy importante estrechar estos lazos de confianza con las vecinas y los vecinos, escuchar sus inquietudes e intentar aportar las herramientas, los medios, para que puedan organizarse mejor.

Comparte: