Los Titos: humor y dialéctica por una sociedad diversa

Comparte:

La Junta de Andalucía desarrolló entre los años 2007 y 2013 la campaña de sensibilización social “Andalucía Somos Todos”, destinada a favorecer entre la población andaluza la valoración y el reconocimiento de su diversidad social y cultural.

Se trataba de mostrar con naturalidad la presencia y participación social de las personas inmigrantes en la sociedad, promoviendo el intercambio cultural, facilitando la cohesión social y la convivencia.

La necesidad de esta iniciativa surgió a partir de los resultados de los estudios OPIA (Opiniones y Actitudes de la Población Andaluza ante la Inmigración), realizados desde el Observatorio Andaluz Permanente de las Migraciones (OPAM).

“Andalucía Somos Todos” apostó de manera definida por el humor como forma de sensibilización social. Así, se lanzaron cuatro cortometrajes en clave de comedia para que el mensaje de integración social llegara a su destino de manera amable y desenfadada.

Para ello fue fundamental el papel de los actores y cómicos Alfonso Sánchez y Alberto López, que dieron vida a una pareja de amigos, Los Titos, que, en distintos escenarios de la vida cotidiana, como un mercado, a la salida de un colegio, en la parada del autobús o en la sala de espera de un centro de salud, conversan sobre la presencia de inmigrantes en una Andalucía diversa.

Los diálogos de los cortometrajes de la campaña tienen la virtud de ser muy frescos y simpáticos y, al tiempo, estar llenos de contenido de mucho interés para abordar la lucha contra la xenofobia y la discriminación. Sin duda un gran acierto en el tono, los guiones y los intérpretes.

En las distintas piezas se abordan temas fundamentales, como la lucha contra los rumores que crean y asientan tópicos y estereotipos que acaban por provocar prejuicios en las personas; como el valor y la riqueza que la diversidad social y cultural aporta a la sociedad, en este caso la andaluza; o como la relación que nos une a todos con un pasado, un presente o un futuro de emigración/inmigración: hoy recibimos inmigrantes como ayer emigramos (e incluso hoy) y como mañana quién saber cómo será.

El humor, la comedia, la risa, el gag, permiten hablar de manera desenfadada y con una sonrisa en la cara de temas de gran profundidad, asuntos muy serios y complejos. Esa es una de las virtudes del humor como herramienta de sensibilización, porque además derriba barrreras y nos provoca un estado de ánimo y una actitud receptivas hacia los mensajes que recibimos.

Junto al humor, en los cortos se establece una relación dialéctica entre Los Titos, y sabido es que la dialéctica es otra herramienta muy potente de la retórica y la filosofía. Los dos personajes discuten, argumentan, desde el respeto y el cariño que se tienen como amigos, confrontan razonamientos y argumentaciones, y en ese diálogo avanzan y van encontrando puntos de confluencia.

En los cortometrajes, Antonio es el personaje que saca a colación los prejuicios, tópicos y estereotipos que ponen barreras a la integración y que alientan la xenofobia; su amigo Nicolás le contesta y los va desmontando progresivamente.

Esta mezcla de humor y dialéctica suponen una excepcional muestra del empleo de estas herramientas al servicio de la lucha por la integración, por la convivencia y contra la discriminación.

La campaña de sensibilización “Andalucía Somos Todos” fue realizada por la Junta de Andalucía, cofinanciada por el Programa Operativo del Fondo Social Europeo.

Para más información sobre la campaña pincha aquí. >>

Comparte: