The Guardian anticipa propuestas UE

Comparte:

Este jueves 26 de junio, ha tenido lugar una cumbre de los líderes europeos con el fin de combatir la crisis de refugiados en el Mediterráneo. La cumbre pretende dotar a la policía europea y a las agencias de control europeas, de un mayor poder para usar la coerción a la hora de tratar con el influjo de inmigrantes, con el fin de aumentar el número de inmigrantes retornados a sus países.

Los borradores que han sido discutidos durante la Cumbre, y a los que el periódico The Guardian ha tenido acceso, y que probablemente no sufran modificaciones, recogen la intención de los líderes de establecer zonas fronterizas bien estructuradas, a las que aportar facilidades que aseguren la rápida identificación, el registro y la toma de huellas dactilares. Dichas estructuras se establecerán en los países limítrofes como Grecia, Italia o Malta. Los líderes europeos pretenden crear un nuevo sistema de cuarentena para migrantes en el Sur de Italia y Grecia, con el fin de permitir el registro rápido y forzoso, la toma de huellas dactilares, la expulsión y, si fuera necesario, la detención de hasta 18 meses de aquellos que sean considerados como inmigrantes ilegales llegados a través del Mediterráneo.

Bajo propuesta de la Comisión para la Cumbre, la Agencia de Fronteras de la UE, Frontex, tendrá garantizados nuevos poderes para iniciar y llevar acabo deportaciones forzosas, acciones y decisiones que en el momento sólo pueden ser tomadas por las autoridades nacionales. La propuesta, fue inicialmente planteada por el comisario de migración, Dimitris Avrampoulos, quien argumentó que el sistema de la Unión Europea de retorno para inmigrantes irregulares, resultaba lento y poco efectivo, y que estas condiciones debían mejorarse.

Durante semanas, los distintos gobiernos de la Unión Europea, se han visto atrapados en una batalla a partir de las demandas de la Comisión para aliviar las fronteras italianas, a través de la creación de un nuevo sistema de cuotas que permita repartir a los distintos solicitantes de asilo a través del territorio de la Unión Europea. Por su parte, Italia, acusa a la Unión Europea de haber vulnerado los valores básicos de la unión, pues consideran que se les ha dejado solos a la hora de gestionar la crisis. Por ello la cumbre ofrece a Italia un breve respiro, aceptando trasladar a 40.000 solicitantes de asilo de Grecia e Italia a través del territorio durante dos años. La resistencia de Europa del Este a acoger a refugiados hace presumible el pensar que dicho traslado dependerá de la voluntad del resto de Estado para acoger a los refugiados.

Mientras tanto, Europa lejos de abrir sus fronteras parece estar cerrándolas, prueba de ello, es el cierre de fronteras por parte de Francia con Italia, el alzamiento en Dinamarca del partido anti-inmigrantes o la decisión de Hungría de construir una valla de cuatro metros paras separar su fronteras con Serbia. Con este objetivo ha propuesto dotar a Frontex de poder para iniciar misiones de retorno, así como introducir la detención, como una medida de último recurso, para impedir que los inmigrantes ilegales se queden en Europa después de ser rechazados. Según esta medida, los inmigrantes podrán ser detenidos entre 8 y 18 meses, además los principios que regulan las detenciones, podrán inaplicarse, en situaciones de crisis como la actual. Por lo que no sería necesario, una acomodación separada que garantice la privacidad familiar y que otras medidas distintas de las presiones podrán emplearse para retener a las personas.

La falta de colaboración y la reticencia de los Estados Miembros para acoger a los refugiados, así como las propias políticas de rechazo de la Comisión han situado a la Unión Europea en el punto de mira de los defensores de los derechos humanos y libertades civiles, así como de aquellos que consideran que la ausencia de cooperación suponen una infracción de los principios de unidad en los que pretende basarse la Unión Europea.

Accede aquí al artículo entero >>

Boletín EUMIGRE. Sección: “Europa informa”
Fuente: The Guardian

Comparte: