Día Mundial de la Justicia Social: “Un llamamiento a la justicia social en la economía digital”

Comparte:
  • La pandemia ha dejado aún más en evidencia las dificultades en el acceso a la tecnología de las personas migrantes y refugiadas en España.
  • En el Estudio sobre las necesidades de la población inmigrante en España: tendencias y retos para la inclusión social; y en el Informe Brechas digitales en menores extranjeros no acompañados analizamos estas cuestiones.

Cada 20 de febrero se celebra el Día Mundial de la Justicia Social y el tema para este 2021, impulsado por las Naciones Unidas es “Un llamamiento a la justicia social en la economía digital”. Durante 2020 el mundo tembló ante una pandemia sin precedentes. El avance de la tecnología propició el teletrabajo y la continuidad de la escolarización y demás estudios desde casa.

La Covid- 19 dejó al descubierto la creciente brecha digital en lo que respecta a la disponibilidad, al acceso y uso de la información, las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs) y el acceso a Internet, lo que ha agravado las desigualdades existentes.

En el Estudio sobre las necesidades de la población inmigrante en España: tendencias y retos para la inclusión social publicado por Accem al cierre de 2020, se evidencia que las dificultades de la población extranjera con el uso de las nuevas tecnologías es un problema de gran relevancia debido a la situación de crisis sanitaria. “Afecta tanto a niños/as en edad escolar como a personas adultas ya que una parte importante de las formaciones se están realizando vía online”.

En el estudio se señala que entre las principales dificultades que se seleccionan respecto a esta área se encuentran: “no tener acceso a internet o datos móviles” y la “falta de competencias específicas en el uso de las TICs”. No disponer de herramientas digitales y acceso a Internet o datos móviles repercute en el retraso de la educación de niños y niñas en edad escolar y supone una importante limitación a la población adulta para realizar formaciones que faciliten la mejora de sus capacitaciones.

“La mejora del nivel del idioma, así como de las competencias en el manejo de las tecnologías de la información y las comunicaciones contribuiría de forma importante a mejorar las posibilidades de acceso al mercado laboral en condiciones de legalidad”.

El empleo de herramientas digitales venía siendo un proceso demandante en la sociedad actual que, debido a la irrupción de la pandemia, se ha acelerado de forma importante. En el Informe Brechas digitales en menores extranjeros no acompañados, también realizado por Accem en el último año, se evidenció que en los centros donde son acogidas estas niñas, niños y adolescentes tuvieron que adaptarse a la “nueva normalidad” digital y buscar el modo de obtener un mayor acceso en cuanto a equipos y wifi, que facilitara una mayor conectividad para el uso educativo y recreativo de estos menores en situaciones vulnerables durante el confinamiento.

En la actualidad, tener a disponibilidad estas herramientas no es una opción sino una necesidad básica e imprescindible para estar incluidos en la sociedad. Son necesarias en el empleo, en la educación, en la vida diaria para establecer redes sociales, para tramitar documentos con la administración, etc. Un amplio porcentaje de población inmigrante y refugiada, y en general población en situación de vulnerabilidad no tienen acceso a un equipamiento tecnológico adecuado, Internet o datos móviles lo que dificulta de forma importante su inclusión social. Hemos de afrontar este reto para no dejar a nadie atrás.

Comparte: