La atención constante a mujeres en situación de trata o prostitución

“Las mujeres en situación de trata o prostitución durante el confinamiento son doblemente invisibles”

Daniel Bóveda, coordinador provincial de Accem en Vigo

“Ahora son doblemente invisibles”. Así resume Daniel Bóveda la situación de mujeres en situación de trata o prostitución durante el confinamiento. “Cuando salíamos a la calle, apenas las veíamos aunque las teníamos muy cerca. Desde que estamos en nuestras casas, es como si no existieran”, cuenta.

Para hacerse una idea de lo que deben estar pasando esas mujeres en estos momentos, el coordinador provincial de Accem en Vigo describe cómo eran sus pautas de vida: “en muchos de los pisos donde ejercen la prostitución se quedan una media de 21 días pagando el alquiler con una parte de lo que ganan. Viven donde trabajan. Después deben irse para volver al mismo piso o cambiar a otros”.

“En el mercado de la prostitución, las mujeres son obligadas a rotar para que haya variedad, como si fuesen mercancía”, explica Daniel. A menudo cambian de ciudad de manera continua.

 

Leer más

Improvisando un espacio de juegos

“Ante unas circunstancias anormales llegan respuestas extraordinarias”

Iria Paz, responsable provincial de Accem en Lugo

En el centro de acogida de Accem en Lugo conviven 24 personas de diferentes orígenes y nacionalidades que han solicitado protección internacional. Se encuentran en primera acogida, lo que quiere decir que están en un periodo de “preparación para la autonomía”, como se define administrativamente.  Una autonomía que, como casi todo, ha quedado en suspenso por el coronavirus.

Iria Paz, responsable provincial de Accem en Lugo, y su equipo se ocupan de que todo siga funcionando las 24 horas del día. Eso sí, la situación ha obligado a modificar los horarios de manera que los trabajadores no coincidan, teniendo que hacerse los traspasos de turno por teléfono. Y también han cambiado las rutinas de comidas, que se hacen en más tandas para poder mantener la distancia de seguridad entre comensales.

Leer más

Cuando el aula se vuelve virtual

“Fue muy bonito cuando compañeros y compañeras volvieron a coincidir a través de las videoconferencias, y divertido ver cómo se corregían y bromeaban unos con otras”

Beatriz Serrano, profesora de castellano y catalán de Accem en Barcelona

Por extraño que parezca, a veces la distancia puede servir para conocernos un poco mejor, y el confinamiento, para aprender más. Que se lo digan a Beatriz Serrano, profesora de castellano y catalán para personas solicitantes de asilo en Barcelona.

Donde antes había aulas y pizarras, ahora hay móviles y ordenadores, así que toca adaptarse. “Para explicarles algunas palabras básicas de la vida diaria, se me ocurrió hacer un vídeo de mi casa”, explica Beatriz. “A algunos al principio les pareció gracioso que la profe enseñase su espacio privado, pero luego se animaron también a mostrar sus habitaciones al tiempo que practicaban vocabulario”. Leer más

Un trabajo en cadena para diferentes grupos etnoculturales

“Atendemos a personas que no saben leer y escribir y debemos hacerles llegar la información de otra manera. Lo hemos hecho con audios de voz en rumano, en árabe y en otros idiomas”

Micaela Preoteasa

Muchos vecinos y vecinas de la Cañada Real Galiana preparaban una fiesta con temática árabe. “Iba a ser la primera Acción Global Ciudadana que organizaba la ciudadanía y no las organizaciones de los diferentes recursos que trabajamos allí”, explica con nostalgia Micaela Preoteasa.

Llegó el coronavirus y los planes de fiesta tuvieron que detenerse, como también hubo que paralizar hasta nuevo aviso la organización de la próxima Escuela Abierta de Verano para niños y niñas, con la que se organizaban salidas a museos, parques y piscinas.

El Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural en los seis sectores de la Cañada Real de Madrid ha cambiado mucho ante el riesgo de contagio, pero Micaela no ha parado, aunque sea en la distancia. “No me imaginaba trabajar sin contacto directo, pero nos adaptamos a las necesidades”, dice. Leer más

Manteniendo los virus a raya

“No podemos bajar la guardia porque sabemos que el trabajo de Accem es esencial”

Agustín Greco, responsable de Soporte Informático en Sede social de Accem

Antes del Covid-19 fue el Ryuk. El primero es un virus de sobra conocido desde que instaló en nuestras vidas el estado de alarma a principios de marzo. El segundo nos suena menos, pero colocó al equipo de Informática de Accem en una situación de excepción unos meses antes.

Entonces, en enero, fue un troyano, un virus informático que se coló en los ordenadores de la organización para secuestrar la información. Agustín Greco recuerda que él y sus cinco compañeros tuvieron que hacer jornadas maratonianas para recuperar todos los datos, limpiar los terminales y garantizar que todo volviera a funcionar con normalidad. Leer más

Protegiendo al personal

“Mis compañeros y compañeras se están dejando la piel por seguir atendiendo recursos que son esenciales, nuestro compromiso es darles todo lo que precisen para protegerse”

Cristina Martín, Responsable del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de Accem. Sede Social, Madrid 

Guías de teléfono, buscadores de Internet, aplicaciones de compra venta y el boca a boca. Desde hace semanas, Cristina Martín pasa muchas horas al día tirando de todos los hilos posibles con un único objetivo: conseguir las mascarillas, guantes, geles, gafas, batas y pantallas que necesitan el personal y las personas usuarias de Accem en centros de acogida, pisos y otros recursos de atención directa. Leer más

Solidaridad de ida y vuelta

“Ser voluntario en el centro de atención a personas sin hogar me ayudó a mejorar mi propia situación. Y cuando logré mi permiso de residencia, la primera entidad que me propuso trabajar fue Accem”

Takukam Toukam, técnico del programa de atención humanitaria a inmigrantes de Accem en Valencia

Takukam Toukam lleva a su espalda una mochila cargada de experiencias que le sirven en su trabajo diario como técnico en el programa de atención humanitaria a inmigrantes que desde Accem desarrollamos en el Centro de Día de Emergencia Social (CEDIES) de Valencia, en el que atendemos a personas en situación de calle.

Muchas de esas personas sin hogar son migrantes que, como Toukam, dejaron sus países de origen buscando un futuro mejor.

Este camerunés pensó que la vida en Europa iba a ser fácil. Por eso, no dudó en embarcarse en una aventura que a punto estuvo de costarle la vida. A él le llevó tres años conseguir llegar a España. Leer más

Una incertidumbre compartida

“Hablo a diario con mi familia en Togo y estoy muy preocupado ante la posibilidad de que el coronavirus se extienda allí con virulencia”

Kossi Simeon, Técnico de primera acogida de protección internacional de Accem en Zaragoza

Kossi Simeon piensa estos días qué hubiese sido de él si la pandemia del coronavirus hubiese llegado hace doce años, en 2008. Ese fue el año qué salió de Togo, un pequeño país de África occidental. Simeon se había convertido en un periodista muy incómodo para el poder de su país y tuvo que huir para salvar su vida y empezar una nueva en España. “Los primeros meses aquí no entendía nada, ni el idioma, ni los lugares a los que debía ir ni lo que tenía que hacer”, explica Simeon, “no sé cómo hubiese gestionado además el confinamiento en esas circunstancias”. Leer más

Todo por una sonrisa

“Fue muy emotivo encontrarnos con un mural hecho por las personas beneficiarias del centro de Monteagudo a nuestro equipo, estampando sus propias manos como símbolo del aplauso que nos dan. Este gesto de agradecimiento nos hace ver que cada gota cuenta y que juntos y sólo juntos, podremos salir adelante”

Ana Vivancos, técnica del Centro de Media Estancia de Monteagudo de Accem en Murcia

“Todo va a salir bien”. Éste es el lema con el que el equipo de Accem en el Centro de Media Estancia de Monteagudo (Murcia) está afrontando la situación provocada por el Covid-19.

Este dispositivo cuenta con medio centenar de plazas para solicitantes de asilo, casi todas ellas ocupadas en este momento por familias, muchas de ellas con menores a su cargo. Leer más

El nexo entre las familias y la escuela

“Si trabajar la sensibilización ya antes entrañaba dificultades, en un sistema complejo que no toma en cuenta la situación de cada unidad familiar se hace aún más costoso”

Yosi Ledesma, técnica de Accem en A Coruña

Una de las personas a las que la actual crisis está obligando a reinventar su labor es Yosi Ledesma. Esta técnica de Accem en A Coruña desarrolla sus tareas habitualmente en el ámbito educativo, dentro de un proyecto de sensibilización intercultural y participación de familias migrantes en la escuela.

Las aulas permanecen cerradas y el alumnado en casa, por lo que sus habituales charlas de sensibilización por los coles no se pueden llevar a cabo. Sin embargo, esta dificultad no ha detenido a Yosi, que ha reformulado su trabajo para pasar a comunicarse con el profesorado y los medios de comunicación para “transmitir las dificultades que está teniendo la población migrante en estos momentos para dar seguimiento a la escolarización de sus hijos e hijas”. Leer más