Accem participa en la acogida a las personas refugiadas llegadas desde Afganistán

Accem, como una de las organizaciones de referencia en España en la atención y acogida a las personas refugiadas, está participando en el dispositivo puesto en marcha desde el Gobierno español para acoger a las personas que han llegado como refugiadas desde Afganistán.

Un equipo interdisciplinar de nuestra organización ha estado trabajando intensamente durante las últimas semanas para ofrecer la mejor atención a unas personas que llegan en situación de gran vulnerabilidad y en necesidad de protección, por haberse visto obligadas a abandonar sus hogares ante la existencia de riesgos ciertos para su seguridad personal.

En las plazas del sistema de acogida que gestiona Accem hemos recibido hasta el momento a un total de 100 personas en pisos y centros de acogida de siete comunidades diferentes. La mayoría de las personas que hemos acogido integran familias de entre cuatro y seis miembros.

 

 

En España contamos con un sistema mixto de acogida entre el Gobierno y las ONG, bajo la coordinación del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Accem, organización especializada en el trabajo vinculado al derecho de asilo y la protección internacional, forma parte de este sistema integrado de atención y acogida a las personas refugiadas desde 1992. Actualmente, nuestra entidad gestiona más de 1.000 plazas de acogida en doce comunidades autónomas. En el último año, atendimos a 18.051 personas solicitantes y beneficiarias de protección internacional.

La atención de Accem a las personas acogidas es integral y personalizada, encaminada desde el primer momento a facilitar el proceso de integración social. Entre otras acciones, nuestra labor de apoyo comprende la atención social, jurídica y psicológica; la cobertura de las necesidades básicas; la información y orientación sobre la sociedad de acogida; el aprendizaje del idioma; la ayuda en la escolarización de los menores y la formación y el apoyo para la inserción laboral.

> Saber más sobre el trabajo de Accem con las personas refugiadas. 

> Comunicado de Accem – La comunidad internacional debe garantizar la seguridad de quienes huyen de Afganistán y ofrecer una acogida responsable y digna. 

 

 

La Comunidad Internacional debe garantizar la seguridad de quienes huyen de Afganistán y ofrecer una acogida responsable y digna

La situación que se está viviendo en Afganistán es realmente preocupante. Hemos visto imágenes del horror y la desesperación de miles de personas por salir de este país. No es momento de mirar a otro lado, es tiempo de actuar por la seguridad de todas las personas que no desean permanecer ahí.

La Comunidad Internacional no debe desentenderse de esta realidad y es necesaria su plena implicación para dar una solución a todas estas personas que huyen de un cambio de régimen, tras un conflicto bélico que se ha alargado demasiados años y que ha supuesto la pérdida de decenas de miles de vidas y el desplazamiento de muchas más. De hecho, según cifras de ACNUR, solo en lo que va de este año, más de medio millón de personas se han visto obligadas a escapar de sus casas y desplazarse a otras regiones de este país de Oriente Medio para encontrar un refugio.

En Accem consideramos urgente y necesaria una estrategia global de apertura de corredores humanitarios que permita a estas personas salir de forma segura de Afganistán, llegar a un país que les brinde la protección que buscan y poder garantizar su vida, especialmente de quienes se encuentran en las situaciones de mayor vulnerabilidad, como son mujeres y niñas. Del mismo modo, también apostamos por que estas vías seguras, legales y reales se mantengan abiertas y disponibles en adelante para agilizar el tránsito de cualquier otra persona o colectivo que necesite hacer uso de ellas por estos o por cualquier otro motivo humanitario.

Abandonar a las personas a su grito de auxilio y en su momento de mayor necesidad no es una opción para una sociedad que se considere alineada y comprometida con los Derechos Humanos y los valores que representan, por lo que la respuesta a esta, como a cualquier otra crisis humanitaria, debe ir en consonancia con la premisa de proteger y salvar vidas, así como ofrecer una acogida responsable, solidaria y digna.

Una nueva oportunidad en el medio rural

Ángel Gabriel es un joven refugiado venezolano que llegó a España en 2019 debido a la situación socio-política de su país de origen. Desde su llegada reside en Zaragoza, donde cuenta con uno de sus hermanos.

Entró al Servicio de Acogida Temporal que gestiona Accem en Zaragoza en diciembre de 2020. Y poco después fue derivado al programa de Integración Socio-Laboral para Personas Refugiadas (Accem Ariadna) en Zaragoza con la finalidad de trabajar en su inserción laboral.

Aunque Ángel cuenta con estudios de bachillerato en su país de origen y formación relacionada con el sector de la cocina, le ha sido imposible homologar pues no dispone de la documentación necesaria. También trae a sus espaldas experiencia laboral como chef y chef auxiliar, un sector que siempre ha sido de gran interés para él; por lo que se sacó el carnet de manipulador de alimentos y alérgenos.

Sin embargo, en un principio, Ángel decidió dirigir su formación hacia el sector de la logística, un sector fuerte en Zaragoza y a través del programa de inserción socio-laboral realizó dos cursos de formación relacionados: “Operador de carretillas: frontal y retráctil” y “Operador de puente grúa”, obteniendo los correspondientes carnets profesionales.

A pesar de todo ello, el contexto socio-laboral de Zaragoza es complicado, debido a que esta comunidad autónoma concentra en dicho municipio la mayoría de población y, por lo tanto, la mayor demanda de empleo. Sin embargo, cuenta con un medio rural amplio y, en muchos casos despoblado, siendo una gran oportunidad para las personas que llegan a este territorio en busca de oportunidades y un proyecto vital nuevo.

Este ha sido el caso de Ángel. Aquí se está haciendo un hueco sin importarle desplazarse para realizar el trabajo que le gusta y con el que se siente a gusto: la cocina. En junio, a través de la empresa Allucant con la que desde Accem ya habíamos tenido contacto previo y habíamos recibido su buena disposición, seleccionó a Ángel como ayudante de cocina, para un evento.

Esta empresa se encuentra en Gallocanta, un municipio de la provincia de Zaragoza ubicado en un entorno natural maravilloso, cerca de la Laguna de Gallocanta, la reserva natural de Aragón muy importante con una gran riqueza y variedad de flora y fauna. Aquí disponen de un albergue rural ornitológico con diferentes servicios para las personas que deciden pasar un fin de semana o sus vacaciones por la zona.

Quedaron tan satisfechos con Ángel que, posteriormente, lo han vuelto a llamar para el mes de julio y agosto. Ángel se encuentra súper contento con el trabajo que está desarrollando allí y la experiencia que ello le está aportando. Junto a Vipul, el chef, elaboran platos de manera conjunta e incluso Ángel elabora un plato principal y un postre típicos de Venezuela.

El feedback que recibimos en Accem también es muy bueno y estamos muy a gusto trabajando con ellos y con la actitud y buena disposición que está mostrando Ángel en su desarrollo laboral.

> Conoce el trabajo de Accem con las personas refugiadas.

> Accede a todas nuestras noticias sobre personas refugiadas.

Almendra, perseguida y discriminada por ser transexual: “No eres quién para discriminar”

Perseguida y discriminada por ser transexual, Almendra huyó de Lima hace cinco años cansada de los insultos y los golpes: “Tenía que cambiar el color de mi cabello, mi aspecto físico y mi lugar de residencia para que no me reconocieran, vivía con miedo”. Llegó a España como solicitante de protección internacional y en nuestro país recibió el apoyo de Accem.

En España buscaba su “liberación”, aunque para ella a esa liberación hay que ponerle unas grandes comillas porque incluso aquí en nuestro país el odio y la discriminación están a la orden del día: “Si yo toco algo, la otra persona no lo toca. Si yo me siento aquí en el autobús, la otra persona no se sienta. La mayoría de las veces que te insultan, tú respondes y encima te pegan”.

Almendra es otra de las protagonistas de nuestra campaña ÓDIAME, con la que queremos concienciar y decir que detrás del odio en internet hay personas reales, que el odio que se difunde en las redes sociales, no se queda en las redes sociales.

“Las personas tienen que aprender a aceptar, tienen que aprender a perdonar, tienen que aprender a entender. Y si no lo aceptas, pues entiende o trata de entender. Pero no discrimines. No eres quién para discriminar.”

 

Día Internacional del Orgullo LGTBI – El sistema de asilo debe tener en cuenta las características y necesidades de las personas LGTBI

A día de hoy, en 69 países miembros de Naciones Unidas se siguen persiguiendo y criminalizando las relaciones sexuales consentidas entre personas del mismo sexo, según los datos de ILGA World (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex).

Debido a esta realidad, desde 2018 Accem lleva realizando varias investigaciones sobre la situación de las personas LGTBI solicitantes de protección internacional. La más reciente, fruto de un estudio realizado a lo largo de todo el año 2020 y titulada Estudio sobre los condicionantes de salida de los países de origen y pautas de acompañamiento a personas solicitantes de protección internacional y refugiadas LGTBI, está dedicada a las dinámicas de persecución y discriminación a las que se ven sometidas las personas pertenecientes al colectivo LGTBI en sus países de origen y que motivan que tengan que abandonarlos para solicitar protección internacional en países como España.

Esta investigación se ha realizado sobre la base de testimonios de personas procedentes de Colombia, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Gambia, Marruecos, Georgia y Ucrania, que han relatado sus experiencias tras haber sufrido discriminación, violencia o persecución a causa de su orientación sexual o identidad de género en sus países de origen.

“En El Salvador, la situación con las pandillas está muy difícil. Si matas a un homosexual puedes ganar puntos extra o ganar rango dentro de tu pandilla”, apunta una chica lesbiana.

Otro hombre gay, procedente de Georgia, indica la inseguridad e indefensión que sufren las personas trans: “Nadie sale a la calle durante el día, no pueden. Es imposible. Sólo por las noches, cuando no hay mucha gente”.

“Cuando en una familia se sabe que una chica es lesbiana o un chico es gay, incluso lo matan desde el principio para que no se convierta en eso. Como mi madre, que desde pequeñita dijo que, si yo me convertía en lesbiana, me mataría. Ahora se encuentra enferma y me dijeron que, si moría, sería por mi culpa”, relata esta otra mujer lesbiana que llegó a España desde Gambia.

Conforme a estos testimonios, el informe incide en una serie de recomendaciones y claves para mejorar el acompañamiento. Entre estas medidas encontramos la necesidad de tener en cuenta las necesidades y características propias de las personas LGTBI –y especialmente de las personas trans– y establecer espacios de atención individualizada que perciban como seguros.

También destaca el estudio la conveniencia de flexibilizar las etiquetas que suponen las siglas LGTBI, para que puedan abarcar otras realidades, expresiones y alternativas de identidad y orientación sexuales de personas procedentes de otras culturas que no se ajusten a estas categorías construidas desde una perspectiva occidental.

Finalmente, la investigación recomienda que, si la persona solicitante no ha participado en espacios de activismo o no ha sido abiertamente visible en su país de origen, esto no sea un criterio determinante en la credibilidad de su relato, remarcando que, en todo caso, “el activismo siempre es un derecho, no un deber”.

> Conoce la historia de Dimitri, que tuvo que huir y convertirse en refugiado al ser perseguido por su orientación sexual.

Dimitri tuvo que huir de su país al sufrir persecución por su orientación sexual

Dimitri lleva un año y medio viviendo en España. Dimitri vivía en San Petersburgo, Rusia. Dimitri tenía familia, amigos, un buen trabajo. Pero Dimitri tuvo que dejar todo y marcharse. “Como soy LGTB+, es muy difícil vivir en Rusia una vida feliz. Tienes que ocultar todo, tienes que vivir dos vidas diferentes”, afirma este joven que ha buscado refugio en España.

“Nosotros entramos aquí a España como solicitantes de protección internacional y asilo, como refugiados”, explica en el vídeo de la campaña “Ódiame” de Accem, en la que ha participado para denunciar la discriminación que le afecta tanto como refugiado como miembro del colectivo LGTB+.

Dimitri evita poner fotografías en las redes sociales por no tener que soportar los mensajes de odio por su orientación sexual. Dimitri no olvida los motivos que le obligaron a escapar, los chantajes, las amenazas: Yo voy a buscarte, yo voy a matarte, yo sé dónde vives, yo sé tu dirección.“Esto ocurrió con nosotros en 2019. Había personas que quisieron matarnos o hacernos algo malo. Después, cuando fuimos a la policía, la policía no nos ayudó. En este momento, entendemos que en este país no hay lugar para nosotros”.

Dimitri se vio en la necesidad de convertirse en refugiado al sufrir persecución por su orientación sexual y no encontrar protección de manera efectiva por parte del Estado.

A día de hoy, en 69 países miembros de Naciones Unidas se siguen persiguiendo y criminalizando las relaciones sexuales consentidas entre personas del mismo sexo, según los datos de ILGA World (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex).

Con motivo de la celebración del Día del Orgullo LGTB+ el próximo lunes 28 de junio, desde Accem queremos llamar la atención sobre la persecución que muchas personas en el mundo sufren por su orientación sexual y/o por su identidad de género. Muchas de ellas se ven obligadas a huir y a convertirse en refugiadas. Como Dimitri, cuya historia hoy queremos compartir.

Acción formativa con IKEA en Madrid para la inserción laboral de personas refugiadas

En el marco del programa #AccemARIADNA, para facilitar la inserción sociolaboral de personas refugiadas en España, hemos llevado a cabo en la Comunidad de Madrid y en colaboración con IKEA el Plan de Formación “Skills for employment for refugees”, una actividad formativa destinada a mejorar la vida de los hijos e hijas de las familias refugiadas por medio de la inserción laboral de sus progenitores.

Durante los meses de abril y mayo, dos participantes del programa AccemARIADNA, Iurii y Touré, han sido contratados en la tienda de IKEA Alcorcón siendo esta su primera experiencia laboral en España. La formación ha estado dirigida a la adquisición de conocimientos, competencias y habilidades en el sector del retail, centrando la experiencia práctica en el departamento logístico de una de las tiendas IKEA de Madrid.

Los participantes de Accem y los/as colaboradores/as de IKEA valoran la experiencia muy positivamente, destacando especialmente la integración en un entorno laboral. Con esfuerzo y empatía, Iurii y Touré han conseguido mejorar su competencia lingüística, conocer de primera mano el mercado laboral de Madrid y ampliar su red social. ¡Enhorabuena, chicos!

Desde #AccemARIADNA queremos agradecer a IKEA su predisposición y colaboración para la consecución de este Plan de Formación que ha supuesto un gran paso en la integración sociolaboral de estas personas solicitantes de protección internacional.

Día Mundial de las Personas Refugiadas – Las vías legales y seguras deben convertirse en una realidad

Las organizaciones que, como Accem, trabajamos en el ámbito de las migraciones, las personas refugiadas y la defensa de los derechos humanos, llevamos años alzando la voz para pedir vías legales, reales y seguras para las personas refugiadas. Este año, con motivo del 20 de junio, Día Mundial de las Personas Refugiadas, queremos decir que estas vías existen, no son una abstracción, pero su habilitación efectiva depende de decisiones concretas y un compromiso con las personas en necesidad de protección internacional.

Hacer efectivas las vías seguras reduciría sensiblemente el sufrimiento asociado a la dureza y la peligrosidad de las rutas migratorias, que se cobran cada año miles de muertes y desapariciones. Hacer efectivas las vías seguras es multiplicar el número y procedencias de las personas acogidas a través del reasentamiento; es habilitar la posibilidad de solicitar asilo en las sedes diplomáticas; es aplicar la directiva europea de protección temporal en casos de emergencia humanitaria; es flexibilizar los requisitos para realizar la reagrupación familiar. Desde Accem reclamamos que las vías legales y seguras sean una realidad.

Este último año todo ha estado condicionado por la pandemia de la Covid-19. La reducción drástica de la movilidad internacional para las personas y el aumento de las medidas de control de fronteras han hecho aún más difícil el acceso a la protección internacional y el asilo. Mientras los conflictos no cesan, mientras las causas que originan el fenómeno del desplazamiento forzado no se alteran, se hace cada vez más complicada la posibilidad de escapar y llegar a un lugar seguro. No es únicamente más difícil: es también más peligroso. Los obstáculos a la migración obligan a las personas refugiadas y migrantes a tomar caminos cada vez más arriesgados, en los que aumenta la posibilidad de perder la vida. La ruta migratoria atlántica hacia las Islas Canarias y la ruta del Mediterráneo Central, ambas desde las costas de África, fueron las que provocaron más personas muertas y desaparecidas en 2020.

Por otra parte, junto a la habilitación urgente de vías seguras, se hace necesario reforzar el acceso al procedimiento de asilo. Es imprescindible asegurar la posibilidad de solicitar protección internacional a las personas que llegan a las mismas puertas de Europa. Y este acceso al procedimiento debe producirse con todas las garantías de un asesoramiento jurídico personalizado con la asistencia de un servicio de traducción e interpretación. Junto al acceso al asilo, deben disponerse los medios necesarios que permitan la detección, identificación y reconocimiento de vulnerabilidades en los flujos migratorios, situaciones que deben resolverse desde un enfoque de derechos humanos.

Accem atendió a más de 18.000 personas que solicitaron o consiguieron protección internacional en España

En 2020, Accem proporcionó atención a un total de 18.051 personas dentro del ámbito del asilo y la protección internacional.

Estos datos suponen un descenso del 13 % con respecto a las 20.771 personas de 2019. Hay que tener en cuenta, una vez más, el factor Covid-19 , que ha condicionado todos los datos del año anterior.

 

 

Del total de personas atendidas en este ámbito, el 55 % (9.964 personas) fueron hombres y el 45 % mujeres (8.087 personas).

Por nacionalidades, fue Colombia el primer país de origen, con un total de 4.842 personas atendidas en el ámbito del asilo, que suponen el 27 % del total. Le sigue Venezuela, con 4.170 personas y el 23 %. A continuación de los dos países vecinos de la región sudamericana, aparecen El Salvador (6 %), Honduras (5%) y Nicaragua (3,5 %), tres países también limítrofes entre sí en este caso en la región de América Central.

 

Datos por estado de su solicitud de asilo

Las personas que escapan a causa de la violencia o la persecución de sus países de origen o residencia son conocidas genéricamente como refugiadas. Sin embargo, cuando llegan al país de acogida, cada persona debe individualmente solicitar protección internacional y cumplir para su reconocimiento con diferentes estándares en un proceso que en ocasiones es largo y no está exento de dificultades.

En función de su situación administrativa, derivada del estado de su procedimiento de asilo, o de las distintas figuras de protección existentes, existen distintas categorías, como podemos ver en la siguiente tabla*:

 

 

Entre los 273 beneficiarios del estatuto de refugiado atendidos por Accem en 2020, destacan las personas procedentes de Marruecos (40), Siria (32) y Nicaragua (27).

Entre los 431 beneficiarios de la protección subsidiaria, son mayoritarias las personas procedentes de Siria (273), Somalia (29) y los territorios palestinos (22).

En cuanto a las personas reconocidas con el estatuto de apátrida, la inmensa mayoría eran personas de nacionalidad saharaui.

 

Accem y las personas refugiadas

Accem, organización especializada en el derecho de asilo, la acogida, atención e integración social de las personas refugiadas en España, participa en el sistema de gestión mixta entre el Estado y las ONG que rige en nuestro país para dar una respuesta integral a este colectivo, abarcando todos los ámbitos esenciales de la vida y orientada a la inserción sociolaboral y la conquista de la autonomía.

> Conoce todo el trabajo de Accem en el ámbito de la protección internacional y el asilo.

> Visita nuestro especial 20J, por el Día Mundial de las Personas Refugiadas.

 

 * Nota aclaratoria: la suma de las distintas categorías no ofrece exactamente el total único referido al inicio del texto, sino un número algo superior. Esto se debe a que una persona ha podido ser atendida en el mismo año primero como solicitante de protección y después como refugiada, por ejemplo. 

Ya está aquí el XIX Ciclo Refugiados en el Cine de Accem

Se acerca el 20 de junio, Día Mundial de las Personas Refugiadas, y llega la celebración de una nueva edición, y van XIX, del Ciclo Refugiados en el Cine de Accem.

Por segundo año consecutivo, como consecuencia de la pandemia de la Covid-19, Refugiados en el Cine se celebra en este 2021 en formato online, a través de la plataforma FILMIN. Tras la grata experiencia del año pasado, en el que tuvimos que adaptarnos a las circunstancias conocidas por todos/as, este año hemos decidido mantener un formato que nos da grandes posibilidades, como presentar una selección muy amplia de títulos y multiplicar el alcance de la difusión, rotas las limitaciones geográficas y horarias.

En este 2021 hemos elegido 21 películas para que desde el viernes 18 de junio podamos disfrutar de buen cine al tiempo que nos adentramos en la realidad de las personas obligadas a migrar forzosamente: las personas refugiadas.

Consulta aquí la programación completa del XIX Ciclo Refugiados en el Cine de Accem. 

Los clásicos

Hemos elegido por una parte cinco de ‘nuestros clásicos’: películas que expresan perfectamente el contenido de nuestro ciclo, punto de encuentro entre el cine y la sensibilización social. Un clásico moderno como “Mi hermosa lavandería”, de Stephen Frears, y con Daniel Day Lewis como protagonista; dos de las más destacadas creaciones cinematográficas con trasfondo social del siglo XXI como son “Persépolis” (Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud) e “Incendies” (Denis Villeneuve); y dos cineastas que son referencias en su mirada hacia las migraciones en su trabajo, como son el desaparecido director griego Theo Angelopoulos, presente en el ciclo con “El paso suspendido de la cigüeña”, y el cineasta alemán de origen turco Fatih Akin, de quien hemos escogido la película “Al otro lado”.

Conflictos que no cesan

Hablar de refugiados es hablar de conflictos que provocan el éxodo de miles de personas en busca de un lugar seguro. En nuestra selección de este año hemos querido fijarnos en la realidad que nos rodea, para elegir algunas películas que, desde diferentes lenguajes y propuestas narrativas, nos llevan a conocer un poco mejor las causas, los motivos, los contextos.

Algunos de estos conflictos nos acompañan por desgracia desde cuando alcanza a recordar nuestra memoria. Es el caso del conflicto árabe-israelí y también de la situación del pueblo saharaui en los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia). Para estos viejos, pero desgraciadamente vigentes, conflictos hemos intentado elegir enfoques originales, ángulos invisibles, propuestas novedosas. Es el caso, por ejemplo, de la original “Idol”, la última visita cinematográfica a su tierra de Hany Abu-Assad, director de “Paradise now” y “Omar”, o de “Hamada”, en la que desde el humor nos acercamos a la desesperante situación en la que se encuentra la juventud saharaui.

También nos acercamos a los contextos de los dos primeros países de origen en número de solicitantes de protección internacional en España: Venezuela y Colombia. Por vez primera hemos elegido un título, “El país roto”, con el que nos aproximamos a la aguda crisis política, institucional, social y económica venezolana que ha llevado a cientos de miles de sus ciudadanos/as a dejar su país en busca de seguridad y nuevas oportunidades. Con “Matar a Jesús”, obra de Laura Mora, entramos en la complicada realidad de la violencia en Colombia a través de un thriller, una película de acción que nos ayuda a conocer un poco mejor un país que arrastra también décadas de conflicto en distintas intensidades.

No hemos querido olvidarnos de Siria, que es todavía el primer país de origen de solicitantes de protección internacional a nivel europeo, cuando se han cumplido diez años del inicio de una guerra civil que ha provocado la muerte de casi 400.000 personas y el desplazamiento forzoso de más de 12 millones de personas entre refugiados y desplazados internos. En Refugiados en el Cine estará este año “Nacido en Siria”, la película documental de Hernán Zin que da voz a los refugiados sirios.

 

África y el efecto expulsión

En el año 2020, los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) señalan que al menos 95.000 personas ingresaron en territorio de la Unión Europea a través de su frontera sur, la mayoría de ellas por vía marítima desde el continente africano. En este gran movimiento migratorio confluyen personas refugiadas y migrantes que se ponen en ruta para dejar atrás situaciones insostenibles, en ocasiones motivadas por situaciones de violencia y persecución, y otras por la falta de expectativas de presente y futuro.

Para hablar de ese ‘efecto expulsión’ que obliga a la gente a huir, que fuerza a las personas a la migración, hemos incluido tres títulos en Refugiados en el Cine, y lo hemos hecho desde las voces de creadores de origen africano. Es el caso de “Querida Bamako” (Omer Oke), en la que conocemos los motivos que llevan a un joven de Burkina Faso a la emigración en busca de Europa; “Carta a mi hermana” (Habiba Djahnine), que nos lleva al primer asesinato de una militante feminista reconocido en Argelia; y “Difret” (Zeresenay Mehari), que nos lleva a Etiopía y a algunas de las formas de violencia que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo.

Refugiados en las series

Aprovechamos al máximo las posibilidades que nos ofrece FILMIN como plataforma de cine online. Esto incluye introducir series en nuestra programación de Refugiados en el Cine, algo que sería muy complicado de realizar en nuestro formato clásico de ciclo. Este año las series elegidas son, por una parte, “Laberinto de paz”, con la que nos trasladamos en el tiempo hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en una Europa devastada, con millones de desplazados y supervivientes intentando reconstruir sus vidas; y, por otra parte, “Los Durrell”, la propuesta posiblemente más refrescante y amable de toda nuestra programación de este año, la puesta en lenguaje cinematográfico de la célebre “Trilogía de Corfú” de Gerald Durrell, en la que se nos habla a fin de cuentas de las dificultades que una familia migrante, británica en este caso, debe afrontar en su llegada a una nueva tierra, la isla griega de Corfú, en busca de nuevos aires y una nueva etapa para sus vidas.

 

Para toda la familia

En los últimos años no han faltado en nuestra programación algunos títulos pensados especialmente para ver en familia. Queremos que Refugiados en el Cine también alcance a los más pequeños de la casa. En esta edición XIX repetimos con una serie mítica de animación como es “Marco”, con la que tantos acompañamos en su viaje migratorio a un menor migrante no acompañado como es Marco desde Italia tras los rastros de su madre, migrada a Argentina. Cerramos nuestra programación con “Binti, una youtuber sin fronteras”, galardonada como Mejor Película Infantil por la European Children’s Film Association y que servirá para que niños y niñas empiecen a acercarse a la realidad de las migraciones en Europa.