Preocupación por el Pacto europeo sobre migración y asilo y la falta de vías legales y seguras

Dada la aprobación hoy mismo por parte de las instituciones europeas del Pacto europeo sobre migración y asilo, y a instancias de un futuro análisis más en profundidad, desde Accem advertimos del retroceso que puede suponer para los derechos y garantías de las personas refugiadas y migrantes. En primer lugar, nos preocupa que, si bien se recoge entre las principales medidas la lucha contra el tráfico de personas, no se establecen disposiciones que refuercen las vías legales y seguras como medio efectivo para erradicarlo y garantizar de ese modo la seguridad de las personas que se ven se ven en la necesidad u obligación de dejar atrás sus vidas, familias, entorno y países de origen.

En relación con la gestión de los flujos de personas, otro de los aspectos que consideramos debe ser revisado de dicho acuerdo es que pone el foco de la gestión migratoria en el control fronterizo e incide en la externalización de fronteras, fomentando acuerdos con terceros países que no garantizan el cumplimiento de los Derechos Humanos dentro de su territorio. Además, será criterio de cada Estado miembro establecer qué países considera seguros. En Accem creemos que el debate alrededor de la migración no puede estar centrado en cuestiones relacionadas con la seguridad y debe focalizarse en un enfoque garantista de los Derechos Humanos.

En esta línea, otra de las cuestiones que nos preocupa es el establecimiento de un nuevo procedimiento acelerado en frontera, con privación de libertad, que puede durar hasta seis meses, mientras se resuelven los expedientes, lo que supone una ampliación de los plazos de detención, incluso en el caso de los menores de edad. Este hecho puede provocar una deficiente detección de las necesidades de protección de las personas y que algunas puedan llegar a ser retornadas, siendo expuestas a sufrir persecución. Además, hay que incidir en que uno de los criterios que se establecen para someter a las personas migrantes a este proceso es el origen, pues ciudadanos/as de países que tengan baja tasa de reconocimiento de protección internacional se tendrán que someter a este criterio, lo que supone una discriminación por razón de orígen. 

Otra de las cuestiones por las que desde Accem mostramos nuestra preocupación es el hecho de que el pacto permita a un país, ante una situación de crisis, flexibilizar o suspender temporalmente las obligaciones que le imponen las normas de la UE sobre asilo. Esta circunstancia, según el acuerdo, puede ser consecuencia, o bien de un aumento de llegadas o de la “instrumentalización” de la migración por parte de un país tercero para afectar a un Estado miembro.

Además, queremos recordar que ya existe un mecanismo para gestionar situaciones de crisis de llegadas, recientemente utilizado: la directiva europea de Protección Temporal. Se trata de un mecanismo garantista, que acelera el amparo y la garantía de derechos de las personas refugiadas y que se ha probado eficaz para resolver crisis de calado humanitario. Consideramos que, precisamente, este acuerdo de migración y asilo va en el sentido contrario de esta norma, al posibilitar que se incumplan parcial o totalmente las normas de asilo y refugio.

Por último, lamentamos que un pacto que tenía entre sus objetivos garantizar una protección igual y efectiva en todos los países de la UE para las personas refugiadas pueda derivar en ampliar más las diferencias a la hora de aplicar los criterios del sistema europeo común de asilo. Así pues, nos inquieta el concepto de solidaridad obligatoria pero flexible, que establece la existencia de cuotas de redistribución de demandantes de asilo de las cuales, sin embargo, los países podrán exonerarse a cambio del pago de 20.000 euros por persona, contribuyendo con medios materiales a la gestión migratoria de la UE o asumiendo la gestión de personas que están en su territorio aunque entrasen por otro país, que sería al que correspondería su gestión.

Día Internacional del Migrante – Atendiendo la emergencia humanitaria ante la falta de vías legales y seguras

18 de diciembre de 2023

En un año como el 2023, marcado por la emergencia humanitaria que hemos vivido con la llegada a nuestro país de un gran número de personas por vía marítima, y en el que Accem ha trabajado para atender y proporcionar la acogida necesaria tanto en las Islas Canarias y en la península, el Día Internacional del Migrante cobra especial relevancia para la entidad. 

Así pues, en esta fecha tenemos que volver a señalar que se evidencia la falta de vías legales y seguras, situación que obliga a miles de personas a poner su vida en peligro en terribles travesías en las que muchas no sobreviven. Una situación que pone de manifiesto la necesidad de que los derechos humanos estén en el centro de las políticas migratorias. 

Por ello, nos preocupa que, si bien el Pacto Europeo de Migración y Asilo recoge entre sus principales medidas la lucha contra el tráfico de personas, no establece disposiciones que refuercen las vías legales y seguras como medio efectivo para erradicarlo y garantizar de ese modo la seguridad de las personas que se ven se ven en la necesidad u obligación de dejar atrás sus vidas, familias, entorno y países de origen. De hecho, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de Naciones Unidas, este año han fallecido o desaparecido al menos 868 personas intentando alcanzar las costas de las Islas Canarias, en la denominada ruta atlántica. 

Otro de los aspectos que consideramos debe ser revisado de dicho acuerdo, según los avances que se han conocido, es que pone el foco de la gestión migratoria en el control fronterizo e incide en la externalización de fronteras, fomentando acuerdos con terceros países que no garantizan el cumplimiento de los Derechos Humanos dentro de su territorio. En Accem creemos que el debate alrededor de la migración no puede estar centrado en cuestiones relacionadas con la seguridad y debe focalizarse en un enfoque garantista de los Derechos Humanos.

Por otro lado, en relación a la gestión migratoria en nuestro país, desde Accem señalamos que entre los varios retos pendientes está la necesidad de seguir trabajando en la mejora y agilización de los procedimientos de extranjería para garantizar que sean efectivos y eviten situaciones de irregularidad sobrevenida. Esto permitirá a las personas migrantes poder acceder a derechos que legalmente tienen reconocidos pero a los que no pueden acceder por falta de desarrollos normativos.

Otro de los más importantes retos pendientes y urgentes es la atención y gestión hacia los menores que migran solos, cuyo número ha aumentado sustancialmente debido a la emergencia humanitaria que hemos vivido este año. Desde esta organización volvemos a incidir en la necesidad de establecer procedimientos de determinación de la edad que permitan una correcta identificación de los menores, así como de mecanismos que fomenten una acogida equitativa y solidaria entre las diferentes comunidades autónomas, con el fin de proporcionar la más adecuada y mejor protección a estos niños y jóvenes menores de edad.

Para finalizar no podemos dejar de insistir en la importancia de luchar contra la normalización de mensajes que estigmatizan y criminalizan a las personas migrantes y que se han visto especialmente agitados en los momentos de emergencia humanitaria. El incremento sostenido de los mensajes xenófobos y discriminatorios, que en ocasiones llegan a convertirse en discurso de odio, se ha ido normalizando lo que tiene graves y directas consecuencias para las personas que son víctimas de ellos y también para nuestra sociedad ya que fomentan la polarización y la descohesión social. 

Accem recibe a 74 personas refugiadas de Nicaragua en el marco de un proyecto piloto para trabajar en el sector de las renovables

Un total de 74 personas refugiadas de Nicaragua, pertenecientes a 25 unidades familiares, han llegado a España desde Costa Rica, seleccionadas en origen para trabajar en la puesta en marcha de un parque fotovoltaico en Villalba de los Alcores (Valladolid) de la mano de la empresa Cobra. Esta iniciativa se enmarca en un proyecto piloto que nace de un acuerdo entre España, Estados Unidos y Costa Rica para acoger a personas refugiadas, en este caso, de origen nicaragüense. 

Para la ejecución de esta iniciativa, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha llegado a un acuerdo con Accem y la Diputación de Valladolid para gestionar la acogida de estas personas. La ONG se encargará de la primera acogida y de la integración social de estas personas, es decir, de acompañar a estas familias en procesos como la escolarización de los menores, la obtención de la tarjeta sanitaria y otra documentación, así como de proporcionar atención jurídica y psicológica, si fuera necesario. Asimismo, la entidad garantizará formación de cara a la integración social y laboral, de dos meses de duración, previa a la incorporación a los puestos de trabajo. 

Este proyecto piloto de reasentamiento de personas refugiadas añade, además, el componente laboral, haciendo que la integración en el mercado de trabajo español, uno de los puntos que más difíciles se hacen para las personas solicitantes de protección internacional, sea inmediata, garantizando así la integración social de estas personas y familias. Accem defiende vías legales y seguras de este tipo, que garanticen los derechos de estas personas y que fomenten rutas seguras para que estas personas puedan solicitar protección internacional y comenzar una nueva vida en España.

Este proyecto piloto de vías complementarias tiene su origen en el acuerdo del Consejo de Ministros de mayo de 2023, que aprobó la ampliación del Programa Nacional de Reasentamiento de Refugiados en España y abrió la posibilidad de reasentar a personas que tuvieran una oferta de empleo realizada por una empresa española. Estas personas han sido preseleccionadas en colaboración con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) y con la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), a través de las oficinas de dichos organismos en Costa Rica.

Accem participa en unas jornadas de alto nivel sobre migración y empleo en el marco de la Presidencia Española de la UE

Bajo el título ‘Configurando el futuro de la migración legal en la UE: ¿dónde estamos y dónde queremos llegar?’, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones organizó la semana pasada unas jornadas de alto nivel, con representantes políticos de la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y países socios de España y la Unión Europea, para debatir sobre migración, talento, retos demográficos europeos y, en definitiva, cómo generar un entorno laboral que pueda atraer talento a través de la migración por vías legales y seguras.

Entre los participantes en los diferentes paneles, que contaron, entre otros, con la presencia del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, el vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinás, y la comisaria de Interior, Ylva Johansson, estuvo también presente Saharu Cisse, un usuario de Accem que, gracias al programa AccemARIADNA para solicitantes de Protección Internacional, tras año y medio en España, ya hace una vida totalmente autónoma, con vivienda y trabajo.

La intervención de este usuario de Accem, originario de Mali y que llegó a Canarias por vía marítima en febrero de 2022, tuvo lugar junto al ministro Escrivá, la vicesecretaria de Estado de Seguridad, Democracia y Derechos Humanos de Estados Unidos, Uzra Zeya, la directora general de la Organización Internacional para las Migraciones, Amy Pope y la secretaria general adjunta de Acnur, Gillian Triggs. Además, en este panel también participó la directora de Recursos Humanos de Ikea en España, Virginia Garrido, en representación del sector empresarial.

La intervención de Saharu versó sobre su proceso de integración y autonomía en España, más concretamente en Jerez, donde ahora reside y trabaja y donde sigue esforzándose en mejorar el idioma de la mano de Accem. Asimismo, habló de las dificultades encontradas durante su proceso para solicitar protección internacional y encontrar trabajo, para que sirvieran como ejemplo de un caso real para los representantes políticos e institucionales. 

El resto de panales, en los que estuvieron presentes eurodiputados de diferentes grupos políticos y representantes de países como Marruecos, Túnez, Egipto, Bangladesh,  Honduras y Pakistán, sirvieron para generar un intercambio de miradas sobre posibles futuros acuerdos para fomentar la inmigración legal y segura, por medio de contratos de trabajo, a territorio europeo. 

España recibe a 167 personas refugiadas procedentes de Líbano dentro del programa de reasentamiento

Un grupo de 167 personas refugiadas de origen sirio han llegado este jueves a España procedentes de Líbano en el marco del programa estatal de reasentamiento. De ellas, 16 personas pertenecientes a cuatro unidades familiares diferentes han sido acogidas por Accem.

En el conjunto del año, España ha acogido a un total de 699 personas a través del programa de reasentamiento, todas ellas procedentes de Líbano y Turquía.

La figura del reasentamiento es una de esas vías legales y seguras que Accem defiende para ofrecer una atención y una acogida digna así como un futuro con posibilidades a las personas refugiadas. Esta medida consiste en el traslado desde un país de asilo, en este caso Líbano, a otro, España, que se compromete a reconocer su condición de refugiadas y a proporcionar una acogida.

Líbano ha sido uno de los principales países de acogida de las personas refugiadas que han tenido que escapar de la guerra en Siria, un conflicto que suma ya 12 años de duración. En 2022, según los datos de ACNUR, Líbano acogía a más de 814.000 personas refugiadas de origen sirio.

La vía del reasentamiento se toma cuando el primer país de asilo no puede garantizar la seguridad de la persona refugiada; cuando ese país no puede afrontar por sí solo la acogida de un número elevado de personas como consecuencia de una gran crisis humanitaria o cuando en el segundo país de asilo existen mayores y mejores posibilidades para su proceso de integración social.

Con el reasentamiento estamos hablando de una vía que permite al tiempo apoyar a las personas refugiadas, proporcionando una oportunidad de vida en un lugar seguro y, al tiempo, aliviar el esfuerzo que deben afrontar los países limítrofes.

> Conoce el trabajo de Accem con las personas refugiadas.

Al menos 2.843 personas muertas o desaparecidas en la frontera sur al término del tercer trimestre de 2023

Al término del tercer trimestre de 2023, habrían muerto o desaparecido en la frontera sur de Europa al menos 2.843 personas, de acuerdo con los datos recogidos por el proyecto Missing Migrants de la Organización Internacional para las Migraciones.

En el Mediterráneo se dejaron la vida al menos 2.419 personas. Las víctimas se acumulan mayoritariamente en el Mediterráneo Central, en las rutas marítimas que desde las costas de Libia o Túnez se dirigen hacia Italia o Malta. Así, en el Mediterráneo Central se registraron 2.145 personas muertas o desaparecidas en los primeros nueve meses del año.

Las cifras en el Mediterráneo Occidental -en las rutas que se dirigen hacia territorio español- y en el Mediterráneo Oriental, con destino a las islas griegas y Chipre, fueron sustancialmente inferiores: en el Mediterráneo Occidental fallecieron 210 personas y en la ruta del Mediterráneo Oriental murieron o desaparecieron 64 personas.

Por otra parte, en la ruta atlántica hacia las Islas Canarias, desde las costas del África Occidental, han muerto o desaparecido desde comienzos de año un total de 424 personas según los datos de la OIM, constituyendo en número de víctimas la segunda ruta más mortífera entre las que se dirigen en hacia territorio europeo por su frontera sur.

Con estos datos es desgraciadamente más que previsible que en 2023 se superen los datos de personas muertas y desaparecidas registrados el año anterior, cuando fallecieron al menos 2.925 personas en la frontera sur de Europa.

PERSONAS FALLECIDAS Y DESAPARECIDAS EN LAS RUTAS MARÍTIMAS HACIA LA UE
ENERO – SEPTIEMBRE 2023

Vías legales, reales y seguras para las personas migrantes

Como siempre hay que subrayar cuando se abordan los datos de las muertes en las peligrosas travesías  hacia Europa por vía marítima que emprenden las personas migrantes, tenemos que hablar de datos estimados, con toda probabilidad a la baja, sobre el total de víctimas de las migraciones y el sistema de fronteras.

Ante esta tragedia repetida año a año en la frontera sur de Europa, desde Accem defendemos la habilitación de vías legales, reales y seguras para las personas migrantes que sean efectivas para pararla, para evitar que miles de personas no tengan más opción para llevar a cabo su proyecto migratorio que recurrir a viajes muy peligrosos y arriesgados en los que muchas personas pierden la vida.

Como organización especializada en el refugio y las migraciones, queremos también hacer la reflexión de que la situación en la frontera sur de la Unión Europea se enmarca en un contexto aún más global, en un mundo en el que son numerosos los focos de conflicto que provocan el desplazamiento forzoso de sus poblaciones, y que está atravesado por una profunda brecha de desigualdad social y económica que está en la raíz, asimismo, de la intensidad de algunos flujos migratorios en los que sus protagonistas buscan únicamente mejores condiciones de vida ante situaciones de pobreza, falta de alternativas y desesperanza.

> Conoce el trabajo de Accem en la atención humanitaria a personas migrantes

Accem refuerza su trabajo para atender la situación de emergencia en Canarias por el aumento de las llegadas por vía marítima

Ante la emergencia humanitaria que estamos viviendo en los últimos meses y especialmente en Canarias por la situación migratoria, Accem continúa trabajando tanto en el archipiélago como en la península, con gran intensidad y movilizando recursos día a día, para poder ofrecer la mejor respuesta a las personas y al conjunto de la sociedad desde el bagaje acumulado tras 18 años presentes en la atención humanitaria a migrantes en España.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones decretó hace unos días la situación de emergencia en Canarias por el importante aumento de llegadas que se ha producido a las Islas Canarias desde el mes de agosto, un repunte que se está viendo agudizado durante este mes de octubre. De hecho, según datos del Ministerio del Interior, entre el 1 de enero y el 15 de octubre han llegado a las islas 23.537 personas por vía marítima, unas 10.000 más que en el mismo periodo de 2022, que suponen un aumento del 80 %.

Nuestra dilatada experiencia en la gestión y atención en situaciones de emergencia hace que estemos preparados para afrontar desafíos de esta índole. En nuestros dispositivos de emergencia ofrecemos una atención integral y profesional gracias al trabajo especializado de un equipo interdisciplinar, que incluye personal sanitario, abogados/as, psicólogos/as, trabajadores/as sociales e integradores/as sociales, entre otros perfiles profesionales.

En estos momentos, estamos gestionando dos dispositivos de acogida de emergencia de gran capacidad, Las Raíces y Las Canteras, ambos en la isla de Tenerife, así como el centro de Montaña Mina, en Lanzarote. En todos los dispositivos de emergencia de Canarias estamos alojando actualmente a más de 4.000 personas. Sin embargo, estas cifras van modificándose día a día en una coyuntura que se va actualizando continuamente y que exige una gran capacidad de adaptación y respuesta al cambio por parte de la organización. 

Nuestra actuación se enmarca en una respuesta coordinada y en red en la que lidera el propio Gobierno del país y trabajamos algunas de las principales organizaciones de referencia en el ámbito de las migraciones, como es el caso de Accem. Nuestra labor comienza cuando las personas llegadas a las costas canarias son derivadas a nuestros dispositivos por las autoridades competentes. A partir de ese momento, se activan los servicios que hemos diseñado para garantizar la mejor atención a las personas alojadas en el contexto siempre de unas circunstancias de emergencia. Se da cobertura a las necesidades básicas (alojamiento, manutención, higiene), se proporciona un kit de ropa y se organizan reuniones de información y orientación con las personas atendidas sobre su situación. Ahí comienza también un trabajo de detección de las necesidades existentes de atención sanitaria y psicológica, así como de vulnerabilidades (presencia de menores, víctimas de trata, posibles solicitantes de protección internacional, etc.). 

En Accem, junto a todo nuestro trabajo y compromiso en la atención y acogida de emergencia, somos conscientes de que la situación en Canarias se enmarca en un contexto más grande que alcanza toda la frontera sur de la Unión Europea e incluso un contexto más global, donde existe un desplazamiento humano de dimensiones importantes originado tanto por la existencia de numerosos focos de conflicto en el mundo, como por una gran situación de desigualdad social y económica entre distintas regiones del planeta. Ante este contexto, desde Accem mantenemos nuestra línea de reclamar la habilitación de vías legales y seguras para las personas refugiadas y migrantes.

La ausencia de vías legales y seguras aumenta exponencialmente la peligrosidad del viaje. Según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones, en el primer semestre de 2023 murieron en el camino a Europa al menos 1.997 personas, de las cuales 225 personas perdieron su vida en su travesía hacia España y 126 de ellas en la ruta canaria. Sin embargo, estas cifras de muertes y desapariciones confirmadas son con toda seguridad inferiores a la cifra real.

El trabajo de Accem con estas personas se realiza gracias a la cofinanciación del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y el Fondo Europeo de Asilo, Migración e Integración (FAMI) de la Unión Europea.

Accem atiende en el primer semestre a más personas que en todo 2021, destacando el perfil de mujeres con estudios

Al igual que ocurriera en el pasado 2022, el primer semestre de 2023, en cuanto a acogida y atención a personas en situación de vulnerabilidad, ha seguido estando marcado indudablemente por la recepción de población procedente de Ucrania, a causa de la invasión rusa y posterior guerra que se sigue desarrollando en el país. Así, entre enero y junio del presente año, Accem atendió a 37.608 personas, una cifra superior a la de años anteriores completos. Por ejemplo, en 2021, la entidad dio atención a 37.148 usuarios/as en todo el año. En 2022, Accem batió el récord de personas atendidas en un año, con casi 75.000, una cifra motivada por la llegada de ciudadanos/as residentes en Ucrania.

Histórico personas atendidas por Accem desde 2019 a junio de 2023

Uno de los datos más llamativos del balance de los seis primeros meses del año se centra en el perfil de las personas atendidas. En concreto, como ya se vio en 2022, la llegada de solicitantes de protección temporal de Ucrania ha provocado una situación más pareja en la proporción de atenciones por sexos. En concreto, Accem atendió a 20.319 hombres y a 17.289 mujeres, lo que supone un 54% y 46%, respectivamente. En 2021, los porcentajes fueron del 66% en cuanto a hombres y del 34% para mujeres. 

Personas atendidas por Accem en el primer semestre de 2023

Este incremento del número de mujeres atendidas se explica tanto por el aumento de mujeres beneficiarias de protección temporal procedentes de Ucrania (4.143), como de solicitantes o beneficiarias de protección procedentes de Colombia (2.788) y Venezuela (2.413). Las mujeres atendidas en el semestre son en su mayoría mujeres adultas, con edades comprendidas entre los 35 y 64 años (7.502), y jóvenes de 18 a 34 años de edad (4.743). Además, las mujeres son mayoría entre las personas solicitantes de protección internacional, mientras que los hombres lo son dentro del perfil de personas migrantes. 

Otro de los datos a resaltar por novedoso en este periodo es el perfil formativo mayoritario: predominan las mujeres atendidas con estudios universitarios y/o superiores (31,74 %), mientras que las que llegaron con estudios secundarios suponen un 24,22 %. Los perfiles menos frecuentes son los de mujeres sin estudios o no alfabetizadas. Asimismo, las mujeres suponen el principal perfil de personas consideradas como especialmente vulnerables, pues 1.917 mujeres conforman familias monomarentales, una cifra más de cinco veces superior a la de hombres en la misma situación. Este es uno de los factores que en Accem consideramos para valorar especial vulnerabilidad. 

Principales países de origen

En cuanto a los principales países de origen de las personas atendidas por Accem destaca, como el pasado año, la nacionalidad ucraniana, con 6.744 personas (4.143 mujeres y 2.601 hombres), seguida de la colombiana, con 5.258 (2.788 mujeres y 2.470 hombres), la marroquí, con 4.887 (1.337 mujeres y 3.550 mujeres) y la venezolana, con 4.558 (2.413 mujeres y 2.145 hombres). 

Según la situación administrativa de la persona atendida, el perfil mayoritario es el formado por 12.993 personas migrantes, en su mayoría hombres (64,51 %) y que proceden fundamentalmente de Marruecos (4.051), Colombia (1.432) y Senegal (1.152). En segundo lugar se sitúan los/as solicitantes de protección internacional, un total de 12.590, procedentes de Colombia, Venezuela y Perú. En tercer lugar están las personas beneficiarias de protección temporal, procedentes de Ucrania, ya sean nacionales o residentes demostrados como tales, con 5.942 personas. 

Principales nacionalidades de las personas atendidas por Accem en el primer semestre de 2023 (por sexos)

Accem está trabajando en la acogida de emergencia en Canarias ante el aumento de llegadas de personas por vía marítima

Ante el repunte de llegadas de personas migrantes a las costas de Canarias, a través de vías y embarcaciones inseguras, Accem está trabajando en la acogida de emergencia desde los dispositivos que, dependientes del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, gestiona en el archipiélago en las islas de Tenerife y Lanzarote en todo lo relacionado con la atención social especializada.

Actualmente, estamos albergando a alrededor de 1.700 personas en el dispositivo de Las Raíces, en la isla de Tenerife; a cerca de 400 personas en el dispositivo de Las Canteras, también en Tenerife, y a 220 personas en el centro de acogida de Montaña Mina, en la isla de Lanzarote.

Según las cifras hechas públicas por el Ministerio del Interior, entre el 1 de enero y el 31 de agosto de 2023, han llegado a Canarias un total de 11.439 personas, que suponen un 7,5 % más que en el mismo período del año anterior. Este repunte en el número de llegadas se está produciendo desde el mes de agosto, pues hasta ese momento la tendencia del año era la inversa, con un descenso del 11 % observado hasta el 31 de julio en la ruta canaria. En este último fin de semana, han arribado a las Islas más de 1.300 personas a bordo de al menos 21 embarcaciones.

Accem trabaja en la acogida de emergencia en Canarias desde el año 2021, cuando se hizo necesario reforzar a través del Plan Canarias la respuesta estatal, en colaboración con las organizaciones sociales especializadas, a una situación de emergencia humanitaria, tras la llegada en 2020 de un total de 23.000 personas a costas por vías inseguras y en circunstancias muy precarias.

La acogida en estos dispositivos se hace siempre bajo el enfoque de estar dando respuesta a una situación de emergencia humanitaria: miles de personas están llegando cada año en situación límite a las costas canarias desde el continente africano, en situación desesperada por la falta de vías legales y seguras para la migración. Esta situación no se reduce al archipiélago canario, sino que se extiende al conjunto de la frontera sur de la UE, modificándose los flujos de las diferentes rutas en función de múltiples factores variables.

La ausencia de vías legales y seguras aumenta exponencialmente la peligrosidad del viaje. Según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones, en el primer semestre de 2023 murieron en el camino a Europa al menos 1.997 personas, de las cuales 225 personas perdieron su vida en su travesía hacia España y 126 de ellas en la ruta canaria. Sin embargo, estas cifras de muertes y desapariciones confirmadas son con toda seguridad inferiores a la cifra real.

Este trabajo se realiza gracias a la cofinanciación del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y el Fondo Europeo de Asilo, Migración e Integración (FAMI) de la Unión Europea.

Vuelta al ‘cole’: más de 6.000 estudiantes atendidos por Accem comienzan el nuevo curso

Cada año, millones de chicos y chicas vuelven al ‘cole’ en septiembre entre nervios y ganas de encontrarse con amigos y amigas. La escolarización y la educación, además de procesos para la formación y el futuro desarrollo profesional de niños/as y jóvenes, son la principal herramienta de la infancia y la juventud para socializar, crear rutinas, encontrarse y relacionarse con sus iguales. 

Así, de cara al curso escolar 2023-24, desde nuestra entidad fomentamos la vuelta al ‘cole’ de 6.122 estudiantes acogidos o atendidos. Además, a lo largo de todo este año, entre enero y agosto, hemos impulsado la integración en el sistema educativo de 44.185 niños/as y jóvenes atendidos y/o acogidos. Para Accem, la escolarización de los menores, incluso de perfiles de usuarios/as mayores de edad que puedan acceder a educación reglada, aunque no sea obligatoria, es fundamental para la integración social.

Hay que tener en cuenta que muchos de los chicos y chicas que llegan a nuestro país con sus familias lo hacen huyendo de situaciones complicadas, de persecución, guerra o inestabilidad social y/o política. La creación de rutinas una vez llegados a España y la socialización con otros chicos y chicas es esencial, en definitiva, para tener una vida como la del resto de estudiantes y, desde el punto de vista psicológico, para dejar atrás estas realidades vividas en sus países de origen y centrarse en formar una nueva vida. 

Desde el equipo de Accem se prioriza la escolarización desde el primer momento, realizando un seguimiento y buscando otros recursos de apoyo escolar, para que los estudiantes cojan el ritmo de la clase, a la vez que se fomentan otras acciones, como actividades extraescolares, para fomentar la socialización e integración. Además, se les dota de las herramientas y el material escolar necesario, ofreciendo la posibilidad de acudir al comedor si fuera conveniente para la familia y coordinándose con el centro para hacer un trabajo de sensibilización y adaptación de los chicos y chicas.

Aumento de escolarizaciones

Si se observan los datos de escolarizaciones llevadas a cabo con usuarios/as atendidos/as o acogidos/as por la entidad, se puede apreciar una tendencia al alza en los últimos años, concretamente desde 2022, año en el que coinciden el fin de las restricciones de la pandemia de covid-19 y la invasión rusa del territorio ucraniano, que provocó la salida del país de millones de personas. Ese año se integró en el sistema educativo a 75.130 niños, niñas y jóvenes, algo menos del doble que en 2021, cuando la cifra fue de 38.047. 

Los perfiles mayoritarios, tanto durante el presente año como el anterior, corresponden a jóvenes y niños/as procedentes de Ucrania y de países de América Latina. Así, este mes de septiembre, un total de 1.668 ucranianos/as atendidos por Accem comienzan el curso escolar. La segunda nacionalidad más frecuente de cara a esta vuelta al cole es la venezolana, con 967 estudiantes, seguida de la colombiana, con 899.