Ávila acogió una exposición en la calle con relatos de la migración

Ávila ha acogido en las últimas semanas la exposición “Ávila Acoge”, que cuenta la historia de 17 personas de distintas nacionalidades que un día, por diferentes motivos, tuvieron que dejar sus países de origen -Marruecos, Colombia, Ucrania, Venezuela, Brasil…-, y viajar hasta España para comenzar una nueva vida.

A través de una instalación expositiva en las farolas del Parque de San Antonio, los protagonistas de esta iniciativa han compartido con todos los abulenses cómo y por qué llegaron a este país, a la ciudad de Ávila, cómo se han sentido, qué ha sido lo más difícil, qué es lo que más han disfrutado y cuáles son aquellas cosas que más rescatan de su experiencia en Ávila. Testimonios de interés humano que incluyen también el apoyo de Accem, el de sus vecinos y vecinas y también de la comunidad educativa, como algunos de los factores que han rescatado en sus relatos.

Estamos viviendo un momento de grandes e importantes contradicciones políticas, económicas y sociales donde nuevamente resurge el racismo, la xenofobia y actitudes de exclusión e intolerancia. Un mejor conocimiento de nuestros vecinos y vecinas es una buena herramienta para fomentar la convivencia intercultural y construir barrios plurales y diversos. Ávila ha sido y es hasta el momento una ciudad de acogida amable, abierta, tolerante. Sigamos así.

“Ávila Acoge” ha estado presente en el Parque de San Antonio entre el 26 de diciembre y el 7 de enero. Esta iniciativa ha estado enmarcada en el programa por la integración +Barrio, cofinanciado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y por el Fondo de Asilo, Migración e Integración.

En 2020, seguiremos desarrollando nuestro trabajo con +Barrio en la Zona Norte y Sur de la ciudad.

 

Visita a la empresa Nueva Rula de Avilés

Personas que participan en los programas de inserción socio-laboral que llevamos a cabo en Asturias han tenido la oportunidad de recorrer y conocer en profundidad las instalaciones y funcionamiento de la empresa Nueva Rula de Avilés.

La visita al centro nos ha servido para conocer, de la mano de Ramón Álvarez, gerente de la Nueva Rula de Avilés, y Mario Pidal, responsable de calidad, el proceso de tránsito del pescado desde su llegada a puerto hasta su salida para el consumo y para entender cómo se realiza la subasta de pescado, así como para determinar cuáles son las competencias socio-laborales para poder trabajar en la misma.

Esta visita se enmarca en los programas estatales de empleo que Accem lleva a cabo en territorios como Asturias: el programa AccemAriadna de Integración Socio-Laboral para Personas Refugiadas y el programa #EmpleandoJuntxs de Integración Socio-laboral para Personas Inmigrantes.

Unido al recorrido por las instalaciones, este encuentro ha facilitado que los participantes en los programas de empleo de Accem tengan la oportunidad de consultar tanto sus dudas e inquietudes acerca de los requisitos de acceso, como las tareas y funciones desempeñadas en los diferentes puestos de trabajo que se desarrollan en la Rula de Avilés, de cara a próximos procesos de selección. A su vez, los responsables de la Rula han tenido la oportunidad de conocer de primera mano los conocimientos y experiencias previas en el sector marítimo-pesquero de posibles futuros candidatos.

Esperamos, desde Accem en Asturias, poder seguir realizando acciones de este tipo, donde acercamos el tejido empresarial de la región al colectivo de inserción de nuestros programas de empleo, financiados ambos por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y el Fondo Social Europeo.

Cuidados transnacionales: los abrazos que llegan por WhatsApp

  • Para el estudio Brechas 2.0 se han realizado un centenar de entrevistas y grupos focales en las 12 comunidades autónomas donde trabajamos
  • Las nuevas tecnologías tienen una importancia específica para los menores migrantes, que reciben cuidados gracias a Internet
  • También implican un peligro: los mensajes xenófobos, discriminatorios y criminalizadores en las redes llevan a los menores a aislarse y autoexcluirse

Presentamos Brechas 2.0, un estudio que analiza el impacto de las brechas digitales y las nuevas tecnologías en los niños, niñas y adolescentes de familias migrantes y refugiadas. Los móviles y ordenadores tienen una importancia específica para los menores migrantes, puesto que a través de esos aparatos reciben cuidados a distancia y pueden avanzar en su integración. También suponen un peligro ya que se ven expuestos a mensajes xenófobos, discriminatorios y criminalizadores que afectan a su bienestar.

El estudio se ha presentado en varias ciudades, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de las Personas Migrantes. Para la investigación se realizó un trabajo de campo con más de un centenar de entrevistas y grupos de discusión en las 12 comunidades autónomas donde trabajamos. Participaron niños y niñas de diferentes nacionalidades, desde Moldavia, a Colombia, pasando por Venezuela, Irán, Siria, Ucrania, Marruecos o Senegal.

Se detectaron diferencias determinadas sobre todo por los lugares de origen. En todo caso, es común a todos el alto protagonismo de las nuevas tecnologías en el proceso migratorio, desde la salida del lugar de origen al proceso de adaptación escolar, social y cultural al nuevo entorno, pasando por el mantenimiento de los lazos familiares y afectivos en la distancia y el ocio.

El móvil no es un lujo, sino una necesidad

Tener un móvil, un ordenador, acceso a Internet no puede considerarse en ningún caso un lujo, sino algo imprescindible para que muchos de los menores migrantes reciban cuidados.

Tradicionalmente el ejercicio de los cuidados a los más pequeños ha tenido que ver con la presencialidad. La expansión de las nuevas tecnologías permite ahora que se desarrollen cuidados transnacionales en el caso de niños y niñas migrantes, que a menudo están lejos de sus madres, padres u otras personas queridas. Los abrazos llegan por WhatsApp y las comidas familiares se convierten en conexiones de Skype.

Esto tiene gran impacto en el mantenimiento del equilibrio emocional de los menores de origen extranjero. El mundo virtual se convierte en soporte tanto para las personas que emigran como para aquellos familiares que permanecen en los países de origen.

Además, a causa de los procesos migratorios, muchos niños y niñas extranjeras acceden a la educación formal con retraso. En ocasiones tienen que esperar para incorporarse a la escuela o el instituto y han de hacerlo con el curso ya iniciado.

Las nuevas tecnologías se revelan, en este punto, como importantes herramientas para ponerse al día y, en la medida de las posibilidades, acercarse al nivel de sus compañeras y compañeros en el colegio o instituto.

La discriminación diaria

La infancia migrante y refugiada, como sus padres y madres, necesita emplear las nuevas tecnologías para áreas básicas de la vida como son la socialización, entretenimiento, información y aprendizaje. En su caso se encuentran con numerosos mensajes discriminatorios, xenófobos, racistas y también de odio.

Este tipo de discriminación y agresividad online puede influir negativamente en su autoestima, su salud y en otras áreas de su vida. Puede llevar a la autoexclusión del entorno online para evitar situaciones de rechazo, lo que influye en los procesos de integración.

Cuerpos blancos

La imagen en las redes sociales o los juegos online aparece pautada por patrones establecidos, normalmente personas blancas, con cuerpos atléticos y con ropa que refleja un nivel económico alto. Estas características cobran una dimensión especial para los menores de origen extranjero en el desarrollo de su autoestima, sobre todo en una etapa tan trascendental para la propia identidad como es la adolescencia.

En este sentido, los cánones que presentan las redes son motivo de sufrimiento, ya que para los jóvenes migrantes supone no tener las características que la sociedad valora, lo cual puede ser interpretado como causa de una posible exclusión del grupo de pertenencia.

Brechas 2.0 da continuidad a un primer estudio realizado en 2018, donde se muestran las consecuencias que las brechas digitales ejercen en la integración social de la población de origen extranjero en España y en el que se evidenció que estas brechas pueden desarrollar desigualdades sociales en las personas migrantes y refugiadas.. La elaboración del informe cuenta con la financiación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Para consultar el informe de Brechas 2.0
puede hacer clic aquí.

Infancia migrante no acompañada: Garantizar su protección y bienestar; Defender su derecho a ser niños y niñas

Este 18 de diciembre, Día Internacional del Migrante, desde Accem queremos subrayar la necesidad y obligatoriedad de que se garantice la protección y el bienestar de los niños, niñas y adolescentes que emigran solos/as, sin el acompañamiento de un adulto.

En los últimos meses hemos visto cómo estos menores han sido objeto de criminalización por parte de algunos sectores de la sociedad. Un acoso basado en afirmaciones llenas de estereotipos, generalizaciones y datos falsos, que provocan una alarma infundada en la ciudadanía y ponen en riesgo su seguridad.

La deshumanización que conlleva el uso generalizado del acrónimo MENA, para abreviar la terminología administrativa de menores extranjeros no acompañados, ha llevado a estigmatizar a niños, niñas y adolescentes que se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad dentro del colectivo de personas migrantes.

Aunque sean menores, los motivos que llevan a estos niños y niñas a salir de sus países de origen son los mismos que los de las personas adultas, lo que les obliga a enfrentarse a situaciones que no se corresponden con su edad: pobreza, falta de futuro y expectativas; desprotección; catástrofes naturales; guerra, persecución, violencia y situaciones de violación generalizada de los derechos humanos.

A estos menores hay que ofrecerles protección; hay que garantizar el respeto y el acceso a sus derechos en condiciones de igualdad y, muy especialmente, hay que cuidar su derecho a soñar, su derecho al futuro y su derecho a ser tratados/as como niños y niñas, con sus ilusiones, sueños y esperanzas.

Es necesario recordar que, a partir de los principios de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la propia legislación nacional, la atención, acogida y protección a los niños y niñas migrantes no acompañados/as no es una opción, es una obligación legal.

Discriminación racial y étnica en el acceso a una vivienda

“A inmigrantes no alquilamos”, “a esa gente no la queremos”, “extranjeros no”… y negativas de este tipo se escuchan a diario por personas inmigrantes y solicitantes y/o beneficiarios/as de protección internacional, cuando pretenden alquilar una vivienda o, en el mejor de los casos, se les piden requisitos contrarios a derecho, como solicitud de fianzas de cuatro meses o incluso anuales.

Sevilla, sede territorial de Accem en Andalucía, desde donde se desarrolla también el Programa de Asistencia a Víctimas de Discriminación por Origen Racial o Étnico, es una de las ciudades de España con más plazas de acogida temporal en la red estatal habilitada en materia de asilo y refugio.

La situación de mayor vulnerabilidad en la que se encuentran las personas refugiadas está siendo aprovechada por propietarios- arrendadores e inmobiliarias- para beneficiarse y alquilar en unas condiciones precarias con precios muy elevados, vulnerando el principio constitucional de igualdad de trato y no discriminación del artículo 14 de la Constitución Española (CE), informador de todo el ordenamiento jurídico vigente.

Del racismo a la diversidad como negocio

No se trata de una situación particular ni de casos puntuales sino de una denuncia que hemos lanzado en multitud de ocasiones.

El pasado año, diferentes organizaciones del tercer sector, entre ellas Accem, nos reunimos con el Defensor del Pueblo Andaluz para denunciar lo que estaba ocurriendo. Un año después, después de conocer los datos sobre la pobreza de la EAPN-A en Sevilla, corroborados por nuestra propia experiencia cotidiana, la situación descrita y denunciada lejos de mejorar… va cada vez peor. El fenómeno de la burbuja turística que azota a otras capitales como Madrid y Barcelona se está acrecentando en Sevilla. Esto ha hecho que las personas busquen vivienda fuera del centro de la ciudad, así como que los precios de los alquileres suban de forma desorbitada, perjudicando en mayor medida a las personas en situación de vulnerabilidad por su condición de inmigrantes y/o refugiados/as.

A ello le sumamos el conocimiento que tanto propietarios particulares como inmobiliarias tienen sobre las ayudas económicas para personas solicitantes de protección internacional. Así, familias sirias refugiadas de cinco o seis miembros están pagando entre 600 y 720 euros al mes de alquiler en zonas muy humildes de la capital andaluza como Los Pajaritos o La Candelaria, donde el alquiler habitual no supera los 400 €.

Se están lucrando empresas e inmobiliarias a costa de colectivos como las personas refugiadas. Tenemos conocimiento de la compra por parte de empresas de bloques enteros de pisos en estas zonas más humildes de la ciudad. Suben los precios de manera desorbitada al ver la demanda y/o excluyen a determinadas nacionalidades (sobre todo a marroquíes o subsaharianos). Hemos constatado que dicen un precio cuando llamamos como ONG y otro diferente cuando nos hacemos pasar por personas particulares, modificando precios y condiciones contractuales del arrendamiento demandado.

La reflexión desde nuestro equipo en Sevilla es clara: estamos creando guetos, zonas de exclusión social, en función del origen, nacionalidad o condición de vulnerabilidad, como en Italia o en Francia. Esta constatación es diametralmente contraria a nuestra política pionera de integración con dispositivos de acogida en barrios normalizados, orientada a generar convivencia social pacífica y ciudadanía inclusiva.

Por todo ello, conviene tener muy presente que tales comportamientos descritos, realizados por propietarios -particulares y/o empresas y portales inmobiliarios-, son cotidianos y, hasta la fecha, exentos de sanción alguna, cuando es notorio su ilicitud.

Vulneración del principio de igualdad de trato y no discriminación

El hecho de aludir al origen de los ocupantes (las personas inmigrantes/refugiadas) como si constituyeran una categoría diferente de inquilinos, como causa de exclusión, unida a las graves dificultades de arrendamiento efectivo de una vivienda y a las modificaciones y abusos contractuales en el caso de poder alquilar, es constitutivo de infracción por vulneración del principio informador del ordenamiento jurídico español contenido en el artículo 14 de la CE, Igualdad de Trato y No discriminación, y de los propios principios rectores de la propia norma aplicable (LAU) sobre el derecho de obligaciones (contratos) vigente en el Código Civil vigente.

Aún más, las inmobiliarias, como prestadoras de servicios públicos, no pueden no alquilar un piso a inmigrantes por ser inmigrantes y/ o abusar en las condiciones contractuales del arrendamiento porque podrían incurrir en un delito de odio, tipificado en el art 512 del Código Penal vigente (de los delitos cometidos con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizadas por la Constitución) cuyo tenor literal es rotundo:

“Los que en el ejercicio de sus actividades profesionales o empresariales denegaren a una persona una prestación a la que tenga derecho por razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual, situación familiar, por razones de género, enfermedad o discapacidad, incurrirán en la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio, industria o comercio e inhabilitación especial para profesión u oficio educativos, en el ámbito docente, deportivo y de tiempo libre por un periodo de uno a cuatro años”.

Toda inmobiliaria, en tanto agente privado o particular prestador de un servicio público no puede negar o excluir con condiciones leoninas contrarias a derecho, el alquiler a una persona por su origen, nacionalidad o pertenencia a grupo étnico.

Es necesario seguir dando voz, denuncia y visibilidad a hechos discriminatorios tan graves que afectan a un derecho básico como es el acceso a una vivienda en alquiler para colectivos vulnerables, por razón de su origen racial o étnico o nacionalidad. Por ello, reivindicamos una vez más, la pertinencia de la promulgación de la Ley Orgánica en materia de Igualdad de Trato y No Discriminación que posibilite, entre cuestiones de mayor calado social, la sanción de conductas atentatorias contra derechos fundamentales de las personas en situaciones de abuso y exclusión descritas.

Desde Accem creemos fundamental la aprobación de esta ley, como desarrollo del contenido del artículo 14 de la Constitución (prohibición de motivos discriminatorios), cumpliendo el mandato constitucional, contenido en su artículo 9.2, de la obligación de los poderes públicos de remover los obstáculos y promover las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva, como elemento esencial de la dignidad de la persona , como avance hacia la consecución de una democracia plena en una sociedad diversa y plural como la nuestra (art.10).

Que me traten como a un niño

Trepar paredes como Spiderman y marcar goles como Messi son sueños muy difíciles de lograr. Hay otros deseos que deberían estar al alcance de cualquiera. Hoy, lanzamos Que me traten como un niño, un spot que recuerda los derechos básicos de la infancia.

Desde Accem propusimos a algunos de los menores que viven en nuestros centros de acogida que pensasen en sus mayores fantasías. Unos querían ser superhéroes o presidir un gobierno, otros bailar al estilo de Michael Jackson o chutar como grandes futbolistas.

Después les preguntamos por sus deseos más inmediatos. Vivir tranquilo; vivir en paz, son algunas de las respuestas que nos dieron los niños y adolescentes que han llegado hasta nuestro país sin la compañía de sus padres, madres y familiares. Que me traten como un niño, que recordemos que no han cumplido los 18 años y es nuestro deber garantizar su protección.

El uso generalizado del acrónimo MENA, para abreviar la terminología administrativa de menores extranjeros no acompañados, ha llevado a deshumanizar primero y criminalizar después a un colectivo en situación de extrema vulnerabilidad. Por eso es importante recordar lo que son detrás de las siglas: menores con derechos.

El vídeo se lanza en víspera del Día Internacional de las Personas Migrantes, el 18 de diciembre, una fecha que dedicamos este año a las niñas y niños de origen extranjero.

Decisiones adultas, necesidades infantiles

Accem trabaja desde hace más de 20 años con niños y niñas en situación de desamparo, de origen autóctono y extranjero, tutelados por las distintas administraciones públicas.

En la actualidad tenemos pisos y centros de acogida en Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha y Castilla y León para de niños y niñas migrantes que se encuentran sin acompañamiento adulto.

Entre los motivos que llevan a estos niños y niñas a salir de sus países de origen se encuentran la pobreza y la falta de futuro y expectativas; situaciones de desestructuración familiar y desprotección institucional; catástrofes naturales; la guerra, la persecución, la violencia y situaciones de violación generalizada de los derechos humanos.

Tuvieron que tomar muy pronto decisiones de personas adultas y aprendieron a sobrevivir en la adversidad pero que, a pesar de todo, siguen siendo niños, niñas y jóvenes con necesidad de apoyo y protección.

La prioridad es garantizar la protección y el bienestar de cada niña y niño acogido, su desarrollo personal y su inserción, actuando sobre los factores que dificultan los procesos de integración social y laboral.

Cuando estos chicos y chicas llegaban a la mayoría de edad quedan muy a menudo en una situación de desamparo y riesgo grave de exclusión social. Por este motivo también impulsamos programas y dispositivos orientados a jóvenes, como el proyecto 17plus, para jóvenes migrantes no acompañados de más de 17 años, con un alto grado de autonomía y responsabilidad y que hayan tenido alguna medida de protección por parte del gobierno autonómico siendo aún menores. El objetivo es que su estancia en estos pisos sea un puente de transición hacia la vida totalmente independiente.

> Accede a nuestro comunicado por el Día Internacional del Migrante. 

> Conoce todo nuestro trabajo con la infancia migrante no acompañada. 

 

 

Buenas prácticas de sensibilización intercultural en el ámbito de la escuela

Desde Accem impulsamos día a día la participación de las familias migrantes en la comunidad educativa, así como apoyamos el proceso de integración en la escuela de sus hijos e hijas.

Estos objetivos toman forma concreta en el proyecto de “Sensibilización intercultural y participación de familias migrantes en la escuela”, que llevamos a cabo desde el año 2007 en Asturias y Galicia. Con este proyecto promovemos la implicación de padres y madres en la vida de la escuela y, de este modo, contribuimos a favorecer la cohesión social desde la mirada de la educación intercultural, contando con los distintos agentes activos en el centro educativo.

Para compartir nuestra experiencia participamos el pasado 27 de noviembre en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en el taller de “Buenas prácticas en sensibilización intercultural y educación”, promovido por IntegraSchool, iniciativa que implementa la Fundación de Agricultores Solidarios.

Nuestro trabajo en este ámbito parte de favorecer el conocimiento por parte de las familias de origen migrante del sistema educativo en España, tarea que no se limita a la trasmisión de información, sino que requiere acciones de mediación directa entre la comunidad escolar y las familias, labores de traducción e intermediación, así como de apoyo en la gestión de diferentes tipos de becas y ayudas a la educación. Asimismo, se articulan espacios de encuentro, participación y reflexión para las familias migrantes en torno a distintas cuestiones con el objetivo de reforzar esa vinculación con la comunidad escolar y con el proceso educativo de sus hijos e hijas.

Por otra parte, y desde el convencimiento de que solo el conocimiento del otro puede evitar el prejuicio, se realizan charlas sobre la cultura de origen que preparan las familias participantes. Esta acción favorece la construcción de relaciones personales y el conocimiento mutuo; ayuda a empoderar al alumnado de origen extranjero, normalizando la diversidad cultural en la escuela e implica a toda la comunidad educativa en el fomento de actitudes de respeto y valoración hacia las familias migrantes y hacia sus aportaciones culturales.

Día Internacional del Voluntariado – La participación que cambia el mundo

Carta a los voluntarios y voluntarias de Accem

El 5 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Voluntariado y desde Accem nos sumamos al reconocimiento de la labor que las personas voluntarias realizan en las organizaciones sociales.

Como personas voluntarias, a través de vuestra participación en la entidad, impulsáis la creación de una sociedad más justa, igualitaria y sostenible.

Desde Accem os mostramos nuestro más profundo agradecimiento y reconocimiento.

Son muchos los retos que compartimos con vosotras y vosotros, entre ellos implementar las acciones de voluntariado de forma que tengan impacto en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que marca la Agenda 2030, para contribuir a la erradicación de la pobreza, luchar contra las desigualdades y la injusticia, y abordar el cambio climático.

La Agenda 2030 que impulsó Naciones Unidas en 2015 afirmaba que “el voluntariado refuerza el compromiso cívico, protege la inclusión social, afianza la solidaridad y solidifica el sentido de apropiación de los resultados de desarrollo”, por lo tanto, desde Accem asumimos el compromiso y la responsabilidad de ofreceros espacios de participación en los que podáis ser agentes de cambio.

En los tiempos actuales, donde el futuro es incierto y los entornos volátiles, desde Accem debemos dar respuesta a los desafíos de manera simple, clara y ágil, estando en continua adaptación con el fin de conseguir una sociedad inclusiva. Gracias a las personas voluntarias, este recorrido será fructífero.

Gracias y feliz Día Internacional del Voluntariado.

 

Julia Fernandez Quintanilla
Directora General de Accem

Accem consigue revertir un caso de discriminación en el acceso al bono social eléctrico

Nuestros esfuerzos en la lucha contra la discriminación racial y/o étnica se dirigen a garantizar el derecho a la igualdad de trato de aquellas personas que, por razón de su origen racial o no nacional, constituyen colectivos vulnerables. Tal es el caso en el siguiente ejemplo de discriminación indirecta a una mujer migrante, relacionado con una mayor exigencia de requisitos para acceder al bono social de energía por parte de la compañía eléctrica Iberdrola.

Fue en septiembre de este año, a través del programa de “Asistencia a víctimas de discriminación racial o étnica” de Accem, cuando recibimos la consulta de una mujer, de origen no nacional, con tres menores a cargo, siendo ella la única referente familiar y económica. Nos trasladó la denegación sistemática del bono social de Iberdrola en los dos últimos años ya que le exigían el libro de familia de su país de origen para demostrar el carácter monomarental de su unidad familiar.

La discriminación indirecta sufrida era palmaria toda vez que, ante la insistencia de la solicitante de no disponer de tal documento, al no existir en su país de procedencia el elemento libro de familia, y tras haber aportado toda documentación requerida en la que se constataba fehacientemente, sin género de dudas, su condición monomarental, la eléctrica Iberdrola había concluido la denegando de la petición por insuficiencia documental.

La mujer afectada por este caso de discriminación es beneficiaria de protección internacional. Según la normativa aplicable, el empadronamiento y la documentación de los hijos, en la que se refleja la protección internacional subsidiaria extendida también a los menores, es suficiente y bastante en orden a la acreditación del citado requisito del carácter monomarental de la unidad familiar, sin que quepa pedir o inventar un requisito documental adicional por su condición de persona inmigrante con protección internacional reconocida.

Tras tres reclamaciones en las que se acreditó y se subrayó la situación de especial vulnerabilidad de la familia y su correcta y suficiente acreditación, se recibió la rectificación por parte de Iberdrola y la corrección y compensación económica de lo que se le debía haber aplicado en las facturas de los dos últimos años.

El caso descrito tuvo resultado positivo. El Servicio de Asistencia a Víctimas de Discriminación Racial o Étnico, del que Accem es parte integrante, logró revertir la situación discriminatoria contraria a derecho, apoyando, orientando, asistiendo social y legalmente a la víctima, aplicando las normas que garantizan, en el acceso a prestaciones y servicios públicos, la ausencia de discriminación alguna, haciendo efectivo el derecho fundamental a la igualdad de trato garantizado en nuestro ordenamiento jurídico.

En este punto, nos gustaría reflejar que la discriminación indirecta se produce cuando un criterio, práctica o disposición, aparentemente neutras, genera una desventaja particular hacia un colectivo que consideramos vulnerable de sufrir una discriminación.

En este caso, la normativa era clara en sus requisitos (Real Decreto 897/2017, de 6 de octubre, por el que se regula la figura del consumidor vulnerable, el bono social y otras medidas de protección para los consumidores domésticos de energía eléctrica), pero la petición documental adicional e interpretación discriminatoria de la acreditación de una de las condiciones constituyó el obstáculo a la hora de acceder a un servicio público subvencionado por el que cumplía todos los requisitos.

Todas estas actuaciones se llevaron a cabo en el marco del trabajo del Servicio de Asistencia a Víctimas de Discriminación por origen racial o étnico de Accem, dependiente del Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial o Étnica, que financia el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

 

 

 

I Premios DIVEM – Accem premia a siete empresas por su gestión de la diversidad cultural

Siete empresas han sido reconocidas este jueves como Empresas Socialmente Responsables en la primera edición de los Premios DIVEM de Accem, que reconocen las iniciativas que ponen en valor el aporte económico y social que genera la diversidad cultural en el ámbito empresarial.

Más de 60 empresas de toda España habían presentado su candidatura. Alimerka, Epyme, Nueva Pescanova, Tiebel Cooperativa, Coca Cola, Huete & Co y Endesa fueron finalmente las siete compañías reconocidas en las distintas categorías previstas en los I Premios DIVEM.

Al acto, que tuvo lugar en la Sala de las Columnas del Palacio de Congresos de Gijón, acudieron representantes tanto de las empresas galardonadas como de entidades relacionadas con el mundo empresarial, político, social y con la responsabilidad social corporativa. La gala de entrega de los premios fue inaugurada por Enrique Barbero, subdirector general de Accem; Montserrat Martínez, presidenta de la asociación asturiana de empresarios y empresarias ASTURmanager; y Álvaro Alonso, secretario general y director de la Actividad Ferial y Congresual de la Cámara Oficial de Comercio de Gijón. Todos ellos coincidieron en la importancia de la alianza entre la empresa y el tercer sector y de la puesta en valor la gestión de la diversidad cultural en el ámbito empresarial, situándola al mismo nivel que la gestión de otras diversidades en España.

María Tejada, responsable del Área de Campañas y Comunicación de Accem, agradeció la implicación de las más de 200 empresas de toda España que participan junto a la ONG, a través del proyecto DIVEM, en el que se enmarcan estos premios, apostando “por medidas internas que les permitan generar valor y favorecer la construcción de una sociedad más igualitaria”.

Siete empresas premiadas en cuatro categorías

Los dos premios en la categoría de mejor trayectoria de empresa, en las secciones de gran empresa y pyme respectivamente, recayeron en la asturiana Alimerka y la andaluza Epyme. En esta categoría se premiaba a las compañías con una implicación real y duradera en políticas de gestión de la diversidad cultural. Ambas organizaciones favorecen el acceso y la capacitación de colectivos culturalmente diversos y han implementado medidas reales dentro de sus compañías que facilitan la igualdad de trato y no discriminación.

Nueva Pescanova, de Galicia, y Tiebel Cooperativa, de Zaragoza, fueron las ganadoras de los premios a la mejor práctica de impacto social. Las dos empresas han sido destacadas por difundir, a través de su de marca, una imagen positiva de diferentes culturas con un enfoque empoderado y transformador.

En la categoría de la experiencia más innovadora se premiaron iniciativas de impacto y con carácter transformador que, con un enfoque novedoso, están consiguiendo favorecer una buena gestión de la diversidad cultural. Coca-Cola obtuvo este reconocimiento por ser una de las pocas empresas que tratan la gestión de la diversidad cultural al mismo nivel que otras diversidades, desarrollando planes específicos de capacitación para sus empleados. En la sección de pymes, la consultora madrileña Huete&Co fue premiada por sensibilizar a sus socios y equipo sobre la realidad de las personas migrantes y refugiadas a través del estudio “El viaje a la esperanza”, elaborado con sus propios recursos y con la colaboración de diferentes entidades sociales.

Finalmente, el Premio Mujeres Diversas recayó en Endesa, empresa que ha apostado por la igualdad en el acceso a la educación de niños y niñas, fomentando en estas últimas su interés por carreras de ciencia y tecnología y desmontando, a su vez, estereotipos de género. El jurado destacó el trabajo real desarrollado en favor de la igualdad de oportunidades, incidiendo directamente en la educación más temprana.

La clausura del evento contó con la intervención de Natalia González, concejala de Bienestar Social y Derechos del Ayuntamiento de Gijón, quien recalcó que “es fundamental poner ejemplos reales de empresas que lo están haciendo bien”. Por su parte, Javier Mahía, responsable de Accem en Asturias, reivindicó al cierre que “la gestión de la diferencia desde un modelo inclusivo hacen una sociedad digna”.