El fútbol al servicio de la inclusión social y el fortalecimiento de la comunidad

En estos días y semanas gran parte de la sociedad, al menos de los aficionados/as al deporte, vuelcan su atención sobre la Eurocopa de fútbol que se está celebrando en Alemania. Bien es sabido que en gran parte del mundo, tanto por número de aficionados como por la pasión que despierta, el fútbol continúa siendo el deporte rey.

Fuera de los focos televisivos y de las estrellas de renombre, a pequeña escala, de forma cotidiana, el deporte en general y el fútbol en particular continúan siendo unas herramientas impecables para favorecer el bienestar personal y también para facilitar los procesos de inclusión. Conscientes de esa capacidad, en Accem nos apoyamos a menudo en el deporte para ayudar a mejorar la vida de las personas a las que acompañamos. En las últimas semanas se nos han presentado dos nuevas oportunidades para aprovechar positivamente el poder del deporte y del fútbol, que queremos compartir.

La primera de ellas se desarrolló en Catalunya, de la mano de una organización con la que llevamos años colaborando: Street Soccer Barcelona (SSB), entidad que utiliza el fútbol como herramienta para la emancipación de personas en situación de exclusión social. En este mes de junio un grupo de jóvenes a los que Accem acompaña participaron en la cuarta edición del Campus Deportivo de SSB, que tuvo lugar en el municipio gerundense de Olot, capital de la comarca de La Garrotxa.

Fueron cuatro días completos de deporte y convivencia, con la presencia de un total de 22 jóvenes de 9 nacionalidades diferentes (Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea Conakry, Nigeria, Malí, Senegal, El Salvador y Marruecos). El campus no fue únicamente una oportunidad para disfrutar y desconectar de la rutina diaria, sino también un momento para fomentar la inclusión social, el trabajo en equipo y el desarrollo personal. Hubo tiempo para practicar escalada, para el conocimiento de la zona, para aprender sobre la vida rural y, por supuesto, para el fútbol. Pero sobre todo, para que este grupo de jóvenes migrantes encontraran un espacio seguro, de confianza y reconocimiento, de pertenencia a una comunidad.

Con el mismo espíritu, pero en Salamanca, participamos recientemente en el IX Mundialito por la Inclusión, que unió alrededor del fútbol a alrededor de 500 personas, 20 equipos y buena parte del tejido social, económico y empresarial de la ciudad. Se trataba de una iniciativa de la Fundación Afim, que atiende a personas con discapacidad intelectual, y el Ayuntamiento salmantino. Accem participó con un equipo en una nueva iniciativa encaminada a crear puentes de integración y comunicación para todas las personas.

Dos ejemplos recientes de algo que es una constante en nuestro trabajo por la inclusión: la generación de espacios de encuentro, de convivencia, de conocimiento, reconocimiento mutuo e intercambio. La creación de espacios comunitarios es una de las claves para construir convivencia y el fútbol, en el que todos hablamos el mismo idioma del balón, tiene una capacidad arrolladora para hacerlo.

Accem apuesta por la mentoría social en un proyecto de acogida a refugiados y refugiadas de Ucrania

A través del Eje de Participación de Accem se ha llevado a cabo un programa de voluntariado con personas refugiadas ucranianas en la Comunidad de Madrid, a través del cual se ha facilitado su proceso de acogida mediante el acompañamiento individualizado con personas mentoras o voluntarias. Fruto de este proyecto, realizado en colaboración con la Fundación Mutua Madrileña, se ha publicado el informe “Facilitando la inclusión. Mentoría para personas refugiadas ucranianas”, del cual compartimos las principales conclusiones y experiencias.  

Este proyecto de mentoría social nació en respuesta a la necesidad detectada en la acogida a personas de Ucrania, que tuvo un carácter especial debido al volumen de la población destinataria y a la particularidad de tener que arbitrar un proceso ágil que evitara el colapso del sistema de acogida. Las personas y familias ucranianas pasaron de la fase 0 de primera acogida y valoración a la fase 2 de intervención social y autonomía. Este itinerario exprés implicaba menor posibilidad de acompañamiento y mayores dificultades para la inclusión y la participación en la ciudad de acogida.  

Aunque la expectativa de la mayoría de las personas era el regreso a Ucrania en cuanto la situación de conflicto remitiera, lo cierto es que el periodo de estancia en España se demoraba más de lo previsible y desde Accem se puso en marcha este proyecto de mentoría con la finalidad de apoyar a las personas acogidas para que su estancia en España fuera lo más normalizada posible, especialmente en el caso de los menores de edad.  

El proceso de mentoría social partió con la creación de una red de personas voluntarias con habilidades específicas para acompañar y guiar a las personas refugiadas en el acceso y la participación social, y se desarrolló mediante actividades individualizadas de acompañamiento para la integración sociocultural. A través de esta red de personas mentoras se facilitó el aprendizaje del idioma, el acceso a redes de apoyo social y el acompañamiento en el proceso de adaptación al entorno a las personas refugiadas.  

Las personas y familias ucranianas participantes fueron seleccionadas entre las atendidas en los dispositivos de acogida e intervención social de Accem. Mayoritariamente participaron mujeres, muchas con menores a cargo, aunque también hubo participantes hombres y algunos matrimonios mayores de 60 años. Por su parte, se seleccionó a las personas mentoras a partir de un proceso de búsqueda de voluntarias y voluntarios que contaran con la disponibilidad y las habilidades óptimas para participar en este proyecto. En este grupo, salvo un hombre, todas las participantes eran mujeres, con edades comprendidas entre los 22 y los 50 años, la mitad de ellas de origen latinoamericano y el resto, de nacionalidad española. También hubo una persona voluntaria a cargo de labores de traducción.  

La valoración de esta experiencia ha resultado muy positiva en tanto en cuanto se ha logrado el objetivo de ofrecer acompañamiento a población refugiada de Ucrania y ofrecer tiempo de ocio para acercarles al país de acogida. En algunos casos, la relación de mentoría ha derivado en una relación de amistad. Es el caso concreto de una pareja española, que han sido mentoras de una mujer ucraniana con dos menores a cargo.  

La parte más valorada por parte de las personas voluntarias ha sido tener la oportunidad de acompañar a refugiados y refugiadas de Ucrania y conocer de primera mano cómo están viviendo el conflicto y su acogida en España. “Una cosa es escucharlo por la televisión y otra es que te lo cuenten en primera persona. Todo cobra otra dimensión”, explica una de las personas participantes. Por otro lado, también se ha valorado como muy positivo el intercambio cultural que se ha producido, así como el desarrollo de habilidades como la empatía o la asertividad o la mayor concienciación que han adquirido las voluntarias y voluntarios de este proyecto, que no sólo han conocido de primera mano la situación de las personas refugiadas de Ucrania, sino también de otros países.  

Desde Accem apostamos por este tipo de actividades de mentoría social, en tanto en cuanto suponen una nueva visión de la relación de ayuda, en la que se establece una relación basada en la horizontalidad, se fomenta el empoderamiento de la persona y se mejora la eficacia y la eficiencia de los recursos disponibles. Por tanto, la mentoría social se convierte en un potente instrumento de sensibilización y de educación social, donde la ciudadanía actúa como agente de cambio.  

> Accede al informe: Facilitando la inclusión. Mentoría para personas refugiadas ucranianas

El aumento de llegadas a Canarias marca 2023: Accem atendió a más de 77.000 personas, superando la cifra de 2022

Si el año 2022 estuvo marcado por la llegada y acogida de ciudadanos/as de origen ucraniano, el pasado 2023 destacó en materia migratoria por el aumento de las llegadas por vía marítima a Canarias, que han dejado las cifras más elevadas en España, superando las de 2006. A raíz de ello, Accem atendió a 77.184 usuarios/as el pasado año, 2.641 más que en 2022, cuando se registraron las que hasta ahora eran cifras más altas de la historia de la entidad, con un total de 74.543 personas a las que se dio apoyo.

Esta circunstancia también se refleja en las principales nacionalidades que la entidad atendió a lo largo del pasado año, siendo la mayoritaria la senegalesa, con 13.483 usuarios/as, seguida de la marroquí, con 9.777, la ucraniana, con 9.498, la colombiana, con 8.273, y la venezolana, con 6.874. En 2022, sin embargo, fueron mayoría las personas provenientes de Ucrania (29.050), seguidas de las originarias de Marruecos (8.062), mientras que las senegalesas fueron alrededor de 2.500, muy lejos de la cifra de 2023.

 

En línea con lo anterior, el perfil mayoritario de usuarios de Accem fue el de un varón, de origen senegalés y de entre 18 y 34 años. En cuanto a la diferencia por sexos, la entidad atendió a un 65% de hombres (50.317) y a un 35% de mujeres (26.867). Sin embargo, es curioso destacar que, durante los seis primeros meses del año pasado, las mujeres fueron mayoría, siendo las principales nacionalidades la ucraniana, colombiana, marroquí y venezolana. La tendencia cambió en la segunda mitad del año, al aumentar las llegadas a Canarias, que finalmente han supuesto un aumento del 154% respecto a 2022, según datos del Ministerio del Interior. 

Por otro lado, respecto a la situación administrativa, se observa que la mayoría de personas atendidas por Accem en 2023 fueron personas migrantes (40.761), debido de nuevo a las cifras de llegadas a las costas canarias. Les siguen los solicitantes de Protección Internacional, con 18.337 usuarios/as, los beneficiarios de Protección Temporal, una figura legal puesta en marcha por la UE para dar respuesta a la crisis de refugiados provocada por la invasión de Rusia a Ucrania, con 18.337, y los/as españoles/es de origen, con 6.115. 

 

 

Asimismo, a lo largo del pasado año, la entidad proporcionó un total de 1.767.093 prestaciones, frente a las 1.169.196 de 2022. Entre las prestaciones están los servicios de atención e intervención social, ayudas económicas, asesoramiento legal y jurídico, atención psicológica, interpretación y traducción, orientación laboral y formación y aprendizaje del idioma, entre otras. 

Otro dato relevante del balance de la labor de Accem en 2023 es que también aumentó el número de personas a las que la entidad atendió en municipios rurales de menos de 30.000 habitantes, pasando de las 9.112 de 2022 a las 10.802 de 2023, lo que destaca la apuesta de la entidad por la reactivación de estas áreas.

 

 

En definitiva, las cifras de estos últimos años, en constante aumento, ponen en evidencia un panorama global convulso, con conflictos y contextos de persecución, inestabilidad social y política y/o vulneración de derechos de los que, cada vez más personas, se ven obligadas a huir. Asimismo, refleja la necesidad de que existan vías legales y seguras para que, quienes huyen de situaciones de este tipo, puedan llegar a territorio español y europeo sin jugarse la vida.

 

 

Desde las 13 comunidades autónomas en las que estamos presentes, desde las 53 sedes con las que contamos y en los 437 municipios a los que llegamos, atendimos, apoyamos y acompañamos a más de 77.000 personas en situación de vulnerabilidad y a las que ofrecimos cerca de 1.800.000 prestaciones, continuando con la ejecución de nuestra misión de defensa de los derechos fundamentales y atención a las personas en situación o riesgo de exclusión social.

El Árbol de los deseos: regala oportunidades en estas fiestas

En estas fiestas los niños y niñas son los que más viven la alegría e ilusión del momento. Cada uno tiene sus propios deseos, anhelando que se hagan realidad. Desde Accem, queremos cumplir los sueños de los niños/as y familias que se encuentran en riesgo de exclusión, dándoles un refugio seguro y convirtiendo sus deseos en oportunidades.

Deseos como tener una casa donde vivir, aprender español para hacer amigos y amigas, vivir sin miedo… Los vamos a cumplir a través de nuestra iniciativa solidaria. Este año nos hemos propuesto construir un árbol con los deseos y oportunidades de quienes más lo necesitan.

Creemos firmemente que si deseamos todos juntos lo mismo, podremos transformar esos anhelos en realidades tangibles. El árbol es un símbolo de lo que puede lograrse uniendo esfuerzos. Pero, ¿cómo conseguimos decorar ese árbol con deseos? Solo será necesario acceder a la página del Árbol de los deseos, dentro de la cual se puede realizar una contribución.

Con cada donación realizada, se pedirá un deseo para las personas que están en situación de vulnerabilidad. Una vez hecho, añadiremos ese sueño a nuestro árbol y, con nuestro trabajo y las contribuciones realizadas, lo convertiremos en acciones concretas que den soporte a las personas en riesgo de exclusión social.

Esta idea queda complementada con algunos eventos que hemos preparado en distintos puntos de España donde los niños y niñas podrán montar recortables navideños así como pedir deseos a quienes más lo necesitan para colocar en nuestro árbol. Con esos recortables navideños, las personas también tendrán presente estos deseos en sus árboles.

Además las familias podrán vivir una experiencia inmersiva con gafas 360º para ponerse en la piel y conocer más de cerca la realidad de muchas personas que huyen de su país. Una forma de sensibilizar a la población sobre lo que supone dejar el país forzosamente y comenzar en un destino completamente nuevo. Todas estas personas, solo desean vivir sin miedo en un hogar y lo haremos posible a través de nuestra iniciativa.

¿Cómo transformamos sus deseos en oportunidades?

A través del Árbol de los deseos también mostramos a la sociedad cómo convertimos los sueños en oportunidades reales. Desde las primeras atenciones hasta la integración y autonomía, ofrecemos una atención integral. Fomentamos el desarrollo de sus competencias y habilidades además de apoyarles para facilitar su acceso al mercado laboral. En el año 2022 atendimos a 5.857 personas en busca de su autonomía.

Para los niños y niñas en riesgo de exclusión social, desarrollamos diversos talleres lúdicos y didácticos para fomentar la expresión creativa y recordarles que merecen disfrutar siempre de su infancia. Construimos las bases para unos futuros llenos de oportunidades.

En Accem también ofrecemos clases de español a aquellas personas que, debido a diversas circunstancias, se encuentran en situación de vulnerabilidad. El aprendizaje del idioma no solo es una herramienta comunicativa, sino además una forma de abrir puertas hacia oportunidades educativas y laborales.

Todas estas acciones son una pequeña muestra del trabajo diario que hacemos y seguiremos realizando a lo largo de todo 2024.

> Descubre nuestra campaña “El árbol de los deseos”

Día Internacional de la Mujer – 30 años trabajando por la igualdad

30 años apoyando a mujeres en situación vulnerable, 30 años acompañando a mujeres resilientes

Mujeres refugiadas, mujeres migrantes, mujeres mayores, mujeres sin hogar. Mujeres atravesadas por factores como la experiencia de huida, el hecho migratorio, la edad, la discriminación, la pobreza, la exclusión social, la soledad. Mujeres que raramente aparecen en el foco informativo. Mujeres que crean redes y se apoyan entre ellas. Mujeres que consiguen desarrollar herramientas para superar los obstáculos y salir adelante. Son las mujeres de las que queremos hablar en este 8 de marzo. Son las mujeres con las que trabajamos cada día en Accem desde hace 30 años. En 2021, en Accem ofrecimos atención y acompañamiento a 12.577 mujeres en situación de vulnerabilidad

Cuando se cumplen 30 años de la apertura de nuestros primeros centros de acogida para personas refugiadas, queremos recordar que, además de exactamente las mismas causas por las que los hombres deben abandonar sus países de origen, muchas mujeres en el mundo se ven obligadas a escapar por el mero hecho de ser mujeres, huyendo del matrimonio forzado, la mutilación genital femenina o los crímenes de honor, entre otras causas. Sólo en el último año, atendimos desde Accem a 4.307 mujeres refugiadas

A mediados de la década de los 90, con el aumento de la inmigración en España, desde Accem comenzamos a apoyar a las personas migrantes en situación de vulnerabilidad. La distribución por sexos de la población extranjera ha estado muy repartida, constituyendo las mujeres el 50 % del total. Sin embargo, es un hecho que tanto el género como el origen son dos variables decisivas que inciden en términos de desigualdad en la situación de las mujeres migrantes, lo que tiene sus consecuencias directas en sus condiciones de vida. Conscientes de esta realidad, desde Accem desarrollamos programas, actuaciones y acciones específicas de apoyo a las mujeres migrantes en situación vulnerable. En el último año, apoyamos a un total de 5.146 mujeres migrantes. 

Progresivamente, y especialmente a raíz de la crisis económica desencadenada en España a partir de 2008 y el incremento de las necesidades de atención social, Accem amplió el alcance de su atención al conjunto de la población en situación o riesgo de exclusión social.  En este proceso se nos ha revelado que la pobreza tiene también rostro de mujer, que el género es de nuevo un factor relevante al hablar de vulnerabilidad social y que habitualmente permanece invisible. Esto se manifiesta muy claramente en realidades como el sinhogarismo, que en el caso de las mujeres adopta formas específicas ante la violencia de la vida en la calle. En 2021, proporcionamos atención y acompañamiento a 752 mujeres en situación de sinhogarismo.     

En los últimos años, nos hemos hecho conscientes de una nueva problemática que, en silencio, ha aumentado en relevancia e intensidad en nuestra sociedad. Estamos hablando de las personas mayores y estamos hablando de la soledad no elegida, que afecta a más de dos millones de personas en edad avanzada en España, de las que la mayoría, por razón de su mayor esperanza de vida, son mujeres. Un problema de salud pública sobre el que también actuamos, promoviendo su protagonismo social y un envejecimiento activo. En 2021, atendimos a un total de 1.370 mujeres mayores

Junto a todas ellas, Accem apoya a mujeres que pertenecen a otros colectivos en situación de especial vulnerabilidad, como son las jóvenes ex tuteladas, las mujeres privadas de libertad, las víctimas de trata de personas y/o explotación sexual, las menores migrantes no acompañadas o las mujeres víctimas y supervivientes a la violencia de género. De manera paulatina, desde Accem vamos incorporando nuevos programas y actuaciones específicas para atender sus necesidades. 

Como organización con más de 30 años de trabajo en la atención y acompañamiento a las personas más vulnerables y con más de 30 años de acción cotidiana en favor de la igualdad, desde Accem incorporamos en todos nuestros programas la perspectiva de género, desde su diseño hasta su ejecución, desde la recogida de datos al uso de un lenguaje no sexista, desde el abordaje de las necesidades existentes en los itinerarios individuales de intervención e inserción y con una atención especial a todos los factores de vulnerabilidad que detectamos. 

Todo este compromiso -también con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de los que la igualdad de género es el Objetivo 5- se concreta en acciones concretas que tienen por objetivo principal mejorar las condiciones de vida de las mujeres a las que apoyamos, ofreciendo espacios seguros para compartir experiencias, favoreciendo la creación de redes de apoyo mutuo, fomentando su autonomía, detectando posibles situaciones de violencia y desigualdad, e impulsando la sororidad, desde la toma de conciencia del poder individual y colectivo de las mujeres. 

Día Europeo contra la Trata de Personas – La trata con fines de explotación laboral, más cerca de lo que pensamos

Con ocasión del Día Europeo contra la Trata, hoy 18 de octubre, desde Accem queremos poner el foco en la trata de seres humanos con fines de explotación laboral y en los millones de personas que cada año se ven afectadas por esta grave violación de los derechos humanos.

La trata con fines de explotación laboral está más cerca de lo que pensamos. En España, y solo el año pasado, 548 personas fueron rescatadas de situaciones de explotación laboral y 99 fueron identificadas expresamente como víctimas de trata para este fin. Además, fueron detectados 8.273 casos de personas en situación de riesgo por una posible vulneración de sus derechos laborales, según datos estadísticos del Ministerio del Interior. Según la Organización Internacional del Trabajo, en 2016 eran 16 millones las personas explotadas en el sector privado, como el trabajo doméstico, la construcción o la agricultura. La trata está presente en cualquier sector o ámbito laboral y afecta a personas de cualquier procedencia, edad o sexo.

La nueva Estrategia de la Unión Europea sobre la Trata de Seres Humanos para el periodo 2021-2025 prevé una serie de medidas para reducir la demanda de bienes y servicios que sean fruto de trata de personas –y que la alimenten de este modo–, para romper el modelo de negocio de la trata y facilitar la protección, la atención y el empoderamiento de las víctimas, así como para promover la cooperación internacional. En esta perspectiva, la Estrategia insiste en la importancia de asegurar una gestión responsable de las cadenas de producción y suministro de bienes y servicios, así como en el deber de diligencia de las empresas en el respeto de los Derechos Humanos.

En esta fecha, y como parte del trabajo de Accem para visibilizar y concienciar acerca de este grave problema, lanzamos la campaña Humans market para poner en relieve las situaciones de trata laboral existentes e invisibles en nuestro país y estimular la reflexión y la responsabilidad individual acerca del consumo de bienes y servicios libres de la trata de personas y de la explotación.

> Descubre el trabajo de Accem contra la trata de personas y en apoyo a víctimas de trata

Accesibilidad al empleo de las personas vulnerables a través de las nuevas tecnologías

Accem en Asturias ha desarrollado la jornada “La accesibilidad al empleo de los colectivos vulnerables a través de las nuevas tecnologías” en el marco del Programa de Integración Socio-Laboral para Personas Inmigrantes #EmpleandoJuntxs y con la colaboración de la Red Odina.

El evento tuvo lugar en el Hotel TRYP Gijón Rey Pelayo el 28 de noviembre y contó con la participación de representantes de diferentes empresas, entidades y organismos públicos de la región, dónde se debatió acerca del impacto de las nuevas tecnologías en la búsqueda de empleo de los colectivos más vulnerables. La inauguración de la jornada corrió a cargo de Javier Mahía, responsable territorial de Accem en Asturias y Joaquín Miranda, jefe del departamento de Orientación Laboral en Agencia Local de Promoción Económica y Empleo del Ayuntamiento de Gijón.

La jornada, que aglutinó a más de 50 personas, comenzó con la presentación del programa #EmpleandoJuntxs. Tras ello, de mano de María Varela, Marketing Mentor de Google, se desarrolló la ponencia “Estrategia digital e innovación en la gestión del talento: Cómo atraer talento y mejorar nuestro perfil profesional a través herramientas digitales y nuevos canales de comunicación”.

Como cierre de la jornada, se puso en marcha la dinámica grupal “Tu hoja de ruta: Encuentra trabajo, atrae talento”, lo que permitió estrechar lazos entre los asistentes, fortaleciendo la relación entre todas las empresas, entidades y organismos públicos involucrados con el trabajo diario con personas vulnerables, y donde se pudo compartir experiencias y conocimientos sobre los procesos de inclusión socio-laboral con este colectivo.

El Programa de Integración Socio-Laboral para Personas Inmigrantes #EmpleandoJuntxs es un programa financiado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y el FSE.