Accem es una ONG que trabaja con personas refugiadas, migrantes y en situación o riesgo de exclusi...
ACCEM
  • Web
  • Imágenes
  • Noticias
  • Vídeos

EE.UU., la Unión Europea y la #VergUEnza

Comunicado de Accem.

La puesta en marcha de la política xenófoba y contraria a los derechos humanos del nuevo presidente de los EEUU es ya una terrible realidad. Una realidad que desde Accem consideramos muy preocupante por las implicaciones que conlleva. No solo atenta contra la dignidad y la igualdad, sino que promoverá que otros sigan su ejemplo convirtiendo el mundo en un lugar inhóspito y deshumanizado, un mundo donde la xenofobia alimentará el radicalismo y viceversa, un mundo donde los derechos humanos y fundamentales estarán en claro retroceso.

La larga crisis de las personas refugiadas está reflejando la falta de voluntad y capacidad política para estar a la altura de los acontecimientos de nuestro tiempo. No es solo que no se dé respuesta a esta urgencia, sino que se ignoran otras muchas que están generando un gran número de personas refugiadas y migrantes en distintos continentes. La respuesta de Estados Unidos es preocupante, pero eso no hace mejor la de la Unión Europea. Han pasado años desde aquel grito de “vergüenza” ante la tragedia de Lampedusa, un grito que pareció que al fin iba a movilizar a los líderes europeos, pero que lamentablemente no sirvió para nada: desde entonces el drama en el Mediterráneo no ha cesado. Debemos recordar que a la falta de acción y a la inoperatividad demostradas en la acogida de los refugiados reasentados y reubicados se une la inactividad ante la continua tragedia que ocurre en el mar Mediterráneo, donde las personas mueren por intentar vivir.

Este fin de semana apareció el cadáver de un niño en las playas de Bárbate, Cádiz. Y hemos de mostrar nuestra profunda tristeza al comprobar cómo la sociedad y los medios de comunicación, los mismos que nos horrorizamos ante la imagen de Aylan, casi ni nos hemos inmutado con la de este niño subsahariano. Un niño que no estaba en Siria ni en Turquía y que simboliza otras tantas muertes que se producen y que podrían evitarse si existieran vías legales y seguras para acceder a Europa, como Accem reclama desde hace tiempo. La solución no está en mirar hacia otro lado, en perder la humanidad: la solución pasa por recuperar la vergüenza, pasa por actuar.

#VíasSegurasYa