Comunicado de Accem en el Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos

El 18 de octubre se conmemora el Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos, una jornada para perseverar en la tarea de visibilizar la que se conoce como esclavitud del siglo XXI.

La trata de seres humanos representa una de las más graves violaciones de los derechos humanos y, tal y como define el Plan Integral de Lucha contra la Trata (2015-2018) “constituye una de las más escandalosas y sangrantes formas” de reducir un ser humano “a simple mercancía”.

La trata de seres humanos es una forma de violencia contra las mujeres. Dos de cada tres víctimas de trata son mujeres y, en el caso de la trata con fines de explotación sexual, el porcentaje de mujeres víctimas aumenta exponencialmente.

La trata de seres humanos constituye un delito muy lucrativo, que genera beneficios de millones de euros cada año en el mundo, que está tipificado por el Código Penal español y regulado por el artículo 177 bis.

Según los datos del Ministerio del Interior, en 2016 fueron detectadas en España un total de 193 víctimas de trata de seres humanos. La Fiscalía eleva el número de víctimas identificadas en el mismo periodo a 467 personas. Desde Accem consideramos que las cifras a día de hoy, pese a ser importantes, no reflejan el alcance real de este fenómeno, sino una pequeña muestra, ante las dificultades existentes para la adecuada detección e identificación de las víctimas. 

La gran mayoría de los casos identificados de trata de seres humanos en España se refieren a víctimas de trata con fines de explotación sexual. En Accem, un año más queremos subrayar la necesidad de hacer visible la realidad de todas las formas de trata de seres humanos: explotación sexual, laboral, explotación de la mendicidad, para la comisión de actividades delictivas, matrimonios forzados, extracción y tráfico de órganos, etc.

Desde Accem queremos insistir en la necesidad de aprobar en España una ley integral para todas las formas de trata, que proteja adecuadamente a todas las víctimas de este fenómeno, con independencia de su sexo, origen, nacionalidad y forma de explotación; en la urgencia por adoptar, en definitiva, un marco normativo de lucha contra la trata que se caracterice por un enfoque integral, que abarque todas las formas de explotación y a todas las víctimas afectadas.

 

 

 

 

Milos Forman, cineasta…y refugiado

Seguro que conoces la película “Alguien voló sobre el nido del cuco”, dirigida por Milos Forman. ¿Pero sabías que Forman fue también refugiado?

Milos Forman, cineasta de origen checo nacido en 1932, ha dejado para la posteridad títulos como la citada “Alguien voló sobre el nido del cuco” (1975) o “Amadeus” (1984), por las que consiguió el Oscar de Hollywood en la categoría de Mejor Director. También llevan su firma “El escándalo de Larry Flint” y “Ragtime”, potente película en la que abordó la realidad de la discriminación racial en Estados Unidos a principios del s. XX.

Pero hoy hablamos de Milos Forman dentro de nuestra serie #RefugiadxsCélebres para recordar cómo se vio obligado a convertirse en refugiado después de que en 1968 la URSS y sus aliados del Pacto de Varsovia invadieran Checoslovaquia para acabar con los vientos renovadores de la Primavera de Praga.

Precisamente, Forman se inscribía en un movimiento cinematográfico conocido como la Nova Viná (Nueva Ola) que trataba de romper con los moldes del realismo imperante en el país socialista y buscaba nuevas vías de expresión artística.

© profimedia.cz para magazin.e15.cz

Después de la invasión soviética algunos de sus protagonistas, como es el caso del cineasta, se exiliaron, mientras que muchos de los que se quedaron tardaron mucho en poder volver a filmar. Además, fueron numerosos los títulos censurados.

Milos Forman se encontraba fuera del país en el momento de la invasión. Forman fue consciente de que si regresaba no podría seguir trabajando con libertad y decidió exiliarse en Estados Unidos, donde se instaló en Nueva York; se convirtió en profesor de la Universidad de Columbia y cosechó grandes éxitos con películas como las anteriormente mencionadas.

Por cierto que la vida de Milos Forman se había visto marcada desde su misma infancia por la persecución y la violencia. Forman se quedó huérfano muy pronto después de que sus padres murieran en los campos de concentración nazis de Auschwitz y Buchenwald.

#ConLxsRefugiadxs
#RefugiadxsCélebres